Divorcio de la UE

El Brexit provoca la escasez de 'au pairs' y camareros en el Reino Unido

  • Las nuevas normas migratorias cierran la puerta a los jóvenes europeos que cuidaban de los niños y eran empleados cada año por más de 44.000 familias

  • Las vacantes en el sector de la hostelería también se han disparado tras el divorcio con la Unión Europea

Una empleada de un pub de Manchester sirve una cerveza de barril.

Una empleada de un pub de Manchester sirve una cerveza de barril. / OLI SCARFF / AFP

4
Se lee en minutos
Begoña Arce
Begoña Arce

Periodista

ver +

Cintia Montes llegó en 2015 a Londres como 'au pair'. Debía encargarse de llevar al cole a dos niñas y atenderlas durante las horas de la cena, antes de meterlas en la cama. Contactó con la familia desde España a través de un grupo en Facebook. Entonces "no hablaba una palabra de inglés", recuerda. La experiencia ha cambiado la vida de esta maestra extremeña. "Mi trabajo en España era nada, un salario muy bajo, pocas expectativas. Había viajado antes a Londres como turista y la ciudad me gustaba. Pensé que en un año podía aprender el idioma y me decidí". Hoy ya no es 'au pair', aunque mantiene una estrecha relación con la familia en la que estuvo y de la que habla con gran cariño. Ahora trabaja en un centro escolar londinense en el que comenzó colaborando voluntariamente. Es profesora asistente, enseña español y pronto espera ser profesora titular.

Las consecuencias económicas del Brexit en 2 minutos.

Lo que ha vivido Cintia es imposible estos días. El Brexit ha cerrado la puerta a los jóvenes europeos, que durante cinco décadas han acudido al Reino Unido a echar una mano con los niños en hogares de clase media y de paso aprender inglés. Los beneficios de este intercambio 'cultural', relativamente simple, ha beneficiado a todos. Más de 44.000 familias británicas, según la Asociación de Agencias Británicas Au Pair (BAPAA), utilizan cada año este arreglo para compaginar las labores profesionales y las del hogar, con un desembolso moderado. Al alojamiento y la comida se sumaba una paga de unos 120 euros semanales para gastos personales, por un máximo de 30 horas a la semana. Así funcionaba una relación especial, diferente a los contratos estrictamente laborales. Un "programa de intercambio con beneficios mutuos", de acuerdo con la BAPAA.

Sin solución a corto plazo

El Gobierno británico, tras el Brexit, ve las cosas de otra forma. Considera el sistema 'au pair' un trabajo remunerado más, sometido por tanto a las nuevas reglas de inmigración que entraron en vigor el pasado 1 de enero. En las actuales condiciones hace falta pedir un visado y tener una oferta para cuidar niños con un salario anual de 23.000 euros al cambio, una cantidad muy superior a los 6.000 euros que aproximadamente recibe un 'au pair'. Si a los futuros estudiantes de inglés europeos se les cierra una puerta, las más afectadas, casi con certeza, van a ser las mujeres británicas, ya sea en familias monoparentales o en las parejas en las que ambos trabajan.

El Ministerio del Interior tiene actualmente acuerdos con varios países en el mundo, como Japón, Canadá, Australia o Nueva Zelanda, para permitir la entrada de jóvenes en condiciones especiales, pero la BAPAA advierte que esas normas no son suficientes y la mayor parte de los 'au pair' vienen de Europa. Se ha creado un problema donde no lo había y nadie ve una solución a corto plazo.

"Estamos contratando"

Además de las dificultades para encontrar quien les cuide las criaturas, los británicos tampoco tienen suficiente gente para tirar las pintas de cerveza en el pub. Nuevamente la razón es el Brexit, combinado en este caso con la pandemia.

Anuncio de oferta de trabajo para camareros en la puerta del pub Kings Arms de Fulham, en el sudoeste de Londres.

/ BEGOÑA ARCE

El cartel de "We’re hiring" ("Estamos contratando") pegado en el ventanal de bares, restaurantes, tiendas de comida rápida y por supuesto pubs, está estos días por todas partes y no sólo en Londres. El público ha retornado en masa a sus locales favoritos y habituales, pero la falta de personal es acuciante. Muchos de los trabajadores europeos que se marcharon con la pandemia han optado por no volver. De acuerdo con la Oficina Nacional de Estadísticas, el número de anuncios con ofertas de trabajo en la hostelería ha aumentado un 46% desde que se reabrieron los locales al aire libre el pasado 12 de abril. La demanda será aún mayor con la desescalada total prevista para el 21 de junio, que permitirá celebrar banquetes y fiestas, sin un número límite de participantes.

Noticias relacionadas

"No hay gente suficiente"

De acuerdo con el sector, los europeos han sido una columna fundamental en muchas cocinas y barras. Antes del Brexit, el 24% de los trabajadores en el sector de la hostelería británica eran ciudadanos de la Unión Europea. Un personal "que ya no está disponible" y "los británicos no quieren cubrir esos servicios". Un estudio hecho público este jueves expuso que el número de demandantes de empleo procedentes de la UE ha bajado un 36% respecto de los niveles de 2019. La situación es tan desesperada que el grupo de restaurantes Hawksmoor, una cadena de 'steakhouse' y cocktails, ha ofrecido una recompensa de hasta 2.000 libras a los empleados que recomienden a amigos para trabajar, a razón de 200 por el primero, 300 más por el siguiente y hasta 2.000 por cinco amigos. "No hay gente suficiente", ha declarado a la BBC su cofundador Will Beckett. "No sabemos aún si es porque se han ido del país o porque han dejado el sector o porque todo el mundo está contratando gente al mismo tiempo". Algunos de los puestos con más vacantes son los de protección y vigilancia en discotecas, bares y pubs, con el 60% de plazas disponibles y con muy pocas expectativas de que puedan ser cubiertos.