Ir a contenido

ENTREVISTA

Carlos Grau: "Abrimos una nueva etapa en la que entrarán nuevos patrones"

"Si somos capaces de resolver el reto del talento ganaremos una competitividad que aún nos disparará más", asegura

Josep M. Berengueras

Carlos Grau, director general de la Mobile World Capital Barcelona.

Carlos Grau, director general de la Mobile World Capital Barcelona. / Jordi Cotrina

Carlos Grau es director general de la Mobile World Capital Barcelona. Fundada en el 2012, esta fundación trabaja para posicionar Barcelona como hub digital de referencia global.

¿Qué balance hace de este año y dos mes al frente de la Mobile World Capital Barcelona (MWCapital)?

Muy positivo, ya conocía la fundación y el proyecto. Creo que la fundación está consolidando sus dos objetivos principales: primero, contribuir con la dinamización y con contenidos para el propio congreso de móviles que hacemos en Europa, el más importante del mundo, y después dejar un legado fruto de la capitalidad. El congreso son solo cuatro días, pero los 361 días restantes pueden pasar muchas cosas.

En el primero de esos dos aspectos, crearon el 4YFN que ha acabado siendo asumido por la GSMA.

Uno de nuestros programas principales era el 4YFN, y fruto de su éxito precisamente se ha traspasado parte de la estructura a la GSMA. El ecosistema tenía la preocupación de cómo haríamos esa transición, pero se ha hecho de forma excelente. El equipo ha podido elegir si seguir con ese evento, que ya no es de Barcelona sino mundial, o trabajar en otros proyectos de la MWCapital. El 4YFN es uno de esos legados consolidados.

La MWCapital ha cambiado mucho en estos últimos 12 meses...

El 70% de nuestros programas actuales son nuevos, y eso me recuerda al mundo de las start-ups. Hemos sabido pivotar, y ahora ponemos el foco en cuatro grandes ejes. El primero es The Collider, el programa de innovación y aceleración para científicos y emprendedores. Después está el 5G, donde lideramos el proyecto 5G Barcelona, impulsamos el laboratorio para que las empresas prueben sus proyectos y lideramos el observatorio nacional 5G. Luego está el Digital Future Society, un nuevo think tank sobre tecnología y capacitación ciudadana a escala global que aspira a impulsar iniciativas mundiales como marcos regulatorios, un proyecto ambicioso que queremos que alcance los siete millones de euros de presupuesto. Por último está Digital Talent, una alianza que busca posicionar Barcelona como hub de talento digital.

¿Qué vinculación tienen con el sector de las start-ups?

The Collider es el mejor ejemplo. Invertimos medio millón anual, y se constituyen entre tres y cinco compañías al año. Queremos crear empresas con gran protencial de crecimiento ayudando a que se transfiera la ciencia de los centros tecnológicos. Hemos decidido concentramos en la fase seed, la que más le cuesta encontrar financiación. Además, tenemos participaciones en 30 start-ups fruto de la colaboración con aceleradoras, y el laboratorio 5G está abierto a las start-ups. 

¿Habrá cambios a nivel estructural en la MWCapital?

Abrimos una nueva etapa aspiracional que permitirá la entrada de nuevos patrones del sector privado en la fundación que enriquecerán la estrategia y el objetivo del legado. Darán más músculo financiero, mejorando el equilibrio público-privado en aportaciones. Serán compañías relacionadas con la innovación y la tecnología, grandes empresas internacionales. Son negociaciones largas y complejas, pero esperamos anunciarlo antes de verano. De hecho, en la próxima reunión del patronato haremos un cambio de estatutos para que puedan entrar hasta cinco compañías más.

¿La MWCapital exportará proyectos?

Un ejemplo es la activación de la oficina de Madrid, gacias al observatorio nacional del 5G. Trabajar puentes es muy importante, pues tenemos una serie de programas que han sido diseñados para exportarlos a nivel nacional e internacional. El ejemplo más claro es mSchools, que está en catalán, castellano e inglés preparado para exportar, y ya hay comunidades interesadas. Otro es la Mobile Week: no hay ninguna comunidad que no tenga al menos una ciudad interesada. Pero el más claro es Digital Future Society, un ejemplo de lo ambiciosos que somos: definir la agenda mundial. 

Tienen contrato con la GSMA hasta el 2023. ¿Qué pasará después?

Tenemos que pensar en grande. Hay altísimas probabilidades de renovar el acuerdo, porque como dijo el consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, el 80% de sus clientes no quieren moverse de Barcelona, por la satisfacción con el MWC y porque pocas ciudades del mundo tienen un ferial tan grande. Tenemos que maximizar el legado, ser líderes en 5G y Digital Future Society debe marcar el futuro. Digital Talent debe crear talento, porque si no será imposible ascender posiciones en el mundo tecnológico. Si somos capaces de resolver el reto del talento, ganaremos una competitividad que aún nos disparará más.