Guerra en Gaza

¿Hablaba Sánchez en nombre de la UE? ¿Reconocerá la UE a Palestina? Las claves del choque diplomático con Israel

DIRECTO | Guerra Israel-Hamás: última hora del conflicto en Gaza, al minuto

MULTIMEDIA | Resumen del conflicto en Oriente Próximo

MULTIMEDIA | Israel: origen y evolución del país de la paz imposible

Pedro Sánchez y el primer ministro de Bélgica, Alexander de Croo, posan junto al primer ministro Israelí, Binyamin Netanyahu

Pedro Sánchez y el primer ministro de Bélgica, Alexander de Croo, posan junto al primer ministro Israelí, Binyamin Netanyahu / Borja Puig de la Bellacasa / MONCLOA / REUTERS

Silvia Martinez

Silvia Martinez

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Desde que la organización terrorista Hamas atacara por sorpresa Israel el pasado 7 de octubre y se desencadenara una nueva guerra en la Franja de Gaza son muchos los dirigentes europeos que han cruzado el mediterráneo para solidarizarse con Israel. Es el caso de las presidentas de la Comisión y el Parlamento Europeo, Ursula von der Leyen y Roberta Metsola, del canciller alemán Olaf Scholz y del presidente francés, Emmanuel Macron. A finales de la semana pasada, y tras la gira del alto representante para la política exterior de la UE, Josep Borrell, lo hacían el presidente español, Pedro Sánchez, y su homólogo belga, Alexander De Croo, es decir, el país que ostenta la presidencia de turno de la UE y quien recogerá el testigo en enero.

Sánchez y De Croo no son de la misma corriente política (el belga es liberal), pero representan posiciones muy similares sobre la guerra y era el compañero perfecto para el mensaje que busca transmitir la Moncloa con el primer viaje exterior de la legislatura. Su petición de “alto el fuego” y sus críticas a la muerte “indiscriminada” de civiles (aunque también denunciaron a la par la “barbarie de Hamas”) ha desatado una crisis diplomática por parte de Israel.

¿Sánchez hablaba en nombre de la UE?

España ocupa la presidencia semestral de la UE esta segunda mitad de 2023 y Bélgica lo hará durante los primeros seis meses de 2024. Este papel no otorga a sus mandatarios poderes especiales en materia de política exterior ni les confiere la capacidad de representar o hablar en nombre de la UE en la escena internacional, algo que desde la entrada en vigor del Tratado de Lisboa en 2009 asumen el presidente del Consejo Europeo (Charles Michel) y el alto representante para la política exterior y de seguridad común de la UE (Josep Borrell).

¿Qué hay detrás del ataque diplomático de Israel?

Ningún jefe de estado y de gobierno de la UE que visita un país tercero tiene que informar ni justificar ante el resto de socios o instituciones europeas ni la visita ni su posición. Entra dentro de sus competencias soberanas (aunque en general se presupone que no habrá viajes a países como Corea del norte, Siria o Bielorrusia). En Bruselas, no obstante, quitan hierro a la virulenta respuesta del Gobierno de Binyamin Netanyahu y lo enmarcan en una “reacción exagerada” y “sobreactuación” del mandatario israelí por motivos de política interna, para desviar la atención del “fracaso” del Gobierno cada vez más contestado internamente.

¿Su mensaje modifica la posición común de la UE?

En absoluto. “Esta visita ha sido puramente bilateral y no tiene ningún impacto en la posición de la UE”, insisten los portavoces europeos sobre la postura europea común tejida con muchas dificultades en las últimas semanas y que pasa por denunciar el ataque terrorista de Hamas, la petición de liberación de todos los rehenes y la búsqueda de una solución al conflicto basada en el reconocimiento de los dos estados: Israel y Palestina. "Pasado el impacto de los primeros días las posiciones de los aliados se han ido acercando. Se habla de una solución de dos estados (...) Hay un grado de cohesión muy alto sobre cómo salir de esta situación, entendiendo el derecho de Israel a defenderse, apoyando la liberación de rehenes y constituyendo una solución en base a dos estados", aseguran otras fuentes.

¿Se plantea la UE reconocer ahora a Palestina?

La cuestión no está en estos momentos sobre la mesa aunque la UE insiste en que la solución al conflicto pasa por el reconocimiento no solo de Israel sino también de Palestina. Pedro Sánchez, no obstante, si planteó durante su viaje a la zona la posibilidad de reconocer unilateralmente el territorio. Hasta ahora son 8 los países de la Unión Europea que han reconocido la existencia del territorio como estado: Bulgaria, República checa, Chipre, Hungría, Malta, Polonia, Rumania y Eslovaquia lo hicieron en 1988 mientras que en 2014 lo hizo Suecia con los socialdemócratas en el poder. Actualmente, 22 Estados miembros tienen presencia física en Palestina, los únicos que no tienen son Luxemburgo, Croacia, Estonia, Letonia y Eslovaquia que no tienen, según fuentes de la UE, cuyo “representante no residente” viaja regularmente a Jerusalem y Ramala.