Batacazo del centroizquierda en Francia

La debacle socialista deja antepenúltima a Anne Hidalgo

  • La alcaldesa de París solo obtiene el 2% de los votos

  • Es el peor resultado en la historia del Partido Socialista francés

Anne Hidalgo.

Anne Hidalgo. / AFP / THOMAS SAMSON

2
Se lee en minutos
Enric Bonet

Batacazo histórico de Anne Hidalgo. Los dirigentes del Partido Socialista (PS) francés venían curados de espanto ante las pésimas intenciones de voto que les daban los sondeos. Pero aún deben pellizcarse la piel para aceptar la realidad de sus pésimos resultados este domingo en la primera vuelta de las presidenciales en Francia. La alcaldesa de París solo obtuvo el 2% de los votos y quedó antepenúltima entre los doce aspirantes al Elíseo, según las estimaciones de los resultados (muy exactas). Su campaña errática y la mala reputación en Francia de los socialistas, sumada al efecto de voto útil del electorado progresista a favor de Jean-Luc Mélenchon (tercero) y de Emmanuel Macron (primero), hundieron a esta dirigente con raíces españolas

“Sé cuántos de vosotros estáis decepcionados esta noche y vamos a hacer todos los balances objetivos”, aseguró la socialista delante de sus simpatizantes, concentrados en un local en el sur de París. “Para que Francia no se hunda en el odio de todos contra todos, os pido con gravedad que votéis contra la ultraderecha de Marine Le Pen utilizando una papeleta de Emmanuel Macron”, añadió la alcaldesa, siendo la primera de numerosos candidatos en pedir un cordón sanitario contra la ultraderecha lepenista. 

Advertidos por los sondeos, los militantes socialistas recibieron con resignación el anuncio de la debacle. No solo se trata de un peor resultado que el 6% obtenido por el socialista Benoît Hamon en 2017, sino que nunca antes en su historia el partido de la rosa había caído tan bajo en unas presidenciales. Además, supone toda una advertencia de la derrota que pueden sufrir en las próximas elecciones legislativas, previstas para junio. Actualmente, los socialistas disponen de 28 diputados de un total de 577 en la Asamblea Nacional. 

La pinza entre Macron y Mélenchon

La dirección socialista, cuando designó a la alcaldesa parisina como candidata, confiaba en que había encontrado el buen perfil de presidenciable. Nacida en San Fernando (Cádiz), Hidalgo, de 62 años, logró en junio de 2020 una cómoda reelección al frente del Ayuntamiento de la capital, con cerca del 50% de los votos. Disponía de un buen balance en materia de ecología y de un programa mucho más de izquierdas que el del moderado François Hollande, cuyo decepcionante mandato (entre 2012 y 2017) continúa lastrando al partido de la rosa.

Noticias relacionadas

Las expectativas de los socialistas de tener un rol preponderante en estas presidenciales se vieron rápidamente frustradas por la errática campaña de Hidalgo. Aunque la excesiva fragmentación resulta un lastre para la gauche, su propuesta de celebrar unas primarias con el conjunto de formaciones progresistas terminó siendo un disparo en el pie para la alcaldesa de París. El hecho de que pasara el último mes de campaña criticando la supuesta condescendencia de Mélenchon con Vladimir Putin no le ha aportado ningún resultado, más bien lo contrario. 

La puntilla final a esta debacle la dieron la sucesión de dirigentes socialista que pidieron el voto para el dirigente insumiso o para Macron. El electorado antaño del PS se ha dividido en dos bloques aparentemente opuestos, al menos a nivel programático. El hecho de recuperarlo resultará una tarea más que complicada.