Polémica

La primera ministra de Finlandia, pillada en una discoteca a pesar de ser contacto de covid

  • La política finlandesa, elegida el pasado 10 de diciembre de 2019, es la primera ministra más joven del mundo, tiene 36 años, y es la persona más joven en ocupar ese cargo en la historia de Finlandia

Sanna Marin, en una reunión en Bruselas.

Sanna Marin, en una reunión en Bruselas. / Europa Press

1
Se lee en minutos
El Periódico

La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, ha provocado una fuerte polémica en su país este martes tras haber sido sorprendida en una discoteca de Helsinki a pesar de haber sido contacto estrecho de covid-19.

La política finlandesa, elegida el pasado 10 de diciembre de 2019, es la primera ministra más joven del mundo, tiene 36 años, y es la persona más joven en ocupar ese cargo en la historia de Finlandia. Marin, este mismo fin de semana, fue vista en una discoteca a altas horas de la noche a pesar de haber sido contacto de covid. Este mismo lunes, la dirigente pidió perdón públicamente tras verse expuesta en las fotos publicadas por una revista del país. Marin acudió a la fiesta a pesar de que horas antes, su ministro de Asuntos Exteriores, Pekka Haavisto, dió positivo.

"Error grave"

Según la primera ministra, su entorno le había dicho en un primer momento que las directivas relativas al coronavirus no le obligaban a aislarse pese a haber tenido contacto con una persona infectada. "Debería haber sido más perspicaz y haber comprobado dos veces las instrucciones que me habían dado. Siento mucho no haber entendido que tenía que hacer eso", dijo la dirigente socialdemócrata en Facebook.

Noticias relacionadas

Un sondeo realizado por la cadena de televisión MTV3 reveló que dos tercios de las personas interrogadas calificaban su salida de "grave error". La oposición también atacó duramente a la Jefa de Gobierno por no haber visto un mensaje de texto durante la noche en el que se le informaba de que tenía que aislarse después de todo. Su teléfono del trabajo se había quedado en casa.

En Finlandia, la epidemia estuvo durante mucho tiempo entre las más bajas de Europa. Pero actualmente, el país conoce un repunte con un número de contagios diarios de unos 300 por cada 100.000 habitantes.