Ir a contenido

Nuevos negocios

Colvin estrena su primera tienda física en Barcelona

La 'start-up' ha levantado 11 millones de euros desde su fundación

Guillem Tapia

Sergi Bastardas, cofundador y director de operaciones de Colvin, en la tienda de la start-up en el Eixample de Barcelona

Sergi Bastardas, cofundador y director de operaciones de Colvin, en la tienda de la start-up en el Eixample de Barcelona / Laura Guerrero

Colvin, la floristería online con sede en Barcelona, ha abierto su primera tienda física en el número 113 de la calle Pau Clarís, en el barrio de l’Eixample de la capital catalana. La compañía levantó la persiana del establecimiento en el día del año en el que la demanda de flores es más elevada en Catalunya: la Diada de Sant Jordi. El local ejercerá al mismo tiempo de punto de venta –tanto para realizar compras en el momento como para recoger un producto que se haya adquirido online, incluso en domingo– y de atelier en el que los clientes podrán ver como se confeccionan los ramos. Si el modelo funciona, la idea de la compañía es abrir más tiendas físicas en las principales ciudades de los países en los que está presente.

Una vez pasado Sant Jordi, la start-up afronta en unos pocos días la que es una de las campañas más importantes de todo el año para el sector florero, la del Día de la Madre, que este año cae en 5 de mayo. “En estas fechas tan señaladas vendemos entre 20 y 30 veces más que un día corriente”, comenta Sergi Bastardascofundador y director de operaciones de Colvin. Junto con San Valentín, el Día de la Madre es la jornada más intensa para la empresa.

Colvin fue fundada a finales de 2016 por Bastardas, Andrés Cester (director general) y Marc Olmedillo (director de marketing), todos ellos exalumnos de Esade. Uno de los pilares de su modelo de negocio es eliminar el máximo número de intermediarios posible en un sector en el que tradicionalmente un ramo pasa por muchas manos antes de llegar del productor hasta el consumidor final. “De esta manera somos más competitivos en precio y aumentamos el tiempo que nuestros usuarios pueden disfrutar de las flores antes de que empiecen a estropearse”, explica el director de operaciones de la start-up. La tienda online de Colvin está compuesta por unas 30 referencias que se renuevan unas cuatro veces al año, con los cambios de estación. En mayo, por ejemplo, ha empezado la temporada de peonías.

Internacionalización

La internacionalización del negocio es una de los objetivos estratégicos de Colvin y, a pesar de que la empresa tiene menos de 3 años de vida, ya opera en cinco países. El último mercado en el que ha entrado Colvin es Holanda, que es uno de los principales líderes en el segmento de flores y plantas. En los Países Bajos cada día se subastan alrededor de 7 millones de tulipanes, cada holandés gasta 52€ al año en flores de media y, a diferencia del mercado español, el 65% del consumo es personal, mientras que en España la compra para regalo es la predominante.

"Llegar a Holanda ha sido siempre un objetivo prioritario. Hemos trabajado mucho para tener un modelo de negocio fuerte y con garantías de escalabilidad y ahora nuestras proyecciones son muy positivas en países que ofrecen grandes oportunidades de crecimiento como Holanda”, comenta Sergi Bastardas. La compañía –que también está presente en Portugal, Italia y Alemania– trabaja con proveedores de flores locales en cada país pero dirige las operaciones internacionales con equipos específicos desde su sede en Barcelona. Actualmente la plantilla de Colvin está compuesta por 65 trabajadores y antes de que acabe el año prevé que los ingresos provenientes del extranjero se aproximarán al 50%.

Para penetrar en el mercado holandés han sido claves los dos millones de euros que la compañía ha levantado recientemente y que se suman a una ronda de 6 millones de euros que se cerró en octubre de 2018 y que fue liderada por el fondo italiano P101. En esta ocasión los fondos los han aportado Mediaset Italia y Milano Investment Partners. Desde su fundación, la empresa ha conseguido captar un total de 11 millones de euros y tiene entre sus inversores al fundador de Meridia, Javier Faus, el creador de Tuenti Hugo Arévalo y José del Barrio, de Samaipata Ventures.