REPÚBLICAS EXSOVIÉTICAS

Decenas de muertos en choques armados entre Kirguistán y Tayikistán

  • Una disputa fronteriza por una reserva de agua degenera en los combates más violentos entre ambos países desde la desintegración de la URSS

Ciudadanos de Kirghizstan evacuados de los distritos fronterizos con Tadjikistan por los ataques por la disputa territorial.

Ciudadanos de Kirghizstan evacuados de los distritos fronterizos con Tadjikistan por los ataques por la disputa territorial. / DANIL USMANOV (AFP)

2
Se lee en minutos
Marc Marginedas
Marc Marginedas

Corresponsal para la exURSS

Escribe desde Moscú

ver +

Decenas de personas, la gran mayoría civiles, han perdido la vida en los últimos días como consecuencia de enfrentamientos armados entre Tayikistán y Kirguistán, dos repúblicas exsoviéticas de Asia Central. Pese a que ambos países acordaron el jueves un alto el fuego, este sábado el Gobierno de Bishkek ha acusado al Ejército tayiko de violar la tregua y bombardear viviendas civiles situadas al otro lado de la demarcación común. Los choques se originaron debido a una disputa sobre la propiedad de una reserva de agua y una estación de bombeo, en una volátil región agrícola donde las fronteras permanecen en disputa desde la desintegración de la URSS.

"A las 12.45 horas del 1 de mayo, la situación en la frontera tayiko-kirguisa es tensa; en la localidad de Arká, militares tayikos abrieron fuego contra las viviendas de los ciudadanos de Kirguistán", ha acusado un parte del servicio kirguís de fronteras, de inmediato desmentido por el Ejecutivo de Dushanbé: "Tayikistán no bombardeó las aldeas del distrito del territorio de Leitken". Según el bando kirguís, a diferencia de días anteriores, en esta ocasión no se produjeron fallecidos, ya que las autoridades locales habían evacuado de la zona, durante los días previos, a cerca de 30.000 ciudadanos.

Peleas y combates

Las autoridades de Kirguistán han admitido que los combates han costado la vida a una treintena de personas, la inmensa mayoría de ellas civiles. Por su parte, Tayikistán ha informado de un total de ocho fallecidos, cuatro de ellos guardas fronterizos. La disputa comenzó el miércoles, cuando habitantes de un lado y de otro de la frontera comenzaron a lanzarse piedras. Los guardas fronterizos se unieron a la pelea, que acabó degenerando en combates a gran escala en los que llegó a participar un helicóptero de combate tayiko, según denuncia Bishkek. De inmediato, Sadyr Japárov y Emomali Rahmon, los jefes de Estado de ambos países, mantuvieron conversaciones telefónicas para intentar poner freno a la escalada bélica.

Pese a la tregua pactada, la posibilidad de que la tensión vaya a más es muy elevada. Numerosos vídeos filmados en Tayikistán mostraban en las redes sociales a voluntarios locales siendo reclutados y despachados a la zona de guerra. Sin embargo, en Bishkek, el presidente Japárov ha hecho un llamamiento a la calma. "Llamo a todos los habitantes de Kirguistán a no caer en provocaciones", ha demandado, antes de invocar a una solución basada en la "buena vecindad" entre ambos países. Desde Moscú, el Gobierno ruso ha expresado su "gran preocupación" y su disposición a mediar en el conflicto con el presdiente Vladímir Putin como mediador.

Noticias relacionadas

El agua, clave

Kirguistán y Tayikistán tienen tienen una frontera común de casi un millar de kilómetros, de los que tan sólo han sido acordados poco menos de 600. Por esta razón, los choques entre ambos países han sido frecuentes desde la independencia de ambos estados en 1991, aunque jamás habían revestido semejante gravedad. El fértil valle de Ferganá, que los dos países comparten con Uzbekistán, ha sido escenario de múltiples enfrentamientos, muchos de ellos motivados por el acceso al agua.