Tres de cada cuatro casos

Las autoridades sanitarias británicas investigan un vínculo entre la hepatitis infantil y los perros

La Agencia de Seguridad Sanitaria afirma que podría ser una coincidencia porque la propiedad de esta mascota es común en el Reino Unido

Las autoridades sanitarias británicas investigan un vínculo entre la hepatitis infantil y los perros
1
Se lee en minutos
El Periódico

La Agencia de Seguridad Sanitaria (UKHSA, por sus siglas en inglés) está investigando si existe un vínculo entre la hepatitis infantil y los perros. Hasta el pasado 3 de mayo, última fecha con los datos actualizados, 163 niños y niñas, la mayoría menores de 5 años, habían desarrollado la enfermedad, de los cuales 11 han recibido un trasplante de hígado.

Según la Agencia, los datos han mostrado que hay "un número relativamente alto de familias propietarias de perros u otras exposiciones a perros", entre los menores afectados, en total, tres cuartas partes de ellos.

Ahora la UKHSA afirma que se está explorando la importancia de la posible relación con el animal, pero que podría ser una coincidencia porque la propiedad de esta mascota es común en el Reino Unido. Varios expertos consideran que son necesarios más estudios, ya que la mayoría de familias inglesas conviven con perros.

En España también se ha detectado varios casos de hepatitis infantil que afecta a menores de 10 años y sobre la cual la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado la voz de alarma, después de que en Inglaterra se hayan detectado bastantes casos, la mayoría de niños entre 2 y 5 años. 

En más de 20 países

Las autoridades sanitarias británicas consideran que cada vez existen más indicios que relacionan los nuevos casos de hepatitis infantil aguda registrados en Europa con la infección por adenovirus.

En una actualización de su evaluación periódica, la UKHSA afirma que el patógeno más común detectado en 40 de 53 casos investigados (un 75%) es el adenovirus, una familia de virus bastante común y contagiosa que sobre todo provoca conjuntivitis e infecciones respiratorias, a pesar de estar investigando la posible relación con perros.

Noticias relacionadas

El cuadro clínico en los casos identificados es el de una hepatitis aguda grave con transaminasas marcadamente elevadas, que a menudo se presenta con ictericia (coloración amarilla en la piel, membranas mucosas u ojos), a veces precedida por síntomas gastrointestinales que incluyen vómitos como característica prominente, en niños de hasta 16 años de edad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido notificada de casi 300 casos de hepatitis infantil aguda de origen desconocido, y los países afectados son ya una veintena, incluidos Japón, Estados Unidos, Canadá, e Israel, pero la mayor parte de los casos se reportaron en Europa.