Consecuencias electorales

La CDU alemana se hunde en una profunda crisis interna

El liderazgo de Laschet pende de un hilo tras la severa derrota electoral pero el candidato no tira la toalla

Armin Laschet en la conferencia de prensa celebrada un día después de las elecciones en Alemania.

Armin Laschet en la conferencia de prensa celebrada un día después de las elecciones en Alemania. / FABRIZIO BENSCH / REUTERS

4
Se lee en minutos
Andreu Jerez
Andreu Jerez

Periodista

ver +

El futuro político del presidente democristiano y candidato de la unión conservadora CDU-CSU pende de un hilo. Armin Laschet sabe que el resultado obtenido por su partido el pasado domingo – 24,1%, el peor de la historia – hace muy difícil su continuidad al frente del conservadurismo alemán, cuya crisis interna se agrava conforme pasan los días. También crecen las voces que ponen públicamente en entredicho la viabilidad de plan al que se agarra Laschet para salvar su liderazgo: la formación de una coalición Jamaica, con Los Verdes y los liberales del FDP, alternativa a la coalición Semáforo (SPD, Verdes y FDP) que pretende cerrar el candidato socialdemócrata, Olaf Scholz.

“Scholz tiene ahora mismo las mejores opciones para convertirse en canciller”, ha dicho este martes Markus Söder, presidente de la CSU y primer ministro del estado de Baviera, que intentó hasta el último momento ser el candidato a canciller de los conservadores en lugar de Laschet. Söder ha vuelto a repetir este martes la palabra “derrota” y ha felicitado a los socialdemócratas por la victoria. Laschet evitó la noche electoral reconocer que había perdido las elecciones y se limitó a decir que ninguno de los dos partidos se podía otorgar una victoria clara por la justa diferencia entre ambos (algo más de un punto y medio).

Tras el varapalo electoral, sectores de la CDU-CSU recuperan ahora la idea de que una campaña encabezada por Söder habría amortiguado mejor el fin de la ‘era Merkel’, cuya ausencia le ha costado al partido ocho puntos electorales. Ahora que los comicios ya son historia y se entra en la fase de negociaciones entre partidos, círculos democristianos críticos con Laschet apuestan por que el líder socialcristiano bávaro asuma las riendas las conversaciones con ecologistas y liberales en caso de que de una coalición Jamaica se presente como opción factible. Y si las negociaciones llegan a buen puerto, Söder debería ser el próximo canciller, apunta la agencia de noticias alemana DPA citando fuentes internas del partido.

Oposición y renovación

La pretensión de Laschet de salvarse agarrado a una coalición Jamaica choca con las voces más realistas dentro del conservadurismo alemán. Estas apuestan por asumir la derrota, ir a la oposición y renovarse desde allí para competir por el poder en la próxima cita con las urnas. Una de esas voces es la del ministro de Economía interino, el democristiano Peter Almaier, una figura cercana a Angela Merkel. Altmeier ha puesto en entredicho la capacidad de su partido para liderar el próximo gobierno y ha pedido una renovación: “Tenemos que hablar con rapidez sobre la designación de personas y de contenidos de la CDU para el futuro”.

“Tras un resultado electoral como este, no se puede pretender seguir como hasta ahora”, añade Daniel Günther, primer ministro democristiano del estado Schleswig-Holstein. El diputado federal democristiano Norbert Röttgen, que compitió con Laschet por la presidencia del partido a inicios de este año, va un paso más allá e incluso habla de un “peligro existencial” para la CDU. La presión sobre Laschet crece, por tanto, prácticamente desde todo el espectro de la unión conservadora.

Errores personales

Mientras, Laschet intenta reunir fuerzas dentro del partido que le den crédito interno para buscar su anhelada Coalición Jamaica. En la reunión constitutiva este martes del grupo parlamentario de la CDU-CSU – que ha pasado de los 245 a los 196 escaños –, el presidente democristiano ha reconocido graves errores personales en su candidatura. Y también ha pedido disculpas por el pésimo resultado electoral.

Noticias relacionadas

“El gran debate en la CDU gira ahora entorno a la construcción de un liderazgo fuerte que lo dirija. Y eso no será fácil porque los conservadores ni siquiera han decidido todavía si quieren ir a la oposición, y renovarse allí con gente joven o consolidar el liderazgo actual, o si pretenden hacer posible un gobierno”, dice el profesor Uwe Jun, politólogo de la Universidad de Trier. “Mientras esa última opción sea posible, Armin Laschet no tirará la toalla. Darse rápido por vencido no es precisamente parte de su carácter”.

EL SPD convoca a Verdes y Liberales para negociar

El Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) ha convocado a Los Verdes y al Partido Liberal (FDP) para comenzar a tantear esta misma semana las posibilidades de conformar un Gobierno tripartito, haciendo valer su victoria en las elecciones , Los socialdemócratas obtuvieron un 25,7% de los votos en los recientes comicios, frente al 24,1% por ciento de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) y la Unión Social Cristiana (CSU). El candidato del SPD a la Cancillería, Olaf Scholz, ha defendido su legitimidad para tomar la iniciativa.

El líder del partido en el Bundestag --Cámara Baja del Parlamento--, Rolf Mützenich, ha confirmado una invitación a verdes y liberales para "conversaciones exploratorias". "Si lo desean, ya esta semana", ha afirmado Mützenich en la sesión constitutiva del nuevo grupo parlamentario. Los Verdes obtuvieron el domingo el 14,8% de los sufragios, mientras que el FDP logró el 11,5%, por lo que el apoyo de ambos es imprescindible tanto para las aspiraciones del SPD como de la CDU.

El copresidente de Los Verdes, Robert Haebeck, ha afirmado que se centrarán en negociar aspectos de la agenda y no puestos, ante la posibilidad de que Annalena Baerbock se convierta en la próxima vicecancillera. Haebeck considera este debate "totalmente irrelevante": "Ni siquiera tenemos un canciller".

Temas

Alemania CDU