Ir a contenido

Willy Hernangómez juega tres minutos en un partido de 4 prórrogas

Sus Knicks caen ante los Atlanta Hawks en el Philips Arena tras el partido más largo en 66 años

ÀLEX SOLER / BARCELONA

Paul Millsap fue el verdugo de unos Knicks que aguantaron cuatro prórrogas.

Paul Millsap fue el verdugo de unos Knicks que aguantaron cuatro prórrogas. / BUTCH DILL

La ciudad lo pedía a gritos. Las redes seciales eran un clamor a favor de la titularidad de Willy Hernangómez. El pívot español se ha ganado, con buenas actuaciones, por lo menos discutirle el puesto a Joakim Noah y, en caso de no estar en el quinteto inicial, ha demostrado ser muy capaz de tener un puesto en la rotación neoyorquina. Pero no. Jeff Hornacek, técnico de Nueva York, no cree que Hernangómez merezca regularidad o, al menos, eso parece cuando no lo puso más de tres minutos en un partido que duró 68.

En su conjunto, el encuentro duró más que la final del Abierto de Australia que Federer ganó a Nadal y significó el partido más largo en 66 años, cuando los Indianapolis Olympians y los Rochester Royals se enfrentaron en un choque que tuvo seis prórrogas en 1951. Más de tres horas y media de partido en el que Carmelo Anthony y Paul Millsap fueron los protagonistas.

La estrella de los New York Knicks anotó hasta sumar 45 puntos en los 46 minutos que estuvo en pista antes de ser expulsado al final del segundo tiempo extra. Tras un partido igualadísimo donde Porzingis fue la voz cantante para los neoyorquinos, Melo tomo las riendas cuando el letón también fue expulsado en el cuarto periodo. Cuando Melo cometió la sexta falta, fue el banquillo quien mantuvo a flote a los Knicks.

CINCO EXPULSIONES

Además de los citados Porzingis y Carmelo, por parte del cuadro visitante también cayeron expulsados Kyle O'Quinn y Joakim Noah -y ni aún así se confió en Hernangómez-. En el lado de Atlanta, solo Dwight Howard abandonó el parquet tras cometer la sexta falta personal. 

Ya en las prórrogas, y pese al buen hacer de los suplentes visitantes, fueron los Hawks quienes llevaron el peso del juego pero erraron tiros que podrían haber valido la victoria. Por su parte, Courtney Lee salvaba a los Knicks de la derrota con una exhibición de triples. Pese a ello, los neoyorquinos no pudieron evitar caer por 142-139.

PAUL MILLSAP, HÉROE LOCAL

El alero del conjunto de Atlanta acabó jugando 60 minutos -no se sentó nunca en la prórroga- y fue el mejor de su equipo. Millsap terminó con 37 puntos, 19 rebotes y 7 asistencias y fue el factor decisivo cuando los Hawks no conseguían cerrar el interminable partido. A falta de poco menos de 30 segundos para la conclusión del cuarto tiempo extra, el alero se sacó un tiro decisivo que terminaría por hundir al equipo de la gran manzana.