Cumbre extraordinaria

Los líderes de la OTAN acuerdan activar los planes de defensa frente a ataques químicos y nucleares

La organización enviará equipamiento de protección a Ucrania y urgen a China a no proporcionar ayuda económica o militar a Rusia

Acuerda prorrogar un año el mandato de su secretario general, Jens Stoltenberg, por la guerra de Vladimir Putin

Empieza en Bruselas la cumbre extraordinaria de la OTAN. En la foto, Joe Biden, Emmanuel Macron y Boris Johnson, en la foto de familia del encuentro. / EFE / STEPHANIE LECOCQ / VÍDEO: ATLAS

5
Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

La Alianza Atlántica ha decidido activar este jueves sus planes de defensa frente a un posible ataque químico, biológico o nuclear por parte de Rusia y se ha comprometido a enviar equipamiento de protección también a Ucrania, desde aparatos de detección hasta equipos de protección, material médico y entrenamiento para la descontaminación y la gestión de crisis, para que pueda responder a un eventual ataque con urgencia en caso de necesidad. Es uno de los varios compromisos alcanzados por los jefes de Estado y de Gobierno de los países aliados durante una cumbre extraordinaria que ha acordado duplicar el número de batallones multinacionales desplegados en el flanco este, prorrogar un año más el mandato del secretario general, Jens Stoltenberg, y pedir a China que se abstenga de proporcionar ayuda económica o militar a Rusia que permita a Vladímir Putin mantener la guerra.

“Estamos preocupados porque vemos la retórica y vemos que Rusia está tratando de crear algún tipo de pretexto acusando a Ucrania, a los Estados Unidos y aliados de la OTAN de preparar el uso de armas químicas y biológicas. Hemos visto antes que esta forma de acusar a los demás es en realidad una manera de tratar de crear un pretexto para hacer lo mismo”, ha advertido Stoltenberg insistiendo en que si hay alguien que ha utilizado agentes químicos en el pasado es precisamente Rusia tanto en suelo europeo, en Salisbury - en referencia al envenenamiento de Serguéi y Yulia Skripal con un agente nervioso- como dando apoyo a Assad en Siria. “Utilizar armas químicas cambiaría totalmente la naturaleza del conflicto. Sería una violación flagrante del derecho internacional y tendría consecuencias amplias. Sería extremadamente peligroso”, ha constatado. No solo afectaría a la población ucraniana, la contaminación también se propagaría a los países vecinos de la OTAN.

Por eso, los 30 líderes aliados han acordado, en primer lugar, suministrar equipos para ayudar a Ucrania a protegerse contra las amenazas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares, a través de instrumentos de detección, equipos de protección y apoyo médico así como formación en descontaminación y gestión de crisis. Además, han encargado al comandante supremo, el general Walters, activar “los elementos de defensa química, biológica, radiológica y nuclear de la OTAN” y “los aliados están desplegando defensas químicas, biológicas y nucleares adicionales” así que “estamos tomando medidas tanto para apoyar a Ucrania como para defendernos nosotros mismos”, ha explicado.

Cuatro nuevos batallones

El encuentro también ha servido para confirmar el despliegue de cuatro nuevos batallones multinacionales en Hungría, Rumanía, Bulgaria y Eslovenia para reforzar el flanco este de la Alianza. Se sumarán a los ya disponibles en las tres repúblicas bálticas y Polonia elevando a ocho el número de grupos de combate listos para actuar desde el Báltico hasta el Mar Negro. En total, Estados Unidos mantiene desplegados en territorio aliado 100.000 soldados y 40.000 soldados están bajo mando directo de la OTAN, que también se ha comprometido a reajustar de forma permanente la presencia de tropas, aviones y barcos en el flanco este para afrontar la nueva realidad de seguridad provocada por Rusia. 

Según ha explicado Stoltenberg, los detalles de este despliegue permanente se concretarán en los próximos meses con el objetivo de tomar decisiones en la cumbre de líderes que se celebrará en junio en Madrid. “(Con la guerra en Ucrania) nos enfrentamos a la crisis de seguridad más grave en una generación y la OTAN tiene que responder. Por eso, tenemos que restablecer nuestra defensa y disuasión a largo plazo", ha dicho Stoltenberg. “La seguridad no es gratuita y hacer más costará más”, ha recordado el noruego que espera que los líderes cumplan cuanto antes con el objetivo de gastar al menos el 2% del PIB en defensa

Drones para Ucrania

Noticias relacionadas

Además de reforzarse internamente, los aliados también seguirán dado apoyo financiero y equipando militarmente a Ucrania, con sistemas de defensa antitanque y aérea así como drones, porque “están demostrando ser muy eficaces”, y asistencia en materia de ciberseguridad. “Estamos decididos a hacer todo lo posible para apoyar a Ucrania”, ha añadido tras cuatro horas de cumbre en la que ha intervenido por videoconferencia el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski. Durante su intervención, el político ucraniano ha vuelto a pedir más armas y una zona de exclusión aérea. "La Alianza aún puede evitar las muertes de ucranianos en ataques rusos, por la ocupación rusa, suministrándonos las armas que necesitamos", les ha dicho subrayando que disponen de miles de tanques y aviones pero "no hemos recibido ninguno". Una petición que ha vuelto a quedar sin respuesta porque enviar aviones aliados a vigilar los cielos ucranianos significaría intensificar el conflicto y expandir la guerra más allá de las fronteras ucranianas, según el máximo responsable de la OTAN. 

“Los aliados hacen lo que pueden para apoyar a Ucrania con armas para que ésta pueda defenderse pero al mismo tiempo tenemos la responsabilidad de evitar que este conflicto se convierta en una guerra total en Europa, en la que participen no sólo Ucrania y Rusia, sino los aliados de la OTAN y Rusia. Eso será más peligroso y más devastador. Tenemos que ser sinceros al respecto y eso es exactamente lo que hemos hecho en nuestra reunión”, ha dicho sobre un encuentro al que ha asistido el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Lo que sí han hecho los aliados es emplazar directamente a China a que condene la invasión rusa y no proporcione ayuda militar y económica a Vladimir Putin. “Nuestro mensaje a China es que debe unirse al resto del mundo y condenar claramente la brutal guerra contra Ucrania y no apoyar a Rusia ni con apoyo económico ni con apoyo militar”, ha dicho Stoltenberg cuyo mandato, que expiraba a finales de septiembre de este año, será prorrogado un año más, hasta el 30 de septiembre de 2023.