Ir a contenido

En colaboración con

Unos alumnos del Institut Escola Trinitat Nova preparan un ’stop motion’

JOAN PUIG

INVERSIÓN EN LOS BARRIOS

Educación contra la desigualdad

Pla de Barris inyecta 28,3 millones en proyectos educativos y culturales de barrio

Luis Benavides

Un grupo de niños atiende las indicaciones de Lupe Capell, dinamizadora cultural y audiovisual del Institut Escola Trinitat Nova (Pedrosa, 2), en el distrito de Nou Barris. Juntos preparan un cuento ilustrado con la técnica del ‘stop motion’ para participar en la quinta edición de los Jocs Florals Escolars de Catalunya. «Las artes visuales y los audiovisuales, el eje singular de este nuevo centro educativo, son la excusa para trabajar muchas materias», puntualiza Capell, quien se incorporó al centro en septiembre del 2017. 

El Institut Escola Trinitat Nova es uno de los nuevos proyectos educativos singulares impulsados este curso a través del Pla de Barris, un programa municipal que inyectará un total de 28,3 millones de euros en proyectos relacionados con la educación y la cultura para mejorar las condiciones de vida y, sobre todo, combatir las desigualdades en los barrios cuyos indicadores sociodemográficos (renta media, estudios...) indican una mayor vulnerabilidad

Como el nuevo Institut Escola Trinitat Nova, otros 38 centros educativos públicos de los barrios incluidos en el Pla de Barris se repartirán 61 profesionales no docentes para completar la atención de niños y jóvenes. Desde psicólogos y educadores a monitores especialistas en audición y lenguaje o realizadores audiovisuales. Estos perfiles profesionales son la base de ‘Escuelas enriquecidas’, una medida enmarcada al programa Pla de Barris y a la que se destinarán 7,1 millones de euros en el período 2017-2019. 

Trabajo en red

El Institut Escola Trinitat Nova nace de la integración de tres centros educativos existentes en el barrio y ocupa los edificios de la antigua escuela Sant Jordi y del Institut Roger de Flor. Este nuevo proyecto educativo, en funcionamiento desde el pasado setiembre, persigue mejorar la calidad de la enseñanza y potenciar la relación con el resto del territorio. Precisamente el principal cometido de Alba Sanagustín, como coordinadora comunitaria, es conectar más y mejor el centro educativo con su entorno, desde asociaciones de vecinos y comerciantes a servicios municipales como el ambulatorio. «Queremos ofrecer las mejores oportunidades educativas a los vecinos del barrio, pero también que vecinos y vecinas sientan el Institut Escuela como algo suyo», subraya Sanagustín.

El proyecto educativo para Trinitat Nova, impulsado por el Institut Municipal d’Educació de Barcelona (IMEB) y el Consorci d’Educació (CEB), incluye también un gimnasio y una mediateca. «En la mediateca ofreceremos formación en el ámbito audiovisual, con inscripciones abiertas para todo el barrio, grandes y pequeños. Será mucho más que una biblioteca con vídeos», cuenta Lupe, quien destaca la voluntad de abrir el equipamiento al vecindario. 

El edificio que acogerá la futura mediateca se levantará junto a la  antigua escuela Sant Jordi y podría estar acabado en diciembre del 2019. 

Abierto al barrio

Este gran polo educativo, que completan la Escola Bressol Trinitat Nova (Fosca, 12) y la Llar d’Infants L’Airet (Pedrosa, 19), se concibe como un espacio de referencia, y por eso se abrirá al vecindario fuera del horario lectivo para dar acceso al alumnado a actividades extraescolares pero también actividades de ocio de base comunitaria con entidades locales, con propuestas de fin de semana y en periodo vacacional. 
El nuevo polo educativo surge como respuesta a una diagnosis compartida por los diferentes centros educativos que apuntan factores de alta complejidad.

Entre otras cosas, el informe que sirve como punto de partida constata que muchas familias llevan a sus hijos e hijas a escuelas de fuera del barrio y destaca que ninguno de los centros educativos del territorio cuenta con una Associació de Famílies de Alumnes (AFA). «Se había observado que la gran mayoría de los niños de la Escola Bressol del barrio no continuaban en los centros de primaria del barrio. Para que se quedaran en el barrio era necesario ofrecer un proyecto interesante, con una línea de contenido que les acompañara desde los tres años hasta los 16», explica Sanagustín, quien participa en las diferentes mesas creadas para trabajar de manera colectiva: la Taula de Criança i Famílies y la Taula Jove. 

Proyectos a medida

El Pla de Barris consta de 10 planes desplegados en 16 barrios de la ciudad. Y cada uno de los planes, con un presupuesto de 150 millones de euros (50,9 en el 2018) para intervenir en ámbitos como la educación, los derechos sociales y la actividad económica, se ajusta a las necesidades e idiosincracia de cada barrio. Así, aunque comparten objetivos y principios, no hay dos planes iguales. 

En el ámbito de la educación, junto al nuevo Institut Escola de Trinitat Nova, destacan numerosos proyectos singulares en  barrios como Bon Pastor y Besòs i del Maresme, con el asesoramiento del ICUB.
La música es el eje del nuevo Institut Escola El Til·ler, en el Bon Pastor. El proyecto en este centro, con el apoyo externo de un músico, contempla el aprendizaje musical y la práctica en grupo como un instrumento pedagógico más. Fuera del horario escolar, la actividad tendrá continuidad con la creación de una ‘Musiteca’, un espacio dedicado a la práctica musical abierto a  alumnos y vecinos. 

El antiguo instituto Cristòfol Colom, también en el barrio del  Bon Pastor, se transformará para acoger la escuela de jardinería de Barcelona; mientras el Institut Rambla Prim, en el barrio del Besòs i el Maresme, se convertirá en un centro profesionalizado que contemplará una formación continuada durante toda la vida adulta,  ya sea como formación profesional inicial o como formación posterior enfocada a la ocupación. 

Aprender jugando

El impulso del Pla de Barris servirá para conseguir que todos los barrios de Barcelona tengan una oferta de ocio educativa, tanto los fines de semana como en el periodo de vacaciones. Algunos de los principales proyectos vinculados a la educación en el ocio son Baobab y Temps de Joc, ambos liderados desde el Institut Municipal d’Educació de Barcelona (IMEB).

Baobab es un proyecto educativo de actividades de ocio para niños y niñas de 4 a 12 años que tiene como objetivo garantizar el derecho de los más pequeños a disfrutar actividades durante las vacaciones y, al mismo tiempo, fomentar la aparición de ocio educativo durante todo el año en barrios donde estas necesidades no están cubiertas para todos. Baobab teje alianzas con entidadesy otros proyectos  generando nuevos vínculos. Cabe destacar que los monitores y monitoras de estos campamentos urbanos son jóvenes del barrio. 

El objetivo del programa Temps de Joc, dirigido a niños de entre 5 y 12 años, es promover un desarrollo integral de niño sy familias de especial vulnerabilidad a través de la práctica deportiva y el ocio durante los sábados. Las actiivdades están diseñadas para fomentar hábitos saludables, la interculturalidad y la responsabilidad.