Navalni abandona la huelga de hambre tras ver parcialmente satisfechas sus demandas

  • El activista fue examinado recientemente en un hospital civil por especialistas, que realizaron las pruebas médicas que exigían doctores de su confianza

  • "Mantener la huelga de hambre sería peligroso para su vida y su salud", habían advertido los especialistas allegados del bloguero

El líder opositor ruso, Alexei Navalni, en una imagen de archivo

El líder opositor ruso, Alexei Navalni, en una imagen de archivo / Europa Press

Se lee en minutos

Siguiendo los consejos de los médicos de su confianza, Alekséi Navalni, el principal líder de la oposición en Rusia, ha anunciado este viernes que se dispone a abandonar la huelga de hambre que inició a finales de marzo. La víspera, doctores pertenecientes a un sindicato próximo al bloguero le habían pedido que abandonara la protesta, después de haber visto parcialmente satisfechas las demandas que planteaban. No obstante, en un post publicado en su cuenta de Instagram, el activista mantiene su petición de ser visitado por especialistas de su elección.,

"Mantener la huelga de hambre sería peligroso para su vida y para su salud", había constatado Anastasia Vasilieva, al frente de la Alianza de Doctores. El pasado martes, un día antes de una protesta ciudadana en la que participaron miles de ciudadanos de toda Rusia, el bloguero fue trasladado por vez primera desde su encarcelamiento a un hospital civil de la ciudad de Vladímir, a unos 180 kilómetros al este de Moscú, donde fue examinado por varios especialistas neurólogos y urólogos. Allí se le realizaron las pruebas que exigían sus allegados para realizar un diagnóstico certero. Leónid Volkov, dirigente del Fondo contra la Corrupción (FBK) en el extranjero, presentó la visita hospitalaria del opositor como una victoria de las movilizaciones callejeras. Lo sucedido demuestra que el sistema "reacciona a las presiones", ha escrito en su cuenta de Instagram.

Noticias relacionadas

Dolores en la espalda

El opositor venía quejándose desde hacía meses de dolores en la espalda, y pérdida de sensibilidad en las extremidades. Se le había diagnosticado una doble hernia discal, y ante el agravamiento de los síntomas, exigía ser visitado por médicos de su confianza. El pasado verano, Navalni sufrió un envenenamiento con un agente neurotóxico de la familia Novichok, y fue trasladado a Alemania y hospitalizado allí. El pasado miércoles, miles de personas salieron a la calle en toda Rusia exigiendo un tratamiento médico para él adecuado y en condiciones.