30 sep 2020

Ir a contenido

sube el telón

El Teatro Real hace "historia" al romper su "silencio" de 90 días con 'La Traviata'

Con los solistas "aprisionados" en cuadrículas, el coro estático y los músicos separados en el foso por paneles, el coliseo ha reabierto para la mitad de su aforo

Los 896 espectadores comparten el raro privilegio de ser los primeros que asisten en el mundo a una ópera semiescenificada tras la crisis danitaria de covid-19

Concha Barrigós /Efe

El Teatro Real reabrió este miércoles sus puertas y se convierte en uno de los pocos teatros liricos del mundo que abren esta temporada  marcada por la pandemia.  

El Teatro Real reabrió este miércoles sus puertas y se convierte en uno de los pocos teatros liricos del mundo que abren esta temporada  marcada por la pandemia.   / Efe

Con los solistas "aprisionados" en cuadrículas, el coro estático y los músicos separados en el foso por paneles, el Real ha reabierto esta noche para la mitad de su aforo, 869 espectadores, que han aplaudido el doble: a 'La Traviata' y al raro privilegio de ser los primeros que asisten en el mundo a una ópera semiescenificada.

La ovación del público, puesto en pie al final, ha durado casi diez minutos, que no han continuado porque el regidor ha decidido bajar el telón para permitir que comenzase el desalojo de la sala, que se ha hecho por filas y puertas, de la misma forma que se había procedido a hacerlo durante el descanso.

El famoso brindis, las escenas de amor, sufrimiento y muerte de la obra de Verdi se han sucedido en un escenario "acotado y sectorizado" en cuadrículas de 2x2 metros para garantizar la distancia entre los artistas, una separación que ha procurado el teatro también para los espectadores, a los que también ha tomado la temperatura con cámaras térmicas a la entrada del coliseo.

Dentro les esperaban alfombrillas desinfectantes, 180 puntos de suministro de gel desinfectante, mascarillas, nuevos aseos..., un despliegue en el que el teatro ha invertido 340.000 euros.

Las vicepresidentas Carmen Calvo y Nadia Calviño, el ministro José Luis Escrivá, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez Almeida, han sido algunos de los invitados a una noche "histórica" porque nunca, desde su reapertura en 1997, se había interrumpido la temporada.

La vuelta a la actividad, según ha explicado el periodista Iñaki Gabilondo en una intervención en directo por la megafonía del teatro, "marca un hito en la historia" del teatro.

Isabel Díaz Ayuso y Martínez-Alemida (en el centro) junto a otras personalidades en la reapretura del Teatro Real. /EFE

"Han sido 90 días de silencio, con la vida suspendida. Este es un encuentro artístico y la expresión de la voluntad del Real de reconquistar la normalidad en el desafío de la recuperación de España", ha dicho Gabilondo, que ha invitado al auditorio a guardar un minuto de silencio "por todos los que ya no están".

De 'La Traviata' se han programado, con cuatro elencos distintos, 27 funciones -ocho más de las previstas inicialmente- hasta el 29 de julio con el objetivo de satisfacer la demanda de los abonados y poder sacar, como harán hoy, 7000 entradas a la venta para esta ópera "idónea" en estos momentos, ya que habla de la enfermedad, según el director general del coliseo, Ignacio García-Belenguer.

Los 51 cantantes del coro han interpretado la ópera sobre tarimas, con una distancia de seguridad de 2 metros entre sus miembros, en un área de 260 metros cuadrados, los solistas en 100 metros cuadrados, y la orquesta en 60 metros cuadrados.

En el foso, con su máxima dimensión de 140 metros cuadrados, 56 músicos han tocado con mascarilla, atril individual y 1,5 metros de distancia entre ellos, con los instrumentistas de viento con paneles de metacrilato colocados delante de sus instrumentos.

La pasión y entrega de los artistas en su expresión corporal ha paliado la "rareza" de que no hayan caído, como marca el libreto, los unos en los brazos de los otros y ha llegado a parecer que Violetta y Alfredo (Michael Fabiano) estaban muy juntos a pesar de la distancia.

Leo Castaldi, ayudante de Willy Decker en la producción de 'La Traviata' que estaba inicialmente prevista, ha logrado con su idea de las cuadrículas representar "pequeñas islas" desde las que los cantantes han transmitido "la emoción brutal" de sus papeles.

El estreno, para el que el equipo ha tenido apenas 10 días de ensayo, pruebas de vestuario y caracterización, ha concluido con una gran ovación para el reparto, especialmente para Marina Rebeka, Artur Rucinski y el director principal invitado del Real, Nicola Luistotti, que será el encargado de abrir la temporada 2020/21 con 'Un ballo in maschera'.