NBA

Shai Gilgeous-Alexander, el base audaz que revoluciona la NBA

Shai Gilgeous-Alexander, el base audaz que revoluciona la NBA
4
Se lee en minutos
Carlos Monfort

Recuerden su nombre: Shai Gilgeous-Alexander. Shai ("prefiero que me llamen así y no por mi difícil apellido"), es un jugador canadiense de Oklahoma City Thunder que, pese a su corta edad (23 años), ha sido capaz de ponerse el equipo a su espalda en situaciones clave. ¿La última vez? La madrugada del jueves al viernes, cuando con una tranquilidad descomunal e impropia de un jugador de su edad, dio un recital anotando 28 puntos y logrando 3 rebotes y 6 asistencias ante ni más ni menos que los Lakers de Anthony Davis, Russell Westbrook y Carmelo Anthony.

Criado deportivamente en los Wildcats de la Universidad de Kentucky, Shai fue elegido en la undécima posición del 'draft' de 2018. Tras disputar una temporada con los Clippers en su año de rookie, fue traspasado a Oklahoma City Thunder a cambio de Paul George. Su inmediato y brutal rendimiento hizo que el pasado verano el club le ofreciera una extensión de contrato de 172 millones de dólares por 5 años.

Lo que impacta es que, salvo sorpresa mayúscula, Oklahoma no será una de las fuerzas dominadoras esta temporada, pero sin duda está demostrando ser un bloque muy competitivo que puede poner en apuros a los equipos grandes, especialmente cuando Shai tiene su día. "Somos talentosos y queremos probarnos a nosotros mismos. Y todas esas cosas nos llevan a la victoria, pero para nosotros se trata de competir y estar juntos cada noche", precisó el joven base tras vencer a los Lakers a domicilio.

La perspicacia en su máxima expresión

A su corta edad, Shai se ha visto en muchísimas situaciones en las que ha tenido que tirar del carro para ayudar a su equipo. Se trata del único jugador diferencial de la plantilla, capaz de interpretar y dar el ritmo exacto que el partido necesita, algo que solo está al abasto de los mejores bases de la liga. El pasado encuentro resume a la perfección lo que es capaz de hacer en la pista, pero sobre todo su mentalidad y su atrevimiento. A falta de 21 segundos para su conclusión, Oklahoma vencía de dos puntos y tenía la posesión. Todos los jugadores se encontraban aglutinados en poco más de dos metros excepto Shai, que sabía que iba a recibir el balón, y su marca, que no logró perseguirlo. Nada más recibir, corrió en dirección contraria al aro y mantuvo el balón en sus manos durante dos valiosísimos segundos. Con la defensa angelina completamente desajustada e incapaz de entender qué pretendía hacer Shai, el base lanzó el balón en dirección a Lu Dort, que se encontraba solo y no tuvo dificultad alguna para anotar a placer.

Sin embargo, esa no fue la única jugada destacada del nativo de Toronto. A minuto y medio para el final, Oklahoma vencía de tres puntos y tenía la posesión. Cualquier jugador hubiese decidido asegurarse la ventaja y lanzar de dos, pero a Shai la va el riesgo, y no se le ocurrió otra cosa que lanzar desde mitad de campo para dirimir el encuentro y silenciar al Staples Center, que quedaba atónito ante la valentía y la habilidad del base.

"Así es como se toman las decisiones. Afrontando diferentes experiencias, aprendiendo de ellas y aplicándolas a los partidos", aseguró, dando a entender que no sería la primera ni la última vez que se iba a atrever con lanzamientos como ese", aseguró.

Un modelo de estrella para Oklahoma

“Puedes ponerle un traje a un asesino, pero sigue siendo un asesino”. Así respondió Allen Iverson al código de vestimenta que impuso la NBA después de que la brutal pelea multitudinaria que se produjo en 2004 entre los Detroit Pistons y los Indiana Pacers. Descontenta con la imagen dada y la vestimenta de algunos de los jugadores involucrados en la reyerta, la Liga decidió poner cartas en el asunto. Un código que, visto lo visto, fomentó la versatilidad y la creatividad de muchos jugadores a la hora de vestir. Entre ellos, la de Shai. Amante de la moda desde que era un niño, el torontoniano es ya uno de los iconos de la liga. Atrevido y audaz como en la pista, ha protagonizado los outfits más atrevidos de la liga norteamericana. Buena prueba de ello es la confianza el director creativo de Louis Vuitton, Virgil Abloh, dipositó en él para invitarle a formar parte de un desfile y ser la imagen de la nueva colaboración entre la marca francesa y la NBA.

Noticias relacionadas

Shai fue la imagen de la pasada colaboración entre Louis Vuitton y NBA

/ LV

Atrevidamente precavido. Concienzudamente alocado. Así es dentro y fuera de la pista Shai Gilgeous-Alexander, el base que Oklahoma City Thunder tratará de mantener durante muchos años en sus filas frente a la atenta mirada de los grandes de la NBA, que aspiran a hacerse con él algún día.