Auge de la extrema derecha

Detenido un neonazi en Alemania por enviar cartas amenazantes a inmigrantes y políticos

  • El sospechoso habría mandado cientos de misivas con amenazas desde 2018

  • El terrorismo nazi se ha impuesto como uno de los problemas de seguridad interna más importantes del país

Un grupo de personas bloquea un cruce para evitar que los neonazis puedan realizar una marcha en Alemania en 2005.

Un grupo de personas bloquea un cruce para evitar que los neonazis puedan realizar una marcha en Alemania en 2005. / PATRICK PLEUL / EFE

1
Se lee en minutos
El Periódico

La justicia de Alemania ha anunciado este martes que ha detenido a un hombre sospechoso de haber enviado diversas cartas amenazantes a importantes figuras políticas del país y a numerosos inmigrantes. Las misivas llevaban la firma de un conocido grupo neonazi responsable de alrededor de una decena de asesinatos. El detenido tiene 53 años y, según la fiscalía de Fráncfort, ya había sido condenado por diversos delitos relacionados con actividades de la extrema derecha.

Existen "fuertes sospechas" de que el detenido haya estado enviando una serie de "cartas amenazantes con contenido de incitación al odio, insultante y amenazante, bajo el seudónimo NSU 2.0" desde agosto de 2018 en todo el país, tal y como ha confirmado la fiscalía. Las letras NSU se corresponden a las del grupo neonazi Clandestinidad Nacional Socialista, que en la década de los 2000 llevó a cabo hasta una docena de asesinatos, principalmente a inmigrantes.

El sospechoso ha enviado alrededor de un centenar de cartas dirigidas principalmente  a figuras públicas conocidas por su compromiso contra el racismo y el antisemitismo, a favor de los inmigrantes, así como a los propios inmigrantes. Ya en marzo, el ministro de Interior de la región de Hesse, cuya capital es Fráncfort, avisó de que habían interceptados 153 cartas de carácter amenazante y que 115 estaban firmadas por NSU 2.0.

Noticias relacionadas

Regreso del nazismo

El asesinato en 2019 del prefecto de la ciudad de Kassel, Walter Lübcke, a manos de un militante de extrema derecha encendieron las alarmas en el país. Este hecho reveló el resurgimiento del terrorismo neonazi en Alemania, unos hechos que habían sido subestimados a principios de siglos y que hoy se presentan como los grandes desafíos de seguridad interna a los que hacer frente.