Ir a contenido

"mala planificación"

El Gregorio Marañón tira 90 litros de comida líquida por unas obras

El hospital asegura que apenas ha habido coste económico porque la cantidad afectada no era significativa

El Periódico / Agencias

Exterior del Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

Exterior del Hospital General Universitario Gregorio Marañón. / HGUGM

El servicio de cocina del Hospital Gregorio Marañón ha rehecho por precaución unas raciones de alimento líquido (caldos y sopas) al haber cierto polvo en suspensión generado por unas obras que se realizan en una planta superior, sin ninguna incidencia en el reparto de comida de los pacientes. 

Por su parte, desde la sección sindical de UGT en el centro han criticado que las obras para incorporar nuevos equipos de rayos que se ejecutan por la noche hayan afectado a las instalaciones de cocina y asegura que se han tirado más de 90 litros de alimento líquido, cantidad que el centro no reconoce y sostiene que es bastante inferior. 

Desde el hospital han asegurado que el centro está realizando unas obras para dotar de nueva tecnología al Hospital que se acometen por la noche, para no repercutir en la actividad asistencial en horario de mañana. 

Esta mañana, según han indicado las mismas fuentes, en los servicios de cocina que están en la planta inferior se ha detectado partículas en suspensión de polvo y que, por precaución, se ha optado por rehacer el menú líquido, sopas y caldos, que correspondían al "primer carro" del servicio de alimentación. 

Así, desde el hospital recalcan que esta incidencia "accidental" no ha tenido ninguna repercusión, pues las 4.000 comidas que reparte diariamente en el centro han salido con normalidad. También recalcan que apenas ha habido coste económico dado que la cantidad de líquido afectada no era significativa

La UGT critica la "mala planificación"

Frente a ello, UGT ha indicado que estas obras han afectado al techo de escayola de la sección de cocina afectando a zonas como el tren de lavado y en una sección de preparación de alimentos. Como resultado, se han tenido que tirar 90 litros de líquido y también kilos de comida física, algo que el centro no reconoce. 

Esta sección sindical ha remitido un escrito a la Gerencia del Hospital Gregorio Marañón para que tome medidas que garantice que esta incidencia no se vuelva a repetir, pues esta mañana han comprobado cómo había "carros de comida y cubiertos sucios". 

Fuentes de UGT en el Gregorio Marañón han criticado que el hospital "acabe tirando comida y dinero público por una mala planificación de los trabajos de reforma del hospital, que además generan una sobrecarga de trabajo al personal", como ha ocurrido en este caso con los servicios de cocina. 

Temas: Hospitales UGT