Ir a contenido

Las ventajas del 'superbuzón'

Las compras en internet, como en la panadería del barrio, llegan a casa, aunque no haya nadie

David Bernabeu y Alejandro Coca.

David Bernabeu y Alejandro Coca. / DANNY CAMINAL

Quien haya comprado a través de internet se habrá encontrado en alguna ocasión esperando en casa a que llegue el envío, robando horas a alguna otra ocupación más importante. A David Bernabeu le ocurrió no hace mucho tiempo:  «Hace dos años y medio hice un pedido por internet, una cosa muy importante para mí: un componente electrónico y tuve que salir del trabajo, ir a mi casa y esperar durante cuatro horas al repartidor para poder recoger ese paquete. Esa situación no  es coherente con el mundo actual», explica. Por eso razón nació Citibox: es el eslabón entre el mundo de e-commerce y la forma de vida cotidiana.

Bernabeu es el socio fundador y creador de lo que él mismo denomina «superbuzón». Taquillas electrónicas instaladas en los edificios residenciales o de oficinas, a través de las cuales se puede recibir y devolver los paquetes de e-commerce y también recibir productos y servicios cotidianos, como la compra del supermercado, la panadería, la tintorería… Todo ello gestionado a través del móvil. «No somos ni la empresa de transporte, ni la panadería. Proporcionamos un servicio al usuario final», explica.

Este no paga nada por tener ese buzón. El modelo de negocio de Citibox «recae sobre la panadería o el señor de Seur que reparte el paquete, que nos paga céntimos cada vez que usa la taquilla», explica.

Citibox se puso en marcha en Valencia hace dos años y se ha extendido a Alicante, Madrid y ahora a Barcelona. Ha pasado de uno a 52 empleados en este periodo. Nació como una start-up y ha levantado tres rondas de financiación. Entre los inversores figura Bernardo Hernández (exGoogle) o Bonsai Venture Capital. Bernabeu y los colaboradores de la empresas -también tienen acciones- conservan más del 60% del capital. Espera salir de España este año. En la actualidad tiene buzones instalados en 37.000 viviendas y el objetivo es llegar a todas las ciudades europeas de más de un millón de personas. Ese objetivo supone instalar el negocio en 90 urbes. «Somos más un negocio de ciudades que de países», explica.