Ir a contenido

Una experiencia futbolística para emocionarse

Fundado en 1984, el Museu del Fútbol Club Barcelona recibe 1,5 millones de visitas al año

ANNALISA PALUMBO / BARCELONA

El Museu del Fútbol Club Barcelona (calle de Aristides Maillol s/n), fue inaugurado el 24 de septiembre de 1984 por deseo del entonces presidente del Barça Josep Lluis Núñez. "Núñez pensó que todos los documentos y trofeos que hasta entonces se conservaban en su despacho o en el almacén, merecían ser expuestos y compartidos con los socios del Barça", explica el director del museo, Jordi Penas.

Hace 30 años, la construcción del museo en el recinto del Camp Nou supuso una inversión de 70 millones de pesetas por un espacio de 950 metros cuadrados. Tres años más tarde se amplió el fondo de arte, y a lo largo de la temporada 1997-1998 se triplicó el espacio hasta alcanzar los 3.000 metros cuadrados.

Si la intervención a finales de los 90 fue a nivel de superficie, en el 2010 se invirtieron 4,5 millones de euros en una reforma de contenidos. "La hemos llamado el Camp Nou Experience precisamente porque no se limita a una visita al museo", sigue Penas, refiriéndose al un nuevo espacio multimedia. "Tenemos videos, sonidos, tecnología. La gente se emociona delante de nuestras pantallas", continúa.

El Museu del Fútbol Club Barcelona es el más visitado de toda Catalunya. El año pasado, sus pasillos iluminados de azul y grana acogieron a 1,5 millones de personas, con picos de 10.000 visitas diarias en julio y agosto, temporada alta. "La clave de éxito de este museo es el estar ubicado dentro del Camp Nou -explica Mónica Mate, guía del museo- porque lo que la gente quiere es ver el estadio donde el Barça se ha hecho leyenda".

En el museo está custodiado un fondo artístico con obras de artistas del calibre de Salvador Dalí o Joan Miró, que vigilan las vitrinas donde se guardan las primeras pelotas cosidas a mano, o la camiseta del capitán del Barça Pepe Rodríguez, de 1910, la más antigua que se conserva de cualquier equipo de fútbol en el mundo.

"Hace 30 años, una pantalla reproducía la grada del estadio en un partido", sigue Mate. Ahora, una pantalla de 35 metros repasa los mejores goles de la historia del Barça. "La gente sale de aquí llorando. Esto no se puede ver en ningún otro museo del mundo", concluye.

Temas: Museos