Análisis

Evita Ayuso y Milei & Bullrich, por Ernesto Ekaizer

Cinco claves para entender la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Argentina

El peronista Massa da la sorpresa y se disputará la presidencia de Argentina con Milei

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid / EUROPA PRESS - ALEJANDRO MARTÍNEZ

Ernesto Ekaizer

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Isabel Díaz Ayuso ha sido bautizada en Madrid como la Evita de Chamberí o la Evita de Feijóo, en alusión a Eva Perón, primera dama de Argentina entre 1946 y 1952, presidenta del Partido Peronista Femenino y frustrada vicepresidenta de la República en las elecciones presidenciales de 1951, las primeras en las que las mujeres ejercieron su derecho al voto. Díaz Ayuso, empero, se declara acérrima enemiga del peronismo al que pone un signo igual que al sanchismo que representa Pedro Sánchez. En octubre de 2022 dijo en la Asamblea de Madrid “el gobierno [peronista argentino] primero crea la pobreza, para luego crear dependencia del Estado. Es populismo fiscal. Le quitan el dinero a la gente para luego, como hacen los peronistas, repartirlo en pagas, ayudas, subsidios...".

El Partido Popular recibió las felicitaciones del partido Propuesta Republicana (PRO) el 28 de mayo al ganar las elecciones municipales y autonómicas. Patricia Bullrich,  que se reunió en noviembre de 2022 con Alberto Núñez Feijóo en Buenos Aires, se aprestaba a viajar a España para reunirse con el gallego la última semana de julio, pero a la vista de los resultados, canceló su visita.

Díaz Ayuso dijo el lunes 23 de octubre, tras las elecciones, que  “nada sería más deseable que un cambio en Argentina” y expresó su esperanza: “queda una segunda vuelta”.

Sánchez, al presentar el acuerdo de coalición del PSOE con Sumar, dijo: “Ayer escuchaba decir a una dirigente del PP que apoya al candidato ultraderechista en Argentina”.

Díaz Ayuso replicó: “Dice Sanchez que ayer escuchó a una dirigente del PP “apoyar al ultraderechista Milei”. Y le respondo que he sido yo, y defiendo que Argentina tenga un cambio para no llevarnos a más pobreza a ambos países. Pero yo de Milei no he hablado una palabra”.

Sánchez no pronunció el nombre de Milei, pero a Díaz Ayuso le venía bien ponerlo en su boca.

Pero vayamos a lo esencial. Se han escrito libros sobre Patricia Bullrich. Sostienen que ha formado parte de la organización terrorista Montoneros y participó en acciones armadas. En una entrevista de julio pasado explicó: “Fui de la Juventud Peronista, que reivindicaba a Montoneros, pero no reivindico a la generación diezmada”, en referencia a la represión de la dictadura argentina.

Ahora, Díaz Ayuso y Feijóo, que abominan, “por principio”, de los acuerdos parlamentarios entre el PSOE y EH-Bildu en España, respaldan el cambio que representarían en la segunda vuelta de las elecciones argentinas la victoria del partido La Libertad Avanza (LLA) de Milei y de su candidata a vicepresidencia Victoria Villaruel -que relativiza y justifica el terrorismo de Estado de los militares argentinos-, para los que Patricia Bullrich, de PRO, que procede del llamado “peronismo revolucionario”, va a pedir el voto tras acordar su entrada en el futuro gobierno, caso de ganar.