REMEDIO NATURAL

Refuerza las defensas con equinácea

Es una planta medicinal que ayuda a prevenir y atenuar gripes, catarros e infecciones

Nahrin presenta su jarabe a base de equinácea.

Se lee en minutos

Mireya Roca

La equinánea es un remedio natural que ayuda a aumentar las defensas de nuestro organismo para prevenir y atenuar gripes, constipados e infecciones. Esta planta medicinal se caracteriza por sus propiedades inmunoestimulantes, antialérgicas, antisépticas, antiinflamatorias, antifúngicas, cicatrizantes y antibióticas.

Su función antibiótica refuerza nuestro sistema inmunitario, ya que activa la producción de leucocitos que bloquean la acción de virus y bacterias. Esta propiedad, unida a la antiinflamatoria, hace que su uso más extendido sea el de prevenir el resfriado, así como aliviar sus síntomas (fiebre, mucosidad y tos) y evitar las recaídas.

Los preparados de equinácea procedentes de planta fresca son tan eficaces contra la gripe como para prevenir las infecciones, tratar problemas de acné, forúnculos, heridas cutáneas y otras dolencias en la piel, ya que aporta, de forma natural, beneficios antisépticos (antivirus y antihongos).

De hecho, su eficacia para potenciar el sistema inmunológico está ampliamente documentada. Una investigación de la Universidad de Munich, en Alemania, mostró que la equinácea es entre un 20 y un 30% más eficaz que los fármacos específicos para impulsar la actividad de los linfocitos T. Y un estudio publicado en la revista 'The Lancet Infectious Diseases' certificó que el uso de esta planta puede reducir hasta en 60% la probabilidad de contraer un catarro y que su uso reduce unas 36 horas la prevalencia de los síntomas.

Numerosos laboratorios comercializan fórmulas basadas en la equinácea en diversos formatos, entre ellos, figura Nahrin, productos naturales con calidad suiza, que propone un jarabe que ayuda al organismo a defenderse de los virus, bacterias y hongos.

Te puede interesar

Como cualquier planta en la fitoterapia, la equinácea no debe utilizarse sin consultar con un especialista que nos recomiende la frecuencia y las dosis según nuestro caso particular. Su uso no está recomendado en niños menores de 2 años, mujeres embarazadas o lactantes y personas con enfermedades autoinmunes, alergias o problemas hepáticos.