Tensión en Asia central

¿Qué está pasando en Kazajistán? El conflicto en 7 claves

  • El alza de precios del combustible y la inestabilidad política han provocado una crisis sin precedentes

Protesta en las calles de Almaty, la ciudad kazaja más importante, el miércoles.

Protesta en las calles de Almaty, la ciudad kazaja más importante, el miércoles. / ABDUAZIZ MADYAROV (AFP)

3
Se lee en minutos
El Periódico

Kazajistán vive estos días las mayores protestas de su historia postsoviética, que desembocaron en violentos disturbios con víctimas mortales entre manifestantes, calificados de "terroristas" por el Gobierno, y entre efectivos de las fuerzas del orden.

Estas son las claves de la crisis en la mayor república de Asia central.

Alza del precio del combustible

Las protestas en la segunda economía del espacio postsoviético se desataron el pasado 2 de enero tras el alza del precio del gas licuado, principal combustible automotriz del país, que duplicó su precio de los 60 tengue por litro a los 120 (0,14-0,28 dólares).

Inicialmente el descontento general se originó el la región occidental de Mangystau, pero rápidamente se propagó por todo el país.

A la vez, las consignas de carácter económico y social derivaron paulatinamente en reclamaciones políticas.

Hartazgo con las antiguas élites

Muchos analistas atribuyen ahora las protestas al hartazgo de los kazajos con las élites antiguas, que ha ido creciendo en los últimos años y ha alcanzado su punto álgido tras una nueva subida de precios.

La principal exigencia de los detractores del Gobierno es poner fin a la época del expresidente Nursultán Nazarbáyev, a quien los opositores acusan de todavía mantener el poder político en Kazajistán a la sombra del actual mandatario.

Una de las imágenes más virales de las protestas actuales ha sido el derribo de uno de los monumentos de Nazarbáyev en la localidad de Taldicorgan, en el sureste del país.

Falta de oposición real

Kazajistán carece de una oposición real, al tener el partido gobernante, Nur Otan, prácticamente la totalidad del poder en el país. Precisamente la ausencia de una fuerza política que pueda expresar las preocupaciones de parte de la ciudadanía es, según expertos, una de las causas de la crisis actual.

En las elecciones parlamentarias celebradas hace un año, Nur Otan revalidó su liderazgo en el Majilis (la Cámara baja del Parlamento kazajo) tras cosechar más del 71% de los apoyos.

El mandatario kazajo, Kasim-Yomart Tokáyev, había fijado como uno de sus objetivos tras sustituir a Nazarbáyev el desarrollo de la democracia y del multipartidismo, tareas que las autoridades tendrán que realizar con mayor celeridad para evitar nuevas crisis en el futuro.

Radicalización de las protestas

Las protestas comenzaron con marchas y manifestaciones pacíficas contra la subida de los precios de los combustibles, pero en pocos días cobraron un carácter muy violento con ataques a policías y saqueos de tiendas.

Según las autoridades, en los disturbios han perdido la vida al menos 13 uniformados.

También han muerto "decenas" de manifestantes, que, según las autoridades, pertenecen a grupos terroristas. El número de los detenidos supera los 2.000 solo en la ciudad de Almaty, la más grande del país.

Llegada de fuerzas de la alianza militar postsoviética

La actual crisis en Kazajistán ha dado lugar a la intervención de las fuerzas de la Organización de Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), un bloque militar en el espacio postsoviético que agrupa a seis países y está liderado por Rusia.

Nur-Sultan solicitó este miércoles la ayuda de los miembros de la OTSC ante la "amenaza terrorista" que enfrentaba el país y horas más tarde la organización dio su visto bueno al despliegue de más de 3.800 militares en Kazajistán para la "estabilización de la situación".

Se trata de la primera vez desde su creación que la alianza postsoviética interviene en defensa de uno de sus miembros.

Cortes de internet, difícil cobertura

Durante las protestas en Kazajistán los operadores de internet y telefonía han informado de dificultades para una correcta prestación de los servicios.

Como consecuencia, la información sobre los acontecimientos en el país es limitada y llega muchas veces a través de redes sociales o aplicaciones de mensajería rápida.

Varios medios de comunicación no pudieron comunicarse con sus corresponsables en el país durante varias horas, sobre todo, el miércoles, día en el que se produjeron disturbios masivos.

Impacto económico

Las protestas en Kazajistán ya han ocasionado daños valorados en 92 millones de dólares, según el empresariado kazajo.

Además, los acontecimientos en la república exsoviética, que posee las reservas de petróleo más grandes en el espacio postsoviético después de Rusia, amenazan con provocar una subida de los precios del crudo.

Y es que la crisis kazaja ya ha tenido repercusión en los precios del uranio en el mercado mundial al ser la república centroasiática el principal productor de ese mineral.

Además, la inestabilidad política en Kazajistán provocó una caída de precio del bitcóin, al afectar los cortes de internet la actividad de los 'mineros'.