Guerra de Ucrania

Bruselas propone un embargo del carbón ruso en su quinta ronda de sanciones contra Rusia

De momento, la Comisión Europea opta por salvar las importaciones de gas y petróleo aunque sí prohíbe el acceso de barcos rusos a los puertos europeos y limita el transporte por carretera

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el pasado jueves en Bruselas.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el pasado jueves en Bruselas. / OLIVIER HOSLET / EFE

4
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

La quinta ronda de sanciones contra Rusia, propuesta este martes por la Comisión Europea, no va tan lejos como a muchos países de la Unión Europea les hubiera gustado. De momento, no habrá embargo contra el gas y petróleo ruso pero la masacre de Bucha ha convencido a los dirigentes europeos de que es necesario empezar a golpear con fuerza al sector energético ruso, principal fuente de ingresos del Kremlin, y endurecer la respuesta europea. Esta decisión se traduce por ahora en un embargo de las importaciones de carbón procedentes de Rusia que suponen cada año unos 4.000 millones en ingresos al régimen de Vladimir Putin.

"Los cuatro paquetes de sanciones han golpeado duro y limitado la opciones políticas y economías del Kremlin. Vemos cambios tangibles pero en vista de los acontecimientos necesitamos aumentar más la presión", ha explicado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante una breve comparecencia con el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, aunque sin preguntas. "Todos hemos visto las espantosas imágenes de Bucha y otras zonas de las que han salido recientemente las tropas rusas. Estas atrocidades no pueden ni van a quedar sin respuesta", ha añadido la conservadora alemana.

Aunque ni el petróleo ni el gas ruso están en la nueva hornada de sanciones, el Ejecutivo comunitario trabaja ya en la posibilidad de sancionar también al petróleo y reflexiona sobre cómo castigar también gas ruso. Alemania y Austria han dejado claro que por el momento no consideran viable una suspensión de las importaciones de gas, por el impacto que tendría para sus respectivas economías cerrar el grifo a Rusia, aunque el ejecutivo comunitario ha confirmado que explora algunas alternativas que pasarían por la imposición de recargos o enviar los pagos del gas a cuentas bloqueadas. Actualmente, Rusia exporta a la UE el 40% del gas que consume, el 25% del petróleo y el 46,7% del carbón.

El nuevo paquete de sanciones, que este miércoles examinará los 27 embajadores permanentes de la UE con vistas a su aprobación, también incluye la “prohibición total” de sanciones de otros cuatro “bancos rusos claves" que representan el 23% de la cuota de mercado. Entre ellos figura el VTB, el segundo banco más importante, que al igual que el resto quedará aislado de los mercados lo que "debilitará todavía más el sistema financiero ruso", ha dicho la alemana. La nueva ronda también incluye la prohibición de los barcos rusos y los barcos de operadores con sede en Rusia de acceder a los puertos europeos aunque con algunas exenciones para productos agrícolas y alimentarios, ayuda humanitaria y energía. Adicionalmente, Bruselas propone limitar el transporte por carretera, tanto de operadores rusos como bielorrusos, una medida que "limitará drásticamente las opciones de la industria rusa de obtener bienes claves".

El listado de limitaciones también incluye nuevas prohibiciones de exportación, por valor de 10.000 millones, en áreas cruciales como el de los semiconductores, la maquinaria sensible y el equipamiento de transporte. De esta forma, esgrime la Comisión, la UE "degradará la base tecnológica rusa y la capacidad industrial". El paquete además sumas nuevos vetos de importaciones específicos, por valor de 5.500 millones de euros, para impedir el acceso de oligarcas a nuevos productos europeos.

Sanciones individuales

El castigo también incluye medidas para impedir que empresas rusas participen en procesos de contratación públicos en los Estados miembros y la exclusión de toda ayuda financiera, comunitaria o nacional a los organismos públicos rusos porque "la financiación europea no debe ir a Rusia de ninguna forma", ha recordado von der Leyen. Por último, Bruselas propone ampliar la lista de altos cargos, oligarcas y otras figuras cercanas a Putin afectados por las sanciones individuales y que les impiden acceder a territorio comunitario o a sus activos en la UE.

Noticias relacionadas

Aunque no ha mencionado nombres, Borrell ha explicado que añadirán el nombre de "docenas" de políticos, empresarios e individuos implicados en la maquinaria de propaganda del Kremlin así como nuevas entidades, desde los cuatro bancos hasta empresas militares o de transporte. Según la agencia Bloomberg, en la lista, que todavía debe ser aprobada por los Veintisiete lo mismo que la quinta ronda de sanciones, podrían colarse dos hijas de Putin. El jefe de la diplomacia europea también ha anunciado que ha designado "persona non grata" a un "número" de funcionarios de las misiones permanentes de la federación rusa ante la UE.

“Hoy en día, más de 40 países aplican sanciones como éstas. Adoptar una postura clara es crucial para todo el mundo. Una postura clara contra la guerra de Putin. Contra la masacre de civiles. Contra la violación de los principios fundamentales del orden mundial”, ha explicado von der Leyen junto a Borrell. Precisamente, ambos dirigentes europeos seguirán los pasos de la presidenta de la Eurocámara, Roberta Metsola, y se desplazarán esta misma semana a Kiev para entrevistarse en persona con el presidente ucraniano Vorodimir Zelenski.