Segunda vuelta en Argentina

Juan Luis González, biógrafo de Milei: "El problema no son solo sus ideas, sino la inestabilidad de quien dice hablar con su perro muerto"

Milei califica a Lula de corrupto y comunista y en Brasil temen por lo que ocurre en Argentina

Juan Luis González, autor de la biografía de Milei: 'El loco. La vida desconocida de Javier Milei y su irrupción en la política argentina'.

Juan Luis González, autor de la biografía de Milei: 'El loco. La vida desconocida de Javier Milei y su irrupción en la política argentina'. / PLANETA / CEDIDA

Abel Gilbert

Abel Gilbert

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Juan Luis González se ha convertido a los 31 años en una inevitable fuente de consulta dentro y fuera de su país. El Loco. La vida desconocida de Javier Milei y su irrupción en la política argentina se acerca a la cuarta edición en el mercado local y prepara su desembarco en casi toda América Latina. La figura del anarcocapitalista que pasó por el fútbol y el rock y, a fuerza de abrazar las ideas más extremas de la economía, se siente un elegido de imponerlas bajo protección celestial, despierta tanta curiosidad como espanto. Las claves están en ese libro que no "deja dormir" a su autor. "Me obliga a estar hablando todo el tiempo de él. Espero que termine pronto y no gane las elecciones", confiesa a EL PERIÓDICO.

¿Qué le llevó a escribir una biografía de Milei?

Cuando comencé a seguir a la nueva derecha intuí que estaba sucediendo algo nuevo. Había un caldo de cultivo que facilitaba su crecimiento, especialmente en los jóvenes. Contra mi propio prejuicio, constaté que eran los trabajadores los que se entusiasmaban. Uno suele asociar la derecha con el dinero. No era necesariamente el caso. Y así llegué a La Libertad Avanza (LLA), el partido de Milei, y a él mismo. Empezaron a aparecer todas las cosas impresionantes sobre su vida. Propias de una película de ciencia ficción.

Milei ha convertido sus asuntos privados en algo de naturaleza pública como nunca antes había sucedido a partir de su presencia televisiva y este libro.

Siempre tuvo lugar un debate no saldado entre los periodistas sobre hasta dónde hay que meterse en la vida privada de un político y cuál es la influencia de su personalidad en la esfera pública. Milei viene a resolver ese debate o aportar algo novedoso. ¿Cómo no revisar una historia marcada por la crueldad familiar, el bulling en la escuela, la falta de amor que lo conduce a considerar que su perro es su hijo y el camino místico que lo lleva a la política y es justificado en la aparición de Dios? Es muy difícil no meterse con eso. Reconozco que la investigación entró por momentos en el mundo de lo risueño. Me obligué a mantener la seriedad en algunas situaciones hilarantes, como la conversación con el primer brujo de Milei. Pero la gravedad del tema se recobra cuando mucha gente alrededor suyo reivindica a la última dictadura militar (1976-83).

Su sentido de la paternidad es francamente inverosímil.

Conan, un mastín inglés, funcionó en Milei como un vínculo fundamental. Una barrera ante la soledad. Ha pasado las fiestas de Navidad y Año Nuevo brindando apenas con el perro. Ha tenido una vida difícil. No estoy exagerando en nada. Le he entrevistado muchas veces. He hablado con mucha gente que le conoce. Milei solo puede hablar de Conan y política. Me cuesta no verle como un chico al que le hicieron una vida tan compleja y un duelo no resuelto con un animal que luego clonó.

Detrás de eso hay una idea del mundo, un programa político.

Es cierto. A veces me enojo, no puedo creer si comprende la gravedad de sus palabras, como las recientes que sugieren la posibilidad de un fraude electoral. Más que una candidatura presidencial, Milei necesitaría un abrazo.

¿Un acompañante terapéutico?

Se lanza a la política cuando muere su terapeuta, en 2020, en plena pandemia. Pierde su cable a tierra y, también, otro sostén, su único amigo.

Ahí aparece su hermana Karina.

Exacto, ella le ve tan mal que se lo lleva a vivir a la casa de los padres. Su campaña electoral de 2021 la hace ahí.

Para huir de la enfermedad va a otro lugar enfermo…

Había estado 10 años sin hablarse con sus padres, que le maltrataron. Un día, la hermana le cuenta que uno de los clones se había muerto y que ellos la habían ayudado en el entierro. Ese gesto permitió un reacercamiento.

La hermana es otro personaje.

En enero de 2021 nunca había hecho política. No conocía a nadie. Vendía tortas por Instagram, tiraba las cartas de tarot y decía hablar con animales. Hoy es la dirigente número dos de La Libertad Avanza (LLA). Algo impresionante. Tiene un gran capital, y no es político: el monopolio sobre la cabeza del hermano. De hecho, Milei dice que ella es Moisés y él apenas un divulgador. Algún tipo de inteligencia debe tener, pero me cuesta precisarla. Los de LLA no la pueden ver por sus movimientos tiránicos y su influencia.

Y ahora está de novio con una imitadora de Cristina Fernández de Kirchner

Uno podría decir que hay un perfil de mujeres: rubias, frívolas, exuberantes. Como si quisiera tener el reconocimiento que nunca tuvo. Muchas fuentes me han confirmado que la relación con (la cómica) Fátima Florez no es un invento. Lo llamativo es que su romance previo con una cantante parecía un producto diseñado y este nace en un estudio de televisión. La ficción imita a la vida. Vamos de la tragedia a la comedia. Hablamos de brujos, clones, mercados de órganos.

Llama la atención el hecho de que Milei acusa a casi todo el mundo de comunista pero el nombre propio que más intolerancia le despierta no es Carlos Marx sino el economista inglés John Maynard Keynes, por su defensa de la intervención del Estado y el gasto público.

Totalmente. Hasta puede polemizar con una vecina en el ascensor. Su primer insulto en la televisión data de 2017, cuando mencionan al economista inglés. Por estos días han tratado de moderarlo para no espantar votantes. Pero Milei es literalmente violento. Su honestidad brutal es la que ha cautivado. Se comporta bien apenas con entrevistadores que juegan su juego y nunca lo incomodan.

¿Cómo entiende su alianza con el expresidente Mauricio Macri? ¿Le servirá para ganar las elecciones?

Más allá de lo que suceda el 19 de noviembre, creo que Milei ya ganó. Y si pierde lo ratifico: ha corrido la línea de lo decible en el espacio público, ha reescrito el pasado argentino, habla de desregular el mercado de armas y la venta de niños. Eso es lo más inquietante.

¿Cómo ha leído su libro la ultraderecha?

No ha sido muy original por el rechazo exacerbado. Milei me bloqueó en las redes sociales. Ha prohibido en su entorno que se hable de mi libro, ni siquiera mal, y así entró en una lista negra. Se enoja cuando le preguntan acerca de mi trabajo. Es interesante cómo la nueva derecha construye la realidad. Le hacen decir cosas a la biografía que no dice. Se empezó a crear una bola en las redes con 'fake news' sobre el libro.

¿Tiene usted miedo?

La verdad que sí. Miedo, preocupación, desvelo, especialmente por el país. La cuestión de fondo no son las ideas de Milei sino su inestabilidad, la de un hombre que toma decisiones con su perro muerto y dice haber estado en el imperio romano y hablado con Dios y los muertos.