La pobreza y el hambre lanzan a las calles a miles de argentinos enfurecidos

  • Una nueva marcha nacional contra la pobreza y el hambre llega hasta la sede de Gobierno en momentos de profunda crisis económica

  • La inflación, que podría llegar al 70% anual, carcome buena parte de las ayudas sociales y los salarios de los trabajadores

Marcha hacia Plaza de Mayo, en Buenos Aires.

Marcha hacia Plaza de Mayo, en Buenos Aires. / Luis ROBAYO / AFP

3
Se lee en minutos
Abel Gilbert
Abel Gilbert

Corresponsal en Buenos Aires

Especialista en se ha especializado en temas políticos relacionados con la región pero también ha abordado cuestiones culturales y deportivas

Escribe desde se encuentra en la ciudad de Buenos Aires

ver +

Después de atravesar distintos puntos del territorio argentino durante dos días, una multitudinaria marcha "por el trabajo, el salario, contra el hambre y la pobreza" llegó a la ciudad de Buenos Aires y colmó la Plaza de Mayo, frente a la sede del Gobierno. La manifestación puso en escena otra vez la trama de la desigualdad en un país que se ha transfigurado dolorosamente. Argentina es uno de los principales exportadores de carne y el primero a nivel mundial de harina, aceite de soja y aceite. Ocupa un lugar relevante en la venta global de peras, granos de soja, aceite de girasol, gambas y langostinos. Gran parte de las grandes fortunas, algunas de ellas gravitantes en estos rubros, han obtenido importantes beneficios durante los dos primeros caños de pandemia y mejoran su situación debido a la crisis internacional derivada de la invasión rusa a Ucrania. Lo que también crece es la intemperie social. Según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), casi un 40% de los argentinos son pobres y todo podría empeorar a fin de año. Más de 4,5 millones de niños y adolescentes de entre 0 y 17 años se encuentran en una situación de inseguridad alimentaria.

La Marcha Federal ha sido convocada por movimientos sociales ligados a la izquierda. Los que responden al peronismo, el partido de Gobierno, desde 2019, se han abstenido de protestar, pero no se pudieron desentenderse de lo que sucedió en las calles. "Me da vergüenza tener un 40% de pobres, pero el Gobierno trabaja día a día pensando en las mujeres y hombres de a pie. Debemos comprender que estamos atravesando una crisis mundial", se justificó Fernando Navarro, dirigente del Movimiento Evita.

La pobreza es un lastre de larga data en un país que supo ser más igualitario. El presidente Alberto Fernández responsabiliza de los problemas del presente a su antecesor Mauricio Macri , quien contrajo una deuda de 45.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y a la pandemia. Si no se agravan es porque el Gobierno decidió incrementar el salario mínimo a unos 350 dólares. La medida mejorará levemente los bolsillos de dos millones de trabajadores.  A la vez, Fernández dispuso que suba la suma de la Tarjeta Alimentar y otras ayudas sociales de hasta 150 dólares, que alcanzan unos 10 millones de personas. Sin esos programas, sostiene el Observatorio Social, la pobreza en los menores de 19 años sería del 66%.

La inflación que todo empeora

Once millones de argentinos almuerzan y meriendan en comedores comunitarios apoyados por el Estado. Una de las razones de la manifestación que comenzó el pasado martes se relaciona con las crecientes dificultades que tienen esos merenderos para abastecerse como consecuencia de una inflación que este año puede ser del 70%. Argentina crecería un 4% en 2022. Según cifras oficiales, el paro es del 7%. Pero la estadística es engañosa: crece el empleo informal que, comparte, con la mayoría de los trabajadores registrados una misma limitación: no les alcanza el dinero por el encarecimiento de los productos.

Controversia en el Gobierno

Noticias relacionadas

El acuerdo con el FMI ha ensanchado las diferencias entre Alberto Fernández y su vicepresidenta, Cristina Kirchner. El choque tiene que ver, entre otras cosas, con el peso del ajuste en los sectores menos desfavorecidos. "No le estamos haciendo honor a tanta confianza de la gente", dijo ella días atrás. A su criterio, la política económica condena al peronismo a una severa derrota electoral en las presidenciales octubre de 2023.