Tragedia en Uvalde

Arrecian las críticas a la policía de Texas por la respuesta "tardía" en el tiroteo

  • Los agente abatieron al asesino entre 40 y 60 minutos después del primer intento de intervención

  • "Voy a entrar. Son solo niños", dijo una madre en un vídeo compartido en Facebook ante la supuesta inacción de los agentes

Familiares afligidos tras la matanzas en Tejas.

Familiares afligidos tras la matanzas en Tejas.

4
Se lee en minutos
El Periódico

La conmoción causada por el asesinado, el pasado martes, de 19 niños y dos profesoras en una escuela de primaria de Uvalde (Texas) a manos de Salvador Ramos, un joven de 18 años, ha derivado este jueves en rabia e indignación por la supuesta lenta actuación de la policía. Según el relato de las autoridades, los primeros agentes de policía que llegaron al lugar trataron de entrar en el edificio, pero recibieron disparos, por lo que optaron por permanecer en el exterior hasta la llegada de una unidad táctica de la Patrulla Fronteriza, que fue la que finalmente se abrió paso y se enfrentó a Ramos.

"Había al menos 40 agentes de la ley armados hasta los dientes, pero no hicieron nada hasta que fue demasiado tarde", dijo Jacinto Cazares, cuya hija Jacklyn falleció en el ataque, a ABC News el miércoles por la noche, uniéndose al coro de padres que dijeron que instaron a la policía a actuar con más diligencia ante el peor tiroteo en una escuela de Estados Unidos en una década.

Los momentos que transcurrieron entre la llegada de los primeros agentes y la intervención de la unidad táctica fueron de gran tensión. Decenas de padres se acercaban aterrorizados y nerviosos a la línea formada por los agentes de seguridad para implorarles que actuaran de inmediato. En un vídeo publicado en Facebook por un hombre llamado Ángel Ledezma, se puede ver a los progenitores atravesando la cinta policial amarilla y exhortando a los policías a que entrasen en el edificio. "Ya ha pasado una hora y todavía no pueden sacar a todos los niños", dice Ledezma en la grabación. "Sabes que hay niños, ¿verdad? Son niños pequeños, no saben defenderse", grita el hombre.

"¡Entren ahí!"

“¡Entren ahí! Entren ahí!”, se escucha como chillan a los agentes varias mujeres poco después de que comenzara el ataque. Más adelante, en el vídeo de Facebook, el hombre que lo graba dice que los niños "están todos dentro y los policías no hacen más que quedarse fuera". Se escucha también a una mujer que asegura que su hijo está dentro de la escuela instando a la policía a disparar al atacante si pueden: "Son niños", grita. "Voy a entrar, voy a entrar".

Instantes después, el mismo vídeo muestra a los familiares en las inmediaciones discutiendo con un agente que les grita que crucen al otro lado de la calle y, al menos en un caso, parece empujar a la fuerza a un hombre adulto para que se aleje del colegio. Los momentos de tensión fueron interminables hasta que finalmente la patrulla táctica llegó.

60 minutos más tarde

El director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steven McCraw, explicó en una rueda de prensa el miércoles que Ramos murió entre 40 y 60 minutos después de que los agentes se enfrentaran a él por primera vez, pero no quiso ser más preciso. El jefe de la patrulla táctica, Raúl Ortiz, aseguró repetidamente que los agentes de su agencia que llegaron a la escuela no dudaron. Dijo que se movieron rápidamente para entrar en el edificio, alineándose tras un agente que sostenía un escudo. "Lo que queríamos era asegurarnos de actuar con rapidez, actuar rápidamente, y eso es exactamente lo que hicieron esos agentes", dijo Ortiz a 'Fox News'.

Pero un funcionario de las fuerzas del orden detalló que, una vez en el edificio, los agentes de la Patrulla Fronteriza tuvieron problemas para forzar la puerta del aula y tuvieron que conseguir que un miembro del personal abriera la sala con una llave. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a comentar públicamente sobre la investigación.

"Trastornado"

En medio de este panorama, la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) ha descartado cancelar su conferencia de este fin de semana en Houston, en el mismo estado de Texas, y ha calificado la tragedia en la escuela primaria de Uvalde como la obra de un "criminal solitario y trastornado".

Noticias relacionadas

"Cuando nos reunamos en Houston, reflexionaremos sobre estos eventos, rezaremos por las víctimas, reconoceremos a nuestros patriotas y nos comprometeremos a redoblar nuestro compromiso para hacer que nuestras escuelas sean seguras", ha dicho la NRA en un comunicado. El argumento de la NRA apelando a la salud mental del tirador es el mismo que han estado esgrimiendo los republicanos para menoscabar el fácil acceso a las armas, desde el mismo gobernador de Texas, Greg Abbott, hasta el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell. El expresidente Donald Trump será uno de los participantes este viernes en la conferencia.

La celebración de esta nueva reunión del poderoso lobby armamentístico de Estados Unidos tendrá lugar a menos de 450 kilómetros de donde el joven de 18 años irrumpió con un rifle de asalto AR-15 comprado legalmente y asesinó a 19 niños y dos de sus maestras.