Ir a contenido

ATENTOS A...

Amazon: el rey de los regalos... y de los caprichos

Amazon comenzó, como tantas empresas de EEUU, en un garaje

Empezó vendiendo libros, pero rápidamente expandió el negocio

Josep M. Berengueras

Jeff Bezos, fundador de Amazon, en los jardines que la firma tiene en Seattle, Estados Unidos.

Jeff Bezos, fundador de Amazon, en los jardines que la firma tiene en Seattle, Estados Unidos. / AP / Ted S. Warren

El mejor aliado para los que no tienen tiempo para comprar regalos (o quieren darse un capricho de tanto en cuando) tiene nombre de río. Amazon, que domina el comercio electrónico de medio mundo con una ambiciosa apuesta de expansión, inversión y lanzamiento de todo tipo de servicios, nació como tantas firmas de EEUU en un garaje.
Jeffrey Preston Bezos (1964, Albuquerque, Nuevo México, EEUU) estudió ingeniería electrónica en Princeton. Tras licenciarse y trabajar en la start-up Fitel, se trasladó a Nueva York, donde comenzó a trabajar en el sector bancario (primero en Bankers Trust y, después, en el fondo D. E. Shaw & Co). No fue una mala etapa, pero Bezos decidió trasladarse a Seattle y probar suerte con su propia empresa. Los estudios decían que internet crecía a un ritmo del 2.300% anual, y Bezos quiso estar ahí. Pidió prestados 200.000 euros a sus padres para emprender.

En 1994 Bezos decidió abrir una tienda de libros en internet. ¿El motivo? Analizó qué 20 productos compraban los americanos más a menudo y se decantó por este producto cultural. En el garaje de su nuevo hogar montó Cadabra, como se llamaba la empresa entonces. Pero poco después vio que el nombre se confundía con 'cadaver', y decidió renombrar su proyecto.

El futuro

Internet era el futuro, pero las guías telefónicas, los diccionarios y las enciclopedias en papel, el presente. 'A'... Amazon. Además, el río era "exótico y diferente", como quería que fuese su web. Y también era el más largo del mundo, como Bezos deseaba que su tienda de libros fuese la mayor del mundo.

Corría el año 1995, y el primer libro que se vendió fue 'Fluid Concepts and Creative Analogies', de Douglas Hofstadter. En dos meses, ya había vendido libros a 45 países, y Bezos repetía la frase "si está editado, está en estoc en Amazon". Rápidamente, incorporó servicios pioneros como el envío rápido, las opiniones de los usuarios o las recomendaciones personalizadas.

En 1997 debutó en bolsa, y en 1998 ya había diversificado su oferta hacia los productos audiovisuales y algunos bienes de consumo. Contaba ya con miles de empleados. Pero una visita en 1999 de un equipo de TV mostró el despacho de Bezos: una mesa de madera 'do it yourself', cables y un cartel pintado a mano con el nombre de la empresa. "Es un símbolo de gastar dinero en las cosas que importan a los clientes, y no en las cosas que no importan", decía.

Amazon cuenta hoy con más de 600.000 empleados y facturó el año pasado 155.000 millones en todo el mundo. En España, solo durante el Black Friday, los clientes compraron 190.000 juguetes, 160.000 ordenadores y accesorios de informática y 150.000 productos para el hogar.