Batalla legal

El príncipe Enrique de Inglaterra reclama su derecho a recibir protección en el Reino Unido

El príncipe Enrique amenaza con llevar a los tribunales al Gobierno británico

El príncipe Enrique llega al Tribunal Superior de Londres para testificar en el caso de las escuchas de los tabloides

HANNAH MCKAY / REUTERS / VÍDEO: EFE

Lucas Font

Lucas Font

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

La batalla judicial del príncipe Enrique contra el ministerio del Interior británico ha abierto un nuevo capítulo este martes en el Alto Tribunal de Inglaterra y Gales. El caso en disputa se refiere al derecho del hijo menor de Carlos III y de su familia a recibir protección en el Reino Unido, un derecho que perdió en febrero de 2020 tras dejar sus obligaciones como miembro de la familia real británica. Los abogados del príncipe consideran que ha recibido un trato desigual e injustificado y reclaman que le sea devuelta esta protección argumentando que, a pesar de su renuncia al título real, continúa estando expuesto a amenazas.

La base de la acusación reside en la supuesta falta de fundamento en los argumentos del Comité Ejecutivo para la Protección de la Realeza y de las Figuras Públicas (Ravec, en sus siglas en inglés), un organismo dependiente del Gobierno, que consideró hace tres años que la posición de Enrique y de su familia ha cambiado al no ser miembros activos de la familia real y al residir en el extranjero la mayor parte del tiempo. Las conclusiones del Ravec determinan que su seguridad en sus visitas al Reino Unido será examinada caso por caso y descartan destinar efectivos de los cuerpos policiales a su protección. 

"Injusticia procesal"

Los abogados de Enrique, sin embargo, insisten en la importancia de restablecer la escolta al hijo de Carlos III y de su familia para evitar posibles daños reputacionales sobre el Gobierno y las instituciones británicas en caso de que se produzca algún incidente no deseado. “Ravec debería haber considerado, en particular, el impacto en la reputación del Reino Unido de un posible ataque exitoso contra el demandante", ha señalado la abogada del príncipe, Shaheed Fatima, en su escrito de acusación. La letrada considera que no se ha dado “ninguna razón convincente” para retirar la protección de Enrique y sostiene que no se han realizado los análisis de riesgo pertinentes. 

Los abogados señalan además que la solicitud del príncipe para presentar sus argumentos personalmente al Ravec fue denegada de forma injusta y denuncia que no fue informado debidamente sobre los miembros que conformaron el comité, entre los que se encontraba el secretario privado de la reina Isabel II, Edward Young, con el que Enrique mantenía “tensiones importantes”. "Él [Enrique] no sabía en ese momento que la Casa Real estaba involucrada en absoluto", ha señalado Fatima, quien considera que este hecho supone una “injusticia procesal”. 

Batallas judiciales

Enrique ya sufrió un revés de la justicia británica en mayo de este año, cuando el mismo tribunal rechazó su petición de pagar por su propia protección policial. En esa ocasión, el juez dio la razón al Ravec y la Policía Metropolitana, que argumentaron que no era admisible poner en riesgo la seguridad de los agentes a cambio del “pago de unos honorarios por parte de un particular”. El tribunal también desestimó el argumento de los abogados del príncipe, que señalaron que algunas entidades privadas sí realizan pagos a la policía para reforzar la seguridad en grandes eventos deportivos o de ocio. Una situación no comparable con la de Enrique, según el juez.

Aun así, el príncipe ha relatado haber sufrido episodios de persecución por parte de la prensa en sus visitas al Reino Unido. Algo que, asegura, ha puesto en riesgo su seguridad y la de su familia. La petición de protección se enmarca en la lucha del príncipe contra los principales tabloides del país, a los que acusa de haber usado métodos ilícitos para acceder a información sobre su vida privada y a los que responsabiliza de la muerte de su madre, la princesa Diana, en un accidente de tráfico en París en 1997. Enrique tiene tres procesos judiciales abiertos contra el grupo MGN (editores del ‘Daily Mirror’), News Corporation (‘The Sun’) y DMG Media (‘Daily Mail’). Unos casos sobre los que la justicia deberá pronunciarse en los próximos meses.