Ir a contenido

testigo directo

El rescate de la sexualidad femenina

Lidia Falcón

Los informes sobre la sexualidad femenina de Shere Hite en los años 70 abrieron la caja de Pandora del debate sobre la sexualidad femenina, en aquella década olvidada después de haber sido protagonista en los años 60 en algunos selectos círculos intelectuales y feministas. Las entrevistas que se publicaron desencadenaron todos los comentarios machistas que los críticos, periodistas y literatos de la época guardaban en su nido cerebral misógino.

TRANSPARENTE, GENEROSA, EMOTIVA

Porque Shere se había atrevido a preguntar a unos miles de mujeres sobre su conducta sexual, su criterio moral, sus relaciones con los hombres. La sencillez de su trabajo y la sinceridad con que expone sus resultados son su mejor mérito. Como su propia personalidad, transparente, entregada, generosa y emotiva.

Shere no solo es bella, inteligente y educada, sino que posee una especial sensibilidad para captar los matices –a pesar de que su dominio del español no es total–, para identificarse con la interlocutora, para interesarse por los temas que se plantean.

Ella ha desvelado muchos misterios y mitos del comportamiento sexual de mujeres y hombres, y siempre se ha mostrado absolutamente solidaria e interesada en la labor del Partido Feminista. No ha faltado nunca a nuestros congresos, como el que realizamos en Bilbao en 1999 con motivo de las elecciones europeas a las que nos presentábamos, ni a los encuentros y homenajes que hemos organizado.

"Sus informes desataron un alud de comentarios machistas guardados en el nido cerebral misógino de los escritores y periodistas de la época"

LA MUJER COMO CLASE

La conocí en Madrid, cuando ella exigió a la editorial Planeta, que le publicaba las traducciones de sus libros, que la presentación de uno de ellos se realizara en nuestro local del Partido Feminista, y obtuvo un enorme éxito, ya que aquella tarde nuestra sede reventó literalmente de asistentes. Y más tarde, cenando juntas, se mostró muy interesada en mis tesis de la mujer como clase, aportando comentarios acertados en contraposición con la hostilidad hacia esta definición que durante muchos años han mostrado en España dirigentes políticos, profesores y feministas. Unos años después, en la editorial Vindicación Feminista Publicaciones, tradujimos al castellano su último libro, 'Las mujeres como agentes revolucionarias del cambio'. Un hermoso título y un hermoso libro que debería leer todo el mundo.

Su aportación más larga a mi tarea la realizó en diciembre del 2010, cuando mis amigas y compañeras feministas estadounidenses me organizaron un homenaje. Se desplazó desde Londres a Madrid para asistir a los diversos actos que se realizaron en el Instituto Internacional y en el Ateneo, y leyó una profunda y razonada ponencia sobre mi obra y la suya, de la que me complazco en extraer unos párrafos:

"En estos momentos en que se debate sobre si estamos en capitalismo o socialismo, admiro cómo Lidia Falcón nos recuerda que en realidad estamos en una era de 'producción doméstica'; es decir, que la reproducción humana es realizada por mujeres a las que Falcón denomina 'víctimas de reproducción' (solo en Cuba fue consagrada en la Constitución la idea de que los hombres deberían ser responsables del 50% de las tareas domésticas). Así que las mujeres deben proveer de amor en el seno de la familia, ¡o serán etiquetadas como 'zorras' y 'prostitutas' que venden sexo! Sí, sus pechos proporcionan alimento para la familia, pero no se trata de eso".

REPRODUCCIÓN ES AVANCE

"Al reproducirnos, avanzamos en este mundo. No obstante, este trabajo ha sido relegado en las mujeres, cuyos cuerpos hay que reconocer que están preparados para consumar el periodo de nueve meses de gestación, mientras que los hombres solo necesitan alcanzar el orgasmo y eyacular dentro de una vagina para crear nueva vida".

"Quizá Lidia y yo hemos seguido el mismo camino en nuestra comprensión del feminismo y también en nuestras luchas personales, pese a que Lidia ha estado casada casi toda su vida adulta y yo he permanecido soltera casi siempre (y vivo sola ahora)".

"Cuando nos encontramos, su editorial, Vindicación Feminista Publicaciones, tradujo uno de mis libros más importantes: 'Las mujeres como agentes revolucionarios del cambio' , una compilación de los tres primeros 'informes Hite', publicados originalmente en Reino Unido en 1993".

"Mi investigación corresponde a la de un científico social. A la luz de las nuevas ideas sobre la igualdad de la mujer y el 'nuevo hombre', me pregunté (y los resultados están expuestos en mis libros, los 'informes Hite') ¿cómo se comporta la gente en la intimidad? También les pregunté qué estaban sintiendo y pensando, y en base a estos datos saqué mis propias conclusiones; empleando mi preparación académica como historiadora, traté de desentrañar los cimientos ideológicos del sexo".

"Los impulsos eróticos humanos, según mi análisis, son canalizados por las normas sociales hacia el comportamiento sexual que la sociedad demanda, pero esto exagera la distancia entre 'varón y hembra', y les imbuye información sobre la 'jerarquía' del género. Pero ha habido una mistificación: puesto que el sexo es un indicador básico en el sustento del orden social, este tema tabú siempre ha parecido estar vetado a los pensadores".

CONSTRUCCIÓN SOCIAL, NO IMPERATIVO

"De hecho, lo que llamamos 'sexo' es una construcción cultural, no un imperativo biológico: el 'sexo' no surge de un misterioso 'impulso sexual' místico-mecánico. El 'sexo' tal como lo conocemos es una creación social, un definidor central del género. El acto del coito o cópula lleva codificado el mensaje de que hay dos sexos, de que eres o bien macho o bien hembra, de que debes cumplir un papel básico fundamentado en el género/sexo...".

«Yo sostengo que el sexo tal y como lo conocemos no es más que una de las formas posibles en las que el erotismo puede ser organizado en una sociedad, y que refleja la desigualdad -sexual y psicológica- rampante; no es tanto que tengamos un impulso sexual innato para reproducirnos, sino que tenemos un deseo innato de alcanzar el orgasmo y el placer… El sexo podría no existir en la forma actual en una sociedad que no se centrase tanto en el género. Autoconvencernos de que el sexo es meramente un comportamiento animal, por lo que 'no tenemos más remedio que hacerlo como lo hacemos', forma parte de una ideología profundamente asentada…».

"La creencia de que el coito o la actividad reproductiva es el elemento clave, fijado eternamente por decreto biológico de toda la actividad erótica, es una ficción… Como si su existencia demostrase que el sexo tal como lo conocemos es una parte integrante inmutable de la vida (que siempre fue concebida bajo el mismo prisma".

"Esto no significa que el sexo libre sea la solución propuesta, ni que la liberación sexual sea el valor a elegir para reemplazar a la visión mecanicista; esas frases clave de la revolución sexual de los 60 no representan el cambio sino meramente el reverso de la vieja moralidad, una burla de los puntos de vista tradicionales sobre la sexualidad, sustentados en la misma ideología".

FEMINISMO MATERIALISTA

Hablamos en privado varias veces, y nuestra coincidencia de pensamiento y de análisis es muy gratificante. Shere Hite es una investigadora y pensadora imprescindible en la línea del feminismo materialista, que se quiere obviar y enterrar en el olvido de los tiempos pasados, ante las nuevas tendencias, que me niego a calificar de 'feministas', que están defendiendo la prostitución, la pornografía, lo queer, como avances frente a las viejas denuncias y categorías establecidas después de 200 años de luchas y análisis.

Reivindicar el trabajo que sobre la sexualidad femenina y masculina ha desarrollado Hite es imprescindible no solo para la investigación feminista sino para situar nuevamente el papel que hay reivindicar sobre la sexualidad para que sea gratificante, igualitaria e integradora en una sociedad que avance hacia la eliminación de las discriminaciones y explotaciones que están sufriendo las mujeres.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.