NBA

La frustración se instala en los Lakers

Una nueva derrota, la sexta en los últimos 10 partidos, dispara la crisis del equipo de Los Angeles, muy alejado de la imagen de aspirante que pretendía

Fox recibe el tapón de Anthony Davis en una acción del partido

Fox recibe el tapón de Anthony Davis en una acción del partido / Kiyoshi Mio / USatoday Sports

2
Se lee en minutos
Luis Mendiola
Luis Mendiola

Periodista

ver +

La ilusión que se dibujó en el inicio de temporada con la reconstrucción de los Lakers y la llegada de estrellas consagradas (Westbrook, Carmelo Anthony, DeAndre Jordan…) en busca de un nuevo anillo para la franquicia empieza a desmoronarse como un castillo de naipes conforme se acumulan malos resultados, críticas y pésimas sensaciones en el conjunto de Los Angeles. La derrota después de una triple prórroga frente a los Sacramento Kings (137-141) es una nueva decepción en una caída que empieza a tener tintes alarmantes (seis derrotas en los últimos diez partidos) que sitúa al equipo que dirige Frank Vogel en un balance negativo (10 victorias, 11 derrotas) cuando se ha recorrido ya una cuarta parte del calendario.

"Creo que jugué un partido horrible individualmente, y me mantengo en un estándar más alto que eso. Tengo que hacerlo mejor para este equipo, especialmente cuando estamos pasando por lo que estamos pasando en la cancha", aseguró LeBron James, dando un paso adelante a la hora de asumir responsabilidades por una jornada negra, que se enturbió aún más con el anuncio de la NBA de sancionarle con una multa de 15.000 dólares por “realizar un gesto obsceno en mitad de un partido”, en concreto en el partido frente a Indiana en el que se agarró la entrepierna.

Pese a concluir con unos números que parecerían solventes para quien no viera el partido (30 puntos, 7 rebotes y 11 asistencias), la estrella de los Lakers se mostró bastante errático en la fase decisiva del partido, acaparando demasiado protagonismo sin estar acertado y acumuló errores (2 de 13 en triples)  y pérdidas (7) que resultaron un balón de oxígeno para los Kings, que se presentaron en Los Ángeles sin tres de sus titulares (Richaun Holmes, Harrison Barnes y Mo Harkless), con un técnico interino (Alvi Gentry) después de la destitución de Bill Walton por los malos resultados y se encontraron con un triunfo balsámico con el acierto de De'Aaron Fox (34 puntos) y Buddy Hield (25).

'Triple doble' de Westbrook

El base Rusell Westbrook fue el que estuvo a mejor nivel del ‘Big three’ de los Lakers (Anthony Davis se quedó en 23 puntos) con un ‘triple doble’ (29 puntos, 10 rebotes, 11 asistencias y lo mejor, ninguna pérdida en las prórrogas) que aleja las críticas sobre su incorporación desde el inicio del campeonato y demuestra que empieza a asumir su rol en el equipo. Pero admitió que la situación es más que complicada. “Estamos muy frustrados. Claro que hay un sentimiento de urgencia de obtener los resultados, pero a la vez entendemos la adversidad. Una de las cosas por las que me rijo es nunca entrar en pánico".

Anthony Davis, que lleva tiempo mostrándose muy crítico con el juego del equipo, volvió a hacer un llamamiento colectivo al grupo para cerrar filas. “Somos los Lakers, tenemos un equipo bien armado, que puede ganar 10, 12, 15 juegos consecutivos. Podemos hacerlo y debemos comprometernos con el lado defensivo", aseguró en la sala de prensa sobre una derrota que empieza a apuntar al técnico Frank Vogel, el responsable de conducirlos al título hace solo dos años en la burbuja de Orlando.

Noticias relacionadas