Ir a contenido

Ayuntamiento de Carmena

Dimite la cúpula del Cuerpo de Bomberos de Madrid por "purgas estalinistas"

Los trabajadores critican la reducción de una plantilla "al borde del colapso" y la jornada de 35 horas

El Periódico / Agencias

Vehículos de Bomberos de la Comunidad de Madrid.

Vehículos de Bomberos de la Comunidad de Madrid. / Flickr

Doce inspectores de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid han dimitido este miércoles de sus cargos operativos ante las "purgas estalinistas y las continuas mentiras" del concejal delegado de Seguridad, Javier Barbero, que cesó la semana pasada al director general de Emergencias y al jefe de Bomberos.

Concretamente, se trata del inspector adjunto operativo y 'número dos' del servicio, Juan José García, de los inspectores de Prevención de Incendios y de Planificación, de los subinspectores de Normalización y Decisiones Técnicas, de Organización Interna, de Infraestructuras y de Programación de Cursos y de los jefes de la unidad zona Norte y Centro, de la Unidad de Herramientas, Equipos y Normativas, de la Unidad de Presupuestos y Adquisiciones y de la de Comunicación y Medios.

Así lo ha denunciado en rueda de prensa el jefe de subinspector de Normalización y Decisiones Técnicas de los Bomberos, Rubén Gallego, que ha criticado la "alarmante falta de plantilla" que ha puesto al Cuerpo Municipal "al borde del colapso", algo que aumentará con la aplicación de la normativa de las 35 horas semanales.

Los Bomberos han mostrado un escrito en el que se les comunica que la aplicación de esta nueva jornada podría suponer la reducción de parques, concretamente el situado en la avenida de Asturias, o de servicios durante las jornadas nocturnas o que hubiera menos efectivos por retén, algo que niega el concejal delegado y por el que "no están dispuestos a pasar" los mandos de Bomberos.

Plantilla

"Las cifras señalan que somos menos bomberos que hace cuatro años y que la política seguida por el concejal Barbero se ha basado en el menosprecio, la desconsideración y una dejación de funciones impropias de un cargo público", ha dicho.

La punta del iceberg ha sido, según Gallego, la de pretender aplicar la nueva jornada laboral "sin el más mínimo estudio de impacto, donde la gestión se demuestra inviable, puesto que obligaría a los responsables del Cuerpo a tomar medidas drásticas que supondrían un grave riesgo tanto para la ciudadanía como para el propio bombero".

Sus propuestas pasan por la cobertura presupuestaria (lo cifran en 5 millones de euros) con el objetivo de cumplir con los compromisos adquiridos en la Carta de Servicios por el Ayuntamiento y la creación de una OPE extraordinaria, "tan necesaria como urgente". Y es que consideran que la aplicación de las 35 horas supondría un 10% menos de efectivo, 20 bomberos de guardia menos al día. "Sin aumento presupuesto es imposible, sería como explicarnos el milagro de los panes y los peces”, ha apostillado.

El subinspector de Normalización considera que los ceses se deben a una cuestión "más ideológica que técnica" atribuible a la negativa de estos ya excargos de aplicar en estas condiciones la nueva jornada laboral en el Cuerpo. "Cuando Barbero entró hace cuatro años habló de un Plan estratégico, del que no sabemos nada y no ha habido incorporaciones, cuando faltan 356 bomberos. Hablan de convocar oposiciones, todas ellas anteriores a su mandato. Desde que ha entrado hasta que salga el bagaje de Barbero es cero", ha insistido.

También ha reprochado al delegado de Seguridad que ha tenido "problemas" con Samur y Policía Municipal y ha criticado su idea de suplirlo todo con horas extras, cuando estas "tienen una dilación de 7 meses, cosa que no ha pasado nunca jamás". "Barbero quiere con horas extraordinarias y el que venga después que arree, patata caliente, tierra quemada. Aparte, si se pagan las extras, habrá que dotarlas presupuestariamente", ha añadido.

El exdirector de Emergencias y Seguridad del Ayuntamiento, Ignacio Becerril, ha dicho en la rueda de prensa que está ahí por "coherencia con su equipo y profesionalidad". "Traslado mi inmenso agradecimiento a estos enormes profesionales con los que he trabajado, que son fundamentales para la seguridad de la ciudad. Sois un orgullo", ha manifestado.

Becerril ha explicado que para ellos la jornada de 35 horas es una "auténtica alegría" pero que no estaba dispuesto a que eso supusiera más guardias o bajas en los servicios, algo que fue transmitido al delegado. "No estamos dispuestos a tomar medidas que supongan ninguna merma, por lo que la única medida que se podía adoptar es una ampliación de la cobertura presupuestaria. La solicitamos en noviembre, diciembre y enero, pero nos dijeron que no cabía. Se lo transmitimos y cuando solicité hace unos días ver el delegado me encuentro que somos cesados los dos sin darnos explicaciones", ha lamentado.

Descartan la huelga

Los bomberos, que descartan la huelga pero no protestas puntuales, ha criticado que Barbero ha dejado al Cuerpo municipal en una "precariedad absoluta, que se pueden resumir en cuatro años perdidos para el servicio público y que a pesar de ello sigue siendo el más valorado por la ciudadanía de Madrid año tras año".

"El cese del jefe del Cuerpo de Bomberos sorprende aún más si cabe por el poco tiempo que lleva en el cargo, quizá sea por ser el primer jefe que ha sido bombero y que apostó por la inclusión de la escala operativa y la participación en un modelo más moderno y actual, y no en modelos anteriores, abigarrados y decimonónicos", han expresado en un comunicado.

En opinión de los dimisionarios, el modelo por el que ahora apuesta Barbero se basa en el "rescate" como nuevo jefe de un oficial jubilado que se incorporó al servicio en 1983. "Lo podemos calificar sin temor a equivocarnos como un modelo sectario. Se refleja en que durante cuatro años hemos tenido dos coordinadores generales, cuatro directores generales, tres jefes de Bomberos, tres directores de Policía Municipal y dos subinspectores del Samur. Dicho modelo se parece más, desgraciadamente, a las denominadas purgas estalinistas que a un modelo democrático", han concluido.