11 jul 2020

Ir a contenido

EL REINICIO DE LA COMPETICIÓN

Revuelta social en la NBA

Las estrellas alzan la voz contra la reanudación del campeonato para seguir en las movilizaciones

Kyrie Irving prioriza la lucha contra el racismo y Lebron James defiende la necesidad de jugar

Luis Mendiola

Kyrie Irving (izquierda) y Durant, dos de los defensores de que no se reanude la competición

Kyrie Irving (izquierda) y Durant, dos de los defensores de que no se reanude la competición / AP

La NBA continúa con sus planes para el retorno de la competición y el sábado comunicó a los equipos el calendario provisional que se aplicará para facilitar la vuelta la Liga a partir del 31 de julio en el complejo Disney World de Orlando. Pero esos preparativos detallados, con fechas de inicio de los entrenamientos y un minucioso protocolo sanitario frente al covid-19, que hace solo unos días parecía una realidad incuestionable, no contemplan el encendido debate entre los jugadores sobre la conveniencia de jugar en el marco de las numerosas protestas contra el racismo que se viven en Estados Unidos.

Las opiniones en cómo afrontar el problema entre las estrellas de la NBA empiezan a polarizarse y amenazan con dinamitar la temporada. El base Kyrie Irving, estrella de los Nets, se ha convertido en el líder de quienes están en contra del regreso de la competición. Lebron James, el alero de los Lakers, muy comprometido estos días con los movimientos sociales tras la muerte de George Floyd, defiende la posición de que parar la Liga será contraproducente, ya que es una oportunidad para estar en el centro del debate durante semanas, y considera que la movilización tiene que ir más allá, concienciando a la población afroamericana de la necesidad de cambiar la situación a través de los votos en las urnas. 

Revuelta en ciernes

La posición de Irving, vicepresidente del sindicato de jugadores, ha ganado peso con la reunión telemática que organizó el viernes por la noche con más de 80 jugadores y jugadoras de la NBA y la NBA femenina para escucharles antes de rubricarse el acuerdo sobre la vuelta de la Liga que aún está en el aire. Y muchos de los asistentes discreparon abiertamente de la opinión que transmitieron de inicio las grandes estrellas como Lebron James, Kawhi Leonard, Stephen Curry o Westbrook, partidarios de jugar.

Lebron James se ha movilizado pero defiende la vuelta de la liga / roland martinez ( AFP)

 «No apoyo ir a Orlando. No estoy con el racismo sistemático. Queramos admitirlo o no, somos como hombres negros cada día que nos despertamos», fue la intervención de Irving de la videoconferencia, según explican varios medios estadounidenses, alimentando una revuelta a la que se van sumando adeptos conforma avanzan las horas, como su compañero Kevin Durant, como Lou Williams (Clippers) o como Dwight Howard (Lakers).

Mayoría negra

Muchos de esos jugadores que compiten en la NBA, una Liga que cuenta con un 75% de jugadores negros, no solo se han sumado a las protestas de estas semanas, sino que en muchos casos las han liderado, implicándose de forma directa, y la vuelta de la competición solo serviría para alejarlos de la batalla social que han emprendido.

En el encuentro con Irving a través de Zoom, muchos jugadores se manifestaron en contra de las estrictas medidas que rodearán su concentración en Orlando, mostraron su inquietud por la alta posibilidad de contagio del coronavirus y, sobre todo, expresaron su malestar por reiniciar la competición en el difícil contexto social que se vive en EEUU desde hace tres semanas por el asesinato de Floyd en Minneápolis, agravado por una nueva muerte de un afroamericano este fin de semana en Atlanta por disparos de la policía.

«Estoy de acuerdo con Kyrie», señaló este domingo Howard. «El baloncesto, o la parcela de entretenimiento que aporta, no es necesario en este momento y solo sería una distracción. Me encantaría ganar mi primer campeonato NBA, pero la unidad de mi gente sería un logro todavía mayor. Es demasiado bonito como para dejarlo pasar”.