En colaboración con el

OPOSICIONES

Nueva convocatoria de 1.200 plazas en el Ajuntament de Barcelona

El ‘consistori’ de la capital catalana busca reforzar los servicios públicos, como la Guàrdia Urbana, y atender las emergencias sociales

Guàrdia Urbana

Guàrdia Urbana

Se lee en minutos

El Ayuntamiento de Barcelona ha convocado para este 2021 el segundo paquete de oposiciones más grande del actual mandato. En total es necesario cubrir 1.239 nuevas plazas de ocupación pública, que se suamn a las 1.417 que se cubrieron en el 2019. A través de esta convocatoria se quieren reforzar los servicios públicos, estabilizar las plantillas y atender de forma prioritaria el trabajo social con los sectores más vulnerables, además como reforzar la seguridad en la ciudad. 

El bloque de plazas más numeroso de la convocatoria es el de la Guàrdia Urbana. Dando cumplimiento a uno de los acuerdos de gobierno más destacados del mandato, se incorporarán 259 efectivos nuevos. De esta forma, el cuerpo llegará a la cifra más elevada de la historia con 3.500 agentes en el año 2023. 

El bloque de plazas más numeroso de la convocatoria es el de la Guàrdia Urbana

También se ha aprobado un número destacado en cuanto a las especialidades sociales, con la misión de atender a la población más vulnerable en plena crisis social y sanitaria. De esta forma, se han aprobado 266 plazas para estabilizar la plantilla actualmente interina en Trabajo Social, Educación Social, Enfermería del Servicio Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento (Bombers). Asimismo, se han convocado 27 plazas de ayudantes de servicios auxiliares destinadas a personas con discapacidad intelectual y 5 plazas de Bombers de Barcelona. 

El proceso de presentación de solicitudes se abrió el pasado 11 de marzo y se cerrará el día 30 del mismo mes. La información sobre los procesos de oposición se puede consultar en la página web: barcelona.cat/oposicions2021

Un cuerpo plural

La convocatoria de 259 plazas de Guàrdia Urbana incorpora novedades para que el cuerpo sea cada vez más un reflejo fiel de la sociedad barcelonesa. Para avanzar hacia este objetivo, en las convocatorias de los últimos años ya se incluyeron las primeras medidas para fomentar la incorporación de más mujeres en el cuerpo, además de contar como mérito el conocimiento de la lengua inglesa. Como novedad de esta convocatoria se considerará también como mérito el conocimiento del chino, el árabe o el urdu, tres de los idiomas más presentes como lenguas maternas entre los barceloneses y barcelonesas. 

La Sargento de la Unitat de la Investigació i Prevenció de l’Accidentalitat Marina Majó destaca al respecto de estas nuevas medidas: «con la consideración de estas nuevas lenguas en el cuerpo podremos servir mejor a la ciudadanía. El año pasado se incorporó la lengua inglesa y este año se ha visto que se podían estas tres lenguas. Son muy habladas en la ciudad y nos pueden ayudar a comunicarnos mejor con los barceloneses». 

La inclusión de estas tres lenguas en la Guàrdia Urbana pasa por la consideración de la pluralidad como valor diferencial. Contribuye también a actualizar y normalizar la diversidad cultural y religiosa inherente a una ciudad como Barcelona, además de generar un retorno a la ciudadanía positivo en una sociedad políglota y con muchos registros culturales como la capital catalana. Majó incide precisamente en la voluntad de conectar con la ciudadanía a través del servicio público que ofrece el cuerpo: «es un trabajo muy agradecido, ya que permite tener un contacto con directo los ciudadanos. Con la potenciación de los equipos de policía de barrio, estamos reforzando la proximidad».

Paridad

Las novedades de este año se suman a las medidas ya contempladas en la última convocatoria de agentes de Guàrdia Urbana y tienen el objetivo de llegar a la paridad y reducir el desequilibrio que existe. «En 10 años hemos triplicado las mujeres que quieren entrar en el cuerpo. El objetivo es equilibrar los efectivos», destaca la sargento al respecto.

El objetivo es equilibrar los efectivos del cuerpo

Por este motivo, por primera vez las mujeres que acrediten estar en situación de posparto –hasta 16 semanas después del nacimiento del hijo o hija– podrán postergar la prueba física. Este colectivo se suma al de las personas embarazadas, que desde las últimas convocatorias también tienen la capacidad de postergar esta parte del examen. Esta flexibilización se aplicará tanto a Guàrdia Urbana como en Bombers y, en ambos casos, el tribunal señalará una nueva fecha para la realización de la prueba, que tendrá que ser anterior a la publicación de la lista de personas aspirantes propuestas para realizar la fase de formación selectiva. 

Al respecto de la convocatoria, Majó señala: «con el paso de los años los requisitos se han flexibilizado; ya no hay una altura mínima o una edad máxima para entrar a la Guàrdia Urbana. Tampoco se tiene en cuenta que el candidato tenga tatuajes visibles, siempre que no sean ofensivos». El incremento de efectivos de la Guàrdia Urbana y las novedades de las últimas convocatorias son fundamentales para continuar el acercamiento del cuerpo a la ciudadanía y al conjunto de los 73 barrios de la ciudad. 

«Con el objetivo de llegar a ser 3.500 agentes en el cuerpo, los agentes tienen más posibilidades de crecimiento a través de las especializaciones», explica Majó. Está previsto también aumentar las tareas de prevención que el cuerpo ya lleva a cabo e introducir nuevas medidas en diferentes ámbitos. Puede encontrarse más información sobre el proceso de oposición en: barcelona.cat/oposicions-guardiaurbana.

Estabilidad

En el proceso de preparación de la convocatoria actual, el ayuntamiento de la capital catalana ha incidido en el análisis de las necesidades de los recursos humanos de su estructura. Como resultado buscan reducir la temporalidad de los servicios profesionales de las áreas relacionadas con servicios sociales, además de cubrir las previsiones de bajas y las jubilaciones. Todo ello para estabilizar laboralmente la plantilla del Ayuntamiento. Basándose en este análisis, la convocatoria de este año, basada en la experiencia de los procesos anteriores y las aportaciones de la representación sindical, está dirigida a reforzar técnicamente los equipos, reforzar la estructura territorial de la administración barcelonesa, restituir vacantes relevantes que se generen y mejorar el reparto de las cargas de trabajo. 

La convocatoria reforzará técnicamente los equipos

Te puede interesar

De las 1.239 plazas que se convocan este año, inicialmente en septiembre del año pasado se aprobó la convocatoria de 27 plazas de ayudantes de servicios auxiliares destinadas a personas con discapacidad intelectual, mientras que las 1212 restantes se han aprobado entre febrero y marzo. Con la oferta de ocupación pública convocada este año, el 'consistori' ha convocado hasta 2.279 plazas en los últimos seis años. 

Los procesos selectivos permiten mejorar la estabilidad del trabajo de los interinos, además de incorporar personal cualificado en las bolsas de trabajo del Ajuntament, ya que las personas aprobadas, pero que se quedan sin plaza, se integran en las bolsas de trabajo.