Luto en el Reino Unido

La cola para acceder a la capilla ardiente de Isabel II se alarga ya 7 kilómetros

  • La capilla ardiente abrió el miércoles por la tarde y no cerrará hasta el lunes a primera hora --las 6.30, una hora más en la España peninsular--. Ese mismo día tendrá lugar el funeral de Estado en memoria de Isabel II, en presencia de cientos de dirigentes internacionales

3
Se lee en minutos
El Periódico

La cola para que los ciudadanos puedan despedirse en el Palacio de Westminster de su difunta reina, Isabel II, rondaba ya este mediodía los 7 kilómetros de distancia, después de que este jueves por la mañana se hayan unido miles de personas más a la fila.

El Gobierno británico ofrece información en tiempo real de cómo avanza la fila y hasta dónde llega, para dar idea de dónde tienen que colocarse quienes quieran incorporarse e intenta entrar a la capilla ardiente.

Sin incidentes

La cola avanza sin incidentes, según las autoridades, ayudadas en esta ocasión por cientos de voluntarios situados en distintas partes del recorrido. Los diputados, sin embargo, pueden entrar directamente en la sede del Parlamento acompañados de hasta cuatro diputados y este jueves se ha visto ante el féretro a la ex primera ministra Theresa May.

La capilla ardiente abrió el miércoles por la tarde y no cerrará hasta el lunes a primera hora --las 6.30, una hora más en la España peninsular--. Ese mismo día tendrá lugar el funeral de Estado en memoria de Isabel II, en presencia de cientos de dirigentes internacionales.

Visitas oficiales

La reina Isabel II será enterrada el próximo día 19 junto a la tumba de su marido, el duque de Edimburgo, en la capilla Rey Jorge VI, en el castillo de Windsor, en una ceremonia privada, informó el palacio de Buckingham.

Esta ceremonia tendrá lugar a las 19.30 hora local (18.30 GMT), después de la celebración en Londres del funeral de Estado, que tendrá lugar en la Abadía de Westminster, próxima al Parlamento, y al que asistirán numerosos jefes de Estado o Gobierno y representantes de casas reales. Según algunos detalles del funeral divulgados hoy, al término del servicio religioso habrá en todo el país dos minutos de silencio tras lo cual se entonará el himno nacional "Dios salve al Rey".

El lunes, los invitados al funeral -entre ellos los reyes de España, Felipe VI y Letizia; el presidente de EEUU, Joe Biden, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron- empezarán a llegar a partir de las 08.00 hora local (07.00 GMT) a la abadía, de cara al comienzo de la misa a las 11.00 hora local (10.00 GMT), a la que asistirán unas 2.000 personas. Será uno de los mayores eventos que reunirá a miembros de casas reales de todo el mundo y de políticos que organiza el Reino Unido en décadas. Las invitaciones se enviaron el pasado fin de semana y se espera que unos 500 jefes de Estado y dignatarios extranjeros acudan a decir adiós a la soberana. Desde el Reino Unido se ha pedido a la mayoría de líderes que se desplacen en vuelos comerciales para evitar bloquear los aeropuertos de Londres y a su llegada a la capital serán transportados en autobuses.

Por contra, no han sido invitados representantes de Siria, Venezuela y Afganistán, según la BBC, ni tampoco Rusia, Bielorrusia y Birmania mientras que Corea del Norte y Nicaragua podrán solo enviar embajadores. No obstante, el palacio no divulgará la lista completa de los invitados a esta ceremonia religiosa el próximo lunes.

Cortejo fúnebre

Una cureña de la Marina Real (Royal Navy), de 123 años de antigüedad y tirada por 98 marineros, llevará el féretro de Isabel II desde el Salón de Westminster, donde está ahora instalada la capilla ardiente en el Parlamento británico, hasta la Abadía de Westminster para el funeral de Estado.

Desde el Parlamento, el rey Carlos III y otros miembros de la familia real caminarán detrás del cortejo fúnebre. En la procesión irán gaiteros de regimientos escoceses e irlandeses, así como músicos de la Real Fuerza Aérea (RAF).

Noticias relacionadas

Al término del funeral, el rey y otros miembros de la familia real caminarán detrás del féretro de la reina hasta el Arco de Wellington, en el centro de Londres, desde donde será llevado hasta el castillo de Windsor, la que fuera residencia de fin de semana de la soberana y donde se instaló en el último año.

Carlos III y sus hermanos, Ana, Andrés y Eduardo, harán este viernes en la capilla ardiente la "vigilia de los príncipes", la tradición de velar el ataúd, como lo hicieron el lunes en la catedral de St. Giles en Edimburgo.