Controles en Irlanda

Bruselas inicia acciones legales contra el Reino Unido por vulnerar el acuerdo del Brexit

  • Abre un procedimiento de infracción por la decisión unilateral de Londres de prolongar el período de gracia a los controles aduaneros en Irlanda del Norte

  • Se trata del segundo procedimiento contra el Reino Unido que abre la Comisión Europea en los últimos seis meses

Control de un camión escocés en el puerto de Larne, en Irlanda del Norte, donde se encuentra la aduana para los bienes que van a la Unión Europea.

Control de un camión escocés en el puerto de Larne, en Irlanda del Norte, donde se encuentra la aduana para los bienes que van a la Unión Europea. / PAUL FAITH (AFP)

Se lee en minutos
Silvia Martinez
Silvia Martinez

Periodista

ver +

Hace días que la decisión unilateral del Reino Unido de prolongar durante seis meses adicionales -desde abril hasta octubre de 2021- el período de gracia que exime de controles aduaneros a las mercancías procedentes de Gran Bretaña y con destino a Irlanda del Norte había originado un nuevo tira y afloja con la Unión Europea. Este lunes la Comisión Europea ha decidido pasar otra vez a la acción y abrir un nuevo procedimiento de infracción contra el Gobierno de Boris Johnson por considerar que la decisión vulnera las disposiciones del acuerdo de retirada y el Protocolo para Irlanda del Norte.

Se trata de la segunda vez en medio año en que Bruselas amenaza con acciones legales contra el Gobierno británico por vulneración del tratado internacional que es el acuerdo del Brexit. La última vez fue en septiembre pasado cuando Londres propuso una ley de mercado interior sobre la que posteriormente dio marcha atrás. "Lo que vemos es al Reino Unido violando sus obligaciones internacionales por segunda vez en seis meses sobre el mismo asunto. El acuerdo de retirada señala que cuando hay una violación del acuerdo, (un procedimiento de) infracción es el camino a seguir. Creemos que es lo correcto para dejar claro que consideramos este tipo de acciones inaceptables", ha explicado un alto cargo del Ejecutivo comunitario.

Bruselas entiende que la decisión unilateral de Londres de prolongar la moratoria de los controles sanitarios y fitosanitarios en el mar de Irlanda, que expira el próximo 31 de marzo, sin consultar previamente al comité conjunto encargado de velar por el cumplimiento del acuerdo del Brexit supone una vulneración de las reglas internacionales y socava la confianza mutua.

Ante el nuevo desafío, la UE ha optado por responder a través de dos vías. En primer lugar, ha enviado una "carta de emplazamiento" al Gobierno británico -el primer paso en el procedimiento de infracción- pidiendo la adopción de medidas urgentes para corregir la situación. "Lo que el Reino Unido les está diciendo a los actores económicos es que no apliquen un acuerdo internacional", reprochan fuentes del Ejecutivo, que subrayan la importancia de la estabilidad. El Reino Unido dispone de un mes de plazo para responder. Si sus explicaciones no convencen el caso podría terminar ante el Tribunal de Justicia de la UE y la imposición de sanciones.

Consultas bilaterales

En segundo lugar, el vicepresidente de la Comisión y representante de la UE en el comité conjunto, Maros Sefcovic, ha enviado una misiva a su homólogo David Frost instando a Londres a rectificar su decisión, anunciada el pasado 3 de marzo. Según Bruselas, dicha decisión unilateral vulnera las disposiciones sobre la buena fe recogidas en el artículo 5 del acuerdo de retirada. La carta también urge al Reino Unido a entablar consultas bilaterales y resolver el nuevo enfrentamiento a través de la vía del diálogo con el objetivo de lograr una solución consensuada antes del 31 de marzo en que expira el período de gracia.

Noticias relacionadas

Si el Gobierno de Boris Johnson tampoco responde a esta petición, Bruselas podría activar el mecanismo de resolución de arbitraje previsto en el nuevo acuerdo de comercio -pendiente de aprobación en el Parlamento Europeo- y que en última instancia podría llevar también a la imposición de sanciones financieras. "El protocolo sobre Irlanda e Irlanda del norte es la única forma de proteger el Acuerdo de Paz de Viernes Santo y preservar la paz y la estabilidad evitando al mismo tiempo una frontera dura en la isla de Irlanda y manteniendo la integridad del mercado único. La UE y el Reino Unido acordaron el protocolo juntos y estamos obligados a implementarlo juntos", ha recordado Sefcovic en un comunicado en el que advierte también de que "las decisiones unilaterales y las violaciones del derecho internacional por parte del Reino Unido frustran el objetivo y socavan la confianza mutua".

Varios Estados miembros han cerrado filas con Bruselas y su estrategia. "Las acciones legales no son un desarrollo positivo pero el enfoque del Gobierno del Reino Unido no le ha dejado a la UE ninguna alternativa. Cambiar unilateralmente cómo se implementa el protocolo es una violación del acuerdo", ha avisado el ministro de Exteriores irlandés, Simon Coveney.