Consejo Europeo

La Unión Europea abraza a Ucrania pero da largas a los Balcanes occidentales

  • Los Veintisiete siguen sin ponerse de acuerdo sobre el inicio de negociaciones de adhesión con Macedonia del norte y Albania por el veto de Bulgaria

  • Los líderes europeos califican de momento "histórico" la decisión de conceder el estatus de candidato a la Unión Europea a Ucrania y Moldavia

Von der Leyen vestida con los colores de la bandera de Ucrania.

Von der Leyen vestida con los colores de la bandera de Ucrania. / AFP

5
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

“No estamos donde deberíamos estar con los Balcanes occidentales. Estoy muy decepcionado por cómo se han hecho las cosas, con un solo país -en alusión a Bulgaria- bloqueando todo el proceso. Las cosas no van bien”. El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, no se ha andado por las ramas durante la cumbre entre los líderes de la Unión Europea y los países de los Balcanes occidentales, previa a un Consejo Europeo que ha confirmado el estatus de candidato a la UE de Ucrania y Moldavia (y Georgia una vez cumpla los requisitos exigidos por Bruselas). Una decisión más que “simbólica” que envía una señal contundente al Kremlin: el futuro de estos países no está bajo la influencia de Rusia sino en la UE.

"Es un acuerdo histórico, una decisión histórica”, ha celebrado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel en rueda de prensa tras la decisión. "Es un momento decisivo y un buen día para Europa", se ha sumado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. "Una vez que, por buenas razones, la OTAN dijo no a la adhesión de Ucrania a la OTAN, hubiéramos cometido un error político y dejado un vacío si no hubiéramos tendido la mano a Ucrania y Moldavia (…) No podíamos dejar un vacío estratégico y geopolítico. Es el sentido de esta perspectiva europea y reconocimiento del estatus de candidato", ha añadido el presidente de Francia, Emmanuel Macron, sobre una decisión acelerada por la guerra de Rusia.

El espaldarazo a Chisinau y Kiev, en un tiempo récord para los estándares habituales, llega tan solo cuatro meses después de que el ucraniano, Volodimir Zelenski, presentara la petición -al cuarto día de la invasión de Rusia- y el mismo día en que los Veintisiete se han comprometido a revitalizar el proceso de ampliación. Una promesa que, de momento, no se traduce en avances concretos. Es más, los seis países de los Balcanes occidentales se han marchado de Bruselas decepcionados y con las manos vacías tras una reunión de cuatro horas tensa y difícil, con muchos reproches, con enfrentamiento incluido entre Macron y su homólogo serbio, Alexander Vucic, según fuentes diplomáticas. Un tira y afloja que ha continuado durante una bilateral de dos horas y que ha llevado a los líderes europeos a empezar el Consejo Europeo con una reflexión sobre los Balcanes y no Ucrania. Según Michel, se han comprometido a resolver las disputas entre Macedonia del norte y Bulgaria y a acelerar el proceso con Bosnia y Hercegovina.

"No ha habido resultados concretos pero ha sido una buena discusión y jamas lo subestimaré. Pero si me preguntan si Macedonia del norte y Albania han logrado una fecha (para iniciar negociaciones de adhesión), no lo han conseguido. Si Prístina (Kosovo) ha logrado la liberalización de visados, no lo ha logrado. Si Bosnia y Hercegovina ha logrado el estatus de candidato, tampoco”, ha resumido con resignación Vucic, cuyo país es el único de los Balcanes que se ha negado a aplicar las sanciones europeas contra Rusia por la guerra en Ucrania y que algunos colegas acusan de jugar a dos bandas con Bruselas y Moscú. 

Prioridad desde 2003

Fue en la cumbre de Salónica (Grecia) cuando la UE prometió la “perspectiva europea” a estos países. Veinte años después los avances han sido escasos. De los seis países -sin contar a Turquía cuyas posibilidades de adhesión se han hundido- solo dos, Serbia y Montenegro, han empezado a negociar con la Comisión Europea alguno de los 33 capítulos de los que consta el proceso pero con extremada lentitud. Macedonia del norte, que tuvo que cambiar el nombre del país para superar las reticencias iniciales de Grecia, y Albania obtuvieron el estatus de candidato en 2005 y 2014 respectivamente, pero siguen chocando 17 y 8 años después contra el muro de Bulgaria. 

“Es una vergüenza que un país de la OTAN, Bulgaria, secuestre a otros dos países de la OTAN, Albania y Macedonia del norte, en medio de una guerra caliente en el patio trasero de la UE y con otros 26 países sentados en un aterrador espectáculo de impotencia”, ha afeado el albanés, Edi Rama, que no ha escatimado en reproches a los Veintisiete por el espíritu de un proceso de ampliación que considera “retorcido”, que les mantiene rehén de los enfrentamientos bilaterales. El intento hasta ahora de la presidencia rotatoria de la UE, que ocupa Francia, de desbloquear la situación ha caído en saco roto y no ha ayudado la moción de censura perdida por el Gobierno de Kiril Petkov, aunque fuentes diplomáticas mantienen la esperanza y consideran viable que Bulgaria levante su veto aunque no esta semana.

Decisión geopolítica

Noticias relacionadas

"Las próximas horas y días serán importantes para ver si podemos encontrar un acuerdo entre Macedonia del norte y Bulgaria”, ha explicado Macron. Este largo capítulo demuestra a ojos de Borrell, “que la unanimidad es un gran problema para tomar decisiones así que tenemos que pensar como tomamos decisiones en la UE porque no podemos continuar con un solo país bloquee meses y meses”, ha avisado. Y lo mismo ocurre con el visto bueno a la liberalización de visados a Kosovo, que al igual que Bosnia y Hercegovina tiene el estatus de candidato potencial a la UE. “Kosovo ha cumplido todos los criterios en cuanto a la liberalización de visados hace 4 años. Ahora son los Estados miembros los que tienen que apoyar este proceso porque es una injusticia para la gente de Kosovo”, ha recordado la presidenta Vjosa Osman que ha cerrado filas con la concesión del estatus de candidato a Ucrania y Moldavia.

“No veo ningún daño hacia los Balcanes occidentales si Ucrania y Moldavia avanzan. Al contrario creo que abriéndoles la puerta la UE da un mensaje de que esta es una decisión geopolítica. Espero que al mismo tiempo que Ucrania y Moldavia avanzan, la UE entienda que nosotros también nos merecemos avanzar porque si la UE no da una señal unificada y clara sobre los Balcanes occidentales habrá otros actores malignos que utilicen ese espacio”, ha avisado. También el primer ministro albanés ha recibido con optimismo la concesión exprés del estatus de candidato a Ucrania, aunque por propia experiencia son conscientes de que el trayecto puede ser largo. “Es bueno darles el estatus de candidatos pero espero que los ucranianos no se hagan muchas ilusiones con ello”, ha valorado Rama que ha definido el día de “histórico” pero en el sentido negativo para los Balcanes occidentales.