Elecciones legislativas francesas

La violencia policial sacude la campaña de las legislativas en Francia

  • Tras los incidentes en la final de la Champions, las fuerzas de seguridad vuelven a recibir críticas por la muerte de una joven en un control policial

  • El socioecologista Mélenchon genera polémica al denunciar que “la policía mata”

La violencia policial sacude la campaña de las legislativas en Francia
4
Se lee en minutos
Enric Bonet

El uso abusivo de la fuerza policial. Este tema habitual de controversia en Francia ha sacudido la campaña de las elecciones legislativas del 12 y 19 de junio. Tras el bochorno en la final de la Liga de Campeones —partido que empezó con retraso, aficionados gaseados por la policía y también robos perpetrados por parte de delincuentes—, las fuerzas de seguridad vuelven a estar en el centro de la polémica tras un suceso trágico ocurrido el sábado en París: una joven de 21 años murió víctima de una bala en la cabeza después de que los agentes dispararan nueve veces contra su vehículo, cuyo conductor se resistió a un control policial. Es la cuarta muerte en las mismas circunstancias en los últimos meses.

Desde la revuelta de los chalecos amarillos a finales de 2018, sofocada por una mano dura policial inédita en décadas en Francia (1 persona murió, cerca de 30 manifestantes perdieron un ojo y 5 se quedaron sin una mano), el mantenimiento del orden divide a la sociedad gala. Los habitantes de la “banlieue”, los militantes de movimientos sociales y las nuevas generaciones suelen mostrarse especialmente críticas con la policía, mientras que las clases acomodadas se declaran incondicionales de las fuerzas de seguridad ante un supuesto aumento de la delincuencia, desmentido por los datos oficiales. 

Mélenchon acusa a la policía de “matar”

Este clivaje ha irrumpido en el nuevo duelo entre el centro-derecha del presidente Emmanuel Macron, cuyo principal puntal es un electorado añejo y conservador, y el nuevo frente unitario de la izquierda liderado por Jean-Luc Mélenchon, conocido por sus malas relaciones con los sindicatos policiales. El mismo dirigente de la Francia Insumisa (socios de Podemos en Francia) asumió este martes haber querido generar polémica para introducir en el debate “el uso desproporcionado de la violencia” policial. 

“Todavía un abuso de poder inaceptable. Aplicar la pena de muerte por un delito de desobediencia a la autoridad”, tuiteó el sábado Mélenchon, después de que se conociera la muerte de la joven de 21 años que viajaba como copiloto en un vehículo cuyo conductor (con antecedentes penales y que conducía borracho y sin carnet de conducir) se encuentra gravemente herido tras haber intentado escapar a un control policial. Después de que este deceso trágico suscitara más bien indiferencia en el debate público, el dirigente de la Nueva Unión Popular denunció el lunes en Twitter: “La policía mata”.

Con esta afirmación, Mélenchon agitó la apática campaña de las legislativas, en que Macron puede perder la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional. Pero también se ganó una oleada de críticas por parte de sus rivales. “Me parece muy impactante la forma en que Mélenchon ataca sistemáticamente a la policía con comentarios totalmente escandalosos”, criticó la primera ministra Élisabeth Borne, en una entrevista radiofónica en France Bleu. “Siempre está del lado de los matones, de los delincuentes, nunca está del lado de las fuerzas del orden”, aseguró la ultraderechista Marine Le Pen, prácticamente desaparecida del ring político, después de que el líder insumiso le arrebatara el liderazgo de la oposición.

“En contra del uso desproporcionado de la violencia” policial

Nunca he sido antipolicía. Estoy en contra de la utilización desproporcionada de la violencia”, tuiteó este martes Mélenchon, junto a un extracto de una entrevista en la emisora de radio France Inter. “Quiero que paremos esta escalada, que no nos convirtamos en Estados Unidos”, dijo en la matinal radiofónica con una mayor audiencia en Francia. El dirigente insumiso lanzó este polémico debate en un momento en que la policía está en entredicho. Además de los incidentes en el Stade de France, agentes también utilizaron gases lacrimógenos el sábado por la noche para dispersar a un grupo de personas que buscaba subir a autobuses de remplazo en una estación de tren de París.

Noticias relacionadas

En los últimos meses, la policía protagonizó cuatro homicidios en respuesta a delitos de desobediencia a la autoridad. Durante la noche del 24 de abril, dos jóvenes ya habían perdido la vida por los disparos con un fusil de asalto de un agente después de que intentaran evadirse de un control policial. El agente implicado está imputado por “homicidio involuntario”, algo poco habitual en Francia. En el caso de la muerte de la joven de 21 años, la Justicia no imputó, de momento, a los tres agentes que dispararon, aunque abrió una investigación.

A principios de 2017, en plena oleada de atentados yihadistas, el Parlamento francés aprobó una ley que ampliaba el abanico de circunstancias en que los agentes pueden disparar. Desde entonces, aumentaron en un 50% las veces en que las fuerzas de seguridad recurrieron a las armas de fuegos, según datos de la Inspección General. Un uso de la fuerza cada vez más habitual que aumentó las polémicas por este tipo de situaciones. La Francia que critica “a una policía que mata” ante aquella que apoya a “una policía que se defiende”. Esta fractura social también se traducirá el 12 y 19 de junio en las urnas.