Ir a contenido

Aventuras empresariales

Emprendedores precoces

'Start-ups" lideradas por veinteñeros aprovechan el 4YFN para presentar sus proyectos

Los casos de éxito previos y los mentores son claves para el éxito de estas compañías

Guillem Tapia

Samantha López, fundadora de RheoDx

Samantha López, fundadora de RheoDx / Ricard Fadrique

Acabar los estudios universitarios. Acumular experiencia profesional en un sector. Con el paso de los años y el desempeño laboral, detectar un nicho de mercado. Y, finalmente, decidir lanzar una empresa propia para explotar esta oportunidad de negocio. Esta es, a grandes trazos, la trayectoria clásica de un emprendedor digital. Sin embargo, hay excepciones, y algunas personas deciden saltarse estos pasos intermedios al fundar su ‘start-up’. Durante el 4 Years From Now (4YFN), la feria de empresas emergentes que se ha celebrado paralelamente al Mobile World Congress esta semana, se han dejado ver diversos proyectos liderados por jóvenes que apenas superan la veintena y que han acudido al certamen en busca de financiación, clientes, proveedores y, en definitiva, hacer crecer su negocio.

"Queremos facilitar el acceso a la nutrición personalizada a tantas personas como sea posible. A través de nuestra app ofrecemos planes nutricionales de acompañamiento", explica Pepe Nuñez, fundador y director general de goPure. Nuñez fundó su ‘start-up’ a principios del 2018, con tan solo 22 años, tras finalizar un grado en gestión y dirección de empresas en Esade y un breve paso en Antai, el 'venture builder' creado por Miguel Vicente y Gerard Olivé. Fue durante los 7 meses que pasó en la ‘fábrica’ de negocios digitales cuando detectó que una plataforma como GoPure podía tener futuro. Actualmente la compañía está establecida en la incubadora de empresas de Barcelona Activa en Glòries, tiene siete trabajadores y prevé acabar el año con 50.000 usuarios activos utilizando su app móvil.

Los mentores

Núñez afirma que a la hora de conseguir financiación –un tema complejo ya de por sí para cualquier ‘start-up’– ser tan joven es un hándicap, ya que los inversores no pueden valorar tu trayectoria profesional previa. Sin embargo, afirma que los casos de éxito lanzados recientemente por emprendedores cuando prácticamente eran adolescentes han ayudado a rebajar los recelos del capital riesgo. Algunos de los casos más paradigmáticos son los de Bioo, que fue fundada por tres estudiantes de La Salle, la UAB y la UPF cuando apenas tenían veinte años y ahora supera la veintena de empleados, y Verse, que levantó una ronda de financiación de 18,5 millones de euros liderada por tres jóvenes el más mayor de los cuales tenía 24 años.

"Para nuestro proyecto ha sido básico el apoyo externo, en la mayoría de casos desinteresado, que hemos recibido. Acció y el Instituto Europeo de Salud nos han ayudado mucho en todos los sentidos y también el poder contar con el consejo de Montse Barceló y Xavier Verdaguer”, destaca Núria Pastor, fundadora y primera directiva de Humanit Care. La ‘start-up’ liderada por Pastor, que inició este proyecto con 23 años y es graduada en psicología, ha desarrollado una tecnología que permite hacer un seguimiento remoto de la salud de participantes en estudios clínicos y pacientes. Pepe Nuñez, por su parte, destaca que para tirar adelante goPure ha contado con el asesoramiento de Ferran Jover, de Carnovo, y la asociación de empresarios Netmentora.

Otro proyecto presente en el 4YFN y en el que una mujer joven es una pieza clave es RheoDxSamantha López, que actualmente tiene 24 años, participó en 2018 en la creación de esta ‘start-up’ que ha diseñado un dispositivo capaz de realizar análisis de sangre con tan solo una gota de este fluido. RheoDx nació a raíz del The Collider, un programa de la Mobile World Capital, y actualmente López dirige la compañía junto a Oliver Balcells.