Ir a contenido

En colaboración con

ACTUALIZACIÓN DE IMPUESTOS

Barcelona propone nuevas ordenanzas fiscales adaptadas a las necesidades de la ciudad

Entre otras propuestas, se plantea una adecuación del IBI y una revisión de las tasas sobre el estacionamiento de vehículos, el alcantarillado o las terrazas

Siguiendo el procedimiento, la aprobación definitiva de la actualización de los impuestos debería de tener lugar en el Pleno del próximo mes de diciembre

El Periódico

El consistorio propone incrementar las tarifas para las terrazas y elaborar una nueva clasificación en cinco zonas geográficas con diferentes tasas.

El consistorio propone incrementar las tarifas para las terrazas y elaborar una nueva clasificación en cinco zonas geográficas con diferentes tasas. / ayuntamiento de barcelona

Barcelona presenta una propuesta de actualización y revisión de los impuestos y las tasas municipales para el ejercicio del 2020 y sucesivos para hacer frente a la emergencia climática y al uso intensivo del espacio público. 

Entre otras propuestas, se plantea una adecuación del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) a los nuevos valores catastrales y la actualización de las tasas que regulan el estacionamiento de vehículos en superficie, el alcantarillado o las terrazas en la vía pública. 

Se trata de una propuesta ambiciosa que engloba diferentes modificaciones y que tiene un impacto global previsto de 82 millones de euros.

Fomentando un transporte más sostenible

La gestión del estacionamiento regulado en superficie es una de las claves para realizar una buena gestión de la movilidad y de los usos del espacio público, reducir los desplazamientos en vehículo privado y favorecer los medios de transporte más sostenibles y menos contaminantes.

Las nuevas tasas del servicio de estacionamiento regulado en superficie en el ÁREA se adecuan a los objetivos del Plan de movilidad urbana (PMU) y siguen el compromiso establecido con la Unión Europea para reducir los índices de contaminación de la conurbación urbana, que se encuentran por encima del umbral establecido por la normativa europea.

Planteamiento del consistorio en cuanto al estacionamiento de vehículos:

- Desincentivar el uso del estacionamiento en superficie de los no residentes, penalizando el estacionamiento en superficie respecto al aparcamiento subterráneo. Así, se pasaría de la tarifa única a unos precios variables para los no residentes según el tipo de vehículo, de acuerdo con los criterios ambientales definidos por la DGT, tanto en el área azul como en el área verde.

- Mantener la política tarifaria de los residentes con dos modificaciones: eliminar las bonificaciones a los buenos conductores e incorporar el pago en el mes de agosto.

- Adaptar el horario de regulación del área azul a la realidad de la movilidad actual de la ciudad, ampliando el horario de regulación durante el mediodía (de 14.00 a 16.00 horas).

Penalizar la mala utilización del servicio de estacionamiento regulado con la revisión del importe de cancelación de denuncia de 7 a 9 euros.

Adaptar las tasas de la grúa municipal con un incremento general del 17%, de acuerdo con la actualización del IPC catalán desde el 2009. Así pues, el coste de retirar un turismo pasará de los 147,69 euros actuales a 173 euros y permitirá cubrir cerca del 95 % del coste del servicio sin que se repercuta en el resto de la ciudadanía una parte del coste ocasionado por la indisciplina de un conductor.

Reformular las bonificaciones a los vehículos menos contaminantes del impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IVTM) para turismos y motocicletas. Se elimina la bonificación del 25 % para los vehículos de gasolina de hasta 120 g/km de CO2, se mantiene la del 75 % para los vehículos con la etiqueta de cero emisiones y se reduce del 75 % al 25 % la de los vehículos con etiqueta ECO. También se elimina la bonificación por domiciliación y la de los vehículos con una antigüedad de más de 25 años, y solo se bonificarán los que tengan matrícula histórica emitida por la DGT.

Medidas de impacto medioambiental

Con el fin de fomentar las energías renovables, el Ayuntamiento propone la ampliación de la bonificación de aprovechamiento de energía solar y se extiende a inmuebles no residenciales.

De cara a estar mejor preparados para los episodios climáticos extremos (lluvias torrenciales, periodos de sequía y olas de calor) se propone incrementar las tarifas del servicio de alcantarillado para aumentar el grado de cobertura de los costes del servicio, concretamente del 33% al 75%. En este caso, se mantendría la exención de la tasa para las personas que se encuentran en situación de pobreza energética, aprobada durante el mandato pasado.

Uso intensivo del espacio público

Durante los últimos años se ha incrementado la demanda de ocupación del espacio público por parte de establecimientos de restauración en detrimento del espacio destinado a los peatones. En el caso de Barcelona, esta demanda se mantiene durante todo el año.

Por eso se propone incrementar las tarifas para las terrazas y elaborar una nueva clasificación en cinco zonas geográficas con diferentes tasas. Eso comportaría que, por ejemplo, las terrazas de la categoría más alta (en La Rambla) pagasen 1,95 euros por metro cuadrado al día en lugar de los 0,46 euros actuales.

Esta revisión es fruto de un análisis comparativo que se ha hecho con varias ciudades de Europa y que equiparará esta tasa con la de ciudades como Roma, Milán o París.

Modificación del IBI

El Ayuntamiento se propone adecuar el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) a los nuevos valores catastrales surgidos de la revisión del 2017, que ajustan el impuesto a los valores reales de cada propiedad. La medida prevé una bajada de los tipos impositivos (del 0,75% al 0,66%) y la supresión de límites, que, combinados, sitúan el incremento medio en el 5,46%, más de un punto por debajo de la media del periodo 2008-2015.

Por otra parte, se penalizarán las viviendas de uso residencial que se encuentren permanentemente desocupadas con un incremento del 50% de la cuota líquida del impuesto, se eliminará la bonificación por pago mediante domiciliación bancaria del recibo y se incrementará el IBI asociado a los bienes inmuebles de características especiales (BICES), con que se gravan las actividades del Puerto o la Central Regasificadora.

El mismo ICIO que tienen la mayoría de las ciudades

Se propone reforzar el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras (ICIO) con el incremento del tipo impositivo que se aplica a la base liquidable del 3,35 % al máximo permitido por la ley, el 4%, y que ya aplican ciudades como Madrid, Zaragoza, Girona, Sant Adrià del Besòs, Badalona, L’Hospitalet de Llobregat o Sant Cugat del Vallès.

Eliminar la tasa de inicio de actividad

Se propone eliminar la tasa de inicio de actividad económica, una tasa urbanística vinculada a la verificación y el control de las actividades sometidas a comunicación o declaración responsable, que es imprescindible para poner en marcha un negocio.

La tramitación se inicia con el dictamen de la Comisión de Economía y Hacienda para poder negociar mejoras y cambios con el resto de los grupos municipales. Siguiendo el procedimiento, la aprobación definitiva debería de tener lugar en el Pleno del mes de diciembre.

Temas: Impuestos