Tensión política

La justicia argentina condena a seis años de prisión a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner

La vicepresidenta ha sido acusada de corrupción en la gestión de la obra pública durante sus gobiernos

Cristina Fernández, vicepresidenta de Argentina, durante una entrevista.

Cristina Fernández, vicepresidenta de Argentina, durante una entrevista. / TÉLAM

4
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

"Esto es el sistema que funciona bajo la falsa denominación de sistema judicial: es una mafia", dijo la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner después de que el Tribunal Oral Federal número 2 la condenara a seis años de prisión por ser "autora penalmente responsable" del delito de "administración fraudulenta" en perjuicio del Estado. Los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso han decretado también su "inhabilitación perpetua" para ejercer cargos públicos como parte de la causa por corrupción en la gestión de la obra pública en la provincia patagónica de Santa Cruz durante sus Gobiernos (2007-15). Los fundamentos de la sentencia -impugnada por la defensa de la vicepresidenta por falta de pruebas- se conocerán en marzo. Nunca antes en la historia de este país había sido condenada una autoridad ejecutiva en autoridad. Fernández de Kichner no será arrestada ni cumplirá la condena porque todavía deben intervenir instancias judiciales. A su criterio, el juicio en su contra busca disciplinar especialmente al peronismo. A partir del dictamen, se cierra la posibilidad de que ella compita en los próximos comicios. "No seré candidata. Me iré a mi casa en 2023. Me quieren presa o muerta".

"Hace tres años dijimos que la condena estaba escrita. No es que fuéramos adivinos. Si una causa en la que el juez (Julián Ercolini) se había declarado incompetente y luego de ocho años, Mauricio Macri la resucita por arte de magia y las trae de nuevo el mismo juez, pese a la cosa juzgada, está claro que la idea era hacer lo que hicieron", aseguró la vicepresidenta. Y añadió: "esta condena, compatriotas, tiene su origen en un sistema que, había dicho ingenuamente, es del Partido Judicial. Pero es en rigor un Estado paralelo y una mafia judicial. Un sistema que decide sobre la vida, el patrimonio y la libertad de los argentinos".

El fiscal Diego Luciani había pedido 12 años de cárcel contra Fernández de Kirchner. El fallo se conoció a dos meses y medio del atentado en su contra, cuya dilucidación todavía está lejos, y en medio de una enorme euforia por el mundial de Qatar. La unanimidad en favor del seleccionado que conduce Leo Messi se rompe al hablar de la principal referente del peronismo, el partido que Gobierna este país. Para la mayoría de los peronistas, el partido en el poder, ella es víctima de un intento de proscripción. "Ha sido condenada una persona inocente", aseguró el presidente, Alberto Fernández.

Celebración opositora

La oposición de derechas, no se demoró en festejar el dictamen.  "Será Justicia cuando CFK devuelva TODA la plata que robó y vaya presa por los delitos cometidos. Mientras, seguiremos atentos y sin bajar la guardia", sostuvo Patricia Bullrich, una emuladora de Jair Bolsonaro que aspira a representar al espacio conservador en las elecciones de octubre venidero. "Cambio de época", aseguró el alcalde capitalino, Horacio Rodríguez Larreta, otro aspirante presidencia por la derecha. "Fallo histórico", opinaron los diarios La Nación y Clarín.

Según la expresidenta, el sistema judicial argentino cumple el papel que desempeñaban los militares cuando daban golpes de Estado e implantaban dictaduras. "Nunca voy a ser mascota del poder. Conmigo no. No lo seré aunque me den 20 años (de cárcel)", señaló no obstante. Buena parte de su intervención en las redes sociales buscó arrojar luz a las relaciones entre los tribunales y los principales medios de comunicación.

Noticias relacionadas

Antes de que se conocieran las conclusiones del tribunal, la vicepresidenta le concedió una entrevista al diario Folha de San Pablo en la que equiparó su situación procesal con la que vivió Luiz Inacio Lula da Silva, quien estuvo casi 600 días en una prisión como consecuencia de un juicio que finalmente fue anulado. La situación carcelaria de Lula comenzó a ser revisada en parte después que se conociera en Brasil unas conversaciones en Telegram entre Sérgio Moro, el juez que lo había condenado, y el fiscal que había llevado adelante la acusación Deltan Dallagnol. Ambos pactaban acciones conjuntas reñidas con el funcionamiento del sistema judicial.

Fernández de Kirchner proclama su inocencia y dice que la justicia juega el papel que décadas atrás tenían los militares golpistas

Espionaje informático

En vísperas de la divulgación, Telegram ha quedado envuelto en un escándalo en Argentina, por razones análogas a las de Brasil. Dos medios de prensa han filtrado mensajes entre jueces, políticos opositores y empresarios del diario Clarín. Ellos discuten en ese sistema de chats cómo divulgar una versión falsa con la que salir al paso a una denuncia por dádivas. Entre los denunciados se encuentra el juez Ercolini, quien estuvo a cargo de parte de la investigación que terminó en condena de Fernández de Kirchner. "Este es el sistema de lo que hablo. El presidente (Alberto Fernández) hizo mención a algo que tomó estado público", dijo la vicepresidenta. "Lastima la democracia ver la promiscuidad antirepublicana con la que se mueven algunos empresarios, algunos jueces, algunos fiscales y algunos funcionarios", dijo el lunes el mandatario.