Censura en el ciberespacio

Rusia amenaza con bloquear YouTube dentro de su territorio

La medida constituye una represalia ante el bloqueo de las cuentas de la cadena gubernamental RT en Alemania decidido recientemente por la plataforma de vídeos

El logo de la compañía Youtube en Los Ángeles.

El logo de la compañía Youtube en Los Ángeles.

2
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

La reciente sumisión de las principales redes sociales a los designios y deseos del Kremlin durante las pasadas elecciones legislativas rusas no parece haber calmado las iras de las autoridades rusas respecto los gigantes planetarios del mundo digital. Roskomnadzor, el ente regulador de las telecomunicaciones en Rusia, ha amenazado este miércoles con vetar el acceso a YouTube en todo el territorio del país euroasiático como represalia al bloqueo de las cuentas de la cadena RT en Alemania decretado recientemente por la plataforma de vídeos.

La organización ha exigido a la red social que levante "con el menor retraso posible los límites impuestos a las cadenas RT-deutsch y Der Ferhlende Part". En el caso contrario, el organismo ha recordado que "la legislación (rusa) prevé una suspensión parcial o total si el propietario de una plataforma no ejecuta los requerimientos de Roskomnadzor". El veto a RT-deutsch y su filial Der Ferhlene Part vino motivado por la difusión de informaciones "falsas" relacionadas con la pandemia de covid-19 que violaban las reglas establecidas por YouTube.

Nada más hacerse pública la advertencia rusa contra el gigante digital, el Kremlin ha justificado la medida y ha calificando el veto impuesto por YouTube de "censura a la difusión de informaciones", mientras que el Ministerio de Exteriores ha arremetido contra lo que ha denominado "un acto de agresión sin precedentes" en la "guerra de información" que, según su opinión, Occidente lleva a cabo contra su país. Esta última institución ha aireado incluso la posibilidad de adoptar "medidas simétricas" de represalia también a medios alemanes afincados en Rusia, ya que, según su opinión, el Gobierno de Berlín "ha insistido y ha animado" a la plataforma a tomar esta decisión.

"Escaso respeto"

El Gobierno alemán se ha revuelto ante semejante eventualidad, y a través de su portavoz, Steffen Seibert, ha recordado que su país "no tenía nada que ver" con tales decisiones y que las declaraciones procedentes de Moscú demostraban el "escaso respeto" de las autoridades rusas hacia "la libertad de prensa".

Noticias relacionadas

Las limitaciones a la presencia de las grandes redes sociales en Rusia van en aumento. Después de que el pasado mes de enero el presidente Vladímir Putin denunciara los intentos de estas empresas de "controlar a la sociedad", las advertencias y sanciones han ido in crescendo. En marzo, fue decretada la ralentización de Twitter en territorio ruso con la excusa de no haber retirado "contenidos prohibidos". Más recientemente, en los días previos a las elecciones legislativas rusas, las autoridades obtuvieron una importante victoria sobre Google y Apple al obligarles a retirar de sus tiendas 'online' la aplicación ideada por el movimiento del bloguero Alekséi Navalni donde se incluían las recomendaciones de voto a los ciudadanos rusos en contra del partido oficialista Rusia Unida.

Además, las redes sociales en Rusia están obligadas por ley a almacenar los datos de sus usuarios locales en servidores dentro del territorio nacional, y a abrir delegaciones con personal que responderá personalmente ante la justicia rusa por cualquier violación cometida.