El Vaticano guarda silencio tras el primer día del juicio por corrupción

  • El cardenal Angelo Becciu, el principal imputado, se ha declarado inocente ‘de toda acusación’

El cardenal Angelo Becciu.

El cardenal Angelo Becciu. / Reuters / Guglielmo Mangiapane

2
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

Duró unas siete horas y, como se esperaba, tuvo que ver principalmente con cuestiones formales. Pero marcó un hito la primera audiencia del mayor juicio por corrupción, fraude, y malversación de fondos -entre otros delitos- en la historia de la Iglesia moderna. Un proceso de tal envergadura también por su misión esencial: descubrir si la Santa Sede fue defraudada por un grupo de empresarios, o si se trató de una sistema de corrupción interna orquestado por jerarcas vaticanos ambiciosos y corruptos. 

Con este dilema de telón de fondo, y dado que lo que con toda probabilidad se pretendía era evitar un exceso de ruido mediático, El Vaticano ni emitió un comunicado de prensa sobre el proceso. El que habló, en cambio, fue el cardenal Angelo Becciu, el principal imputado. “Confío en el tribunal. Se probará mi inocencia”, dijo el jerarca católico, acusado de de malversación y abuso de funciones por la compra de una parte de un lujoso edificio en Londres, adquirido con fondos destinados a los pobres. El caso que destapó el escándalo. 

“Soy obediente al Papa que me envió a juicio”, añadió Becciu, quien, en la vista de este martes, fue uno de los últimos en llegar a la antigua sala multifuncional de los Museos Vaticanos, acondicionada para la ocasión y que se usará durante todo el juicio. Allí, sentado en la última fila, el cardenal, vestido con un traje gris, presenció la vista oral -como también su mano derecha, Mauro Carlino-, a ratos intercambiando alguna palabra con los periodistas enviados en representación de los acreditados en el Vaticano. “Estoy tranquilo, tengo la conciencia tranquila”, les aseguró, sin mostrar nerviosismo por un encauzamiento que también sienta otro precedente histórico para la Iglesia, el de un un 'príncipe de la Iglesia' juzgado por un tribunal de laico.

Declaraciones falsas

Noticias relacionadas

Más aún, Becciu también contraatacó. Quedó claro cuando a media tarde, el abogado de Becciu, Fabio Viglione, informó de la decisión de su cliente de presentar una denuncia, “por sus gravísimas y completamente falsas declaraciones”, contra el monseñor Alberto Perlasca, un antiguo jefe de departamento de la Secretaria de Estado -institución en la que Becciu fue un influyente cargo-, y la controvertida exrelaciones públicas Francesca Chaouqui, ya condenada por filtración de información confidencial en el marco del caso Vatileaks II. Viglione sostuvo que ambos habrían prestado declaración a los fiscales vaticanos, pero no reveló el contenido de sus testimonios. 

Un caso que así se está revelando tan explosivo como se había anunciado, y esto también por la lista de imputados. Además del muy hablado Becciu, y su secretario, integran el grupo dos antiguos supervisores financieros vaticanos (René Brülhart y Tommaso Di Ruzza), un contable (Fabrizio Tirabassi), un banquero veterano (Enrico Crasso), todos exfuncionarios vaticanos. Y, junto a ellos, también están el comisionista Raffaelle Mincione, el abogado Nicola Squillace, el broker Gianluigi Torzi, y Cecilia Marogna, una indescifrable mujer que habría ejercido acciones de inteligencia en nombre de Becciu. Misterios que difícilmente se aclararán antes del próximo 5 de octubre, fecha de la próxima audiencia.