Adquiere 1,5 millones de dosis

Nueva Zelanda da a Pfizer su primera autorización de vacunas contra la covid

El país oceánico da luz verde al producto con más de medio centenar de condiciones

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern.

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern. / EFE

1
Se lee en minutos
El Periódico

Nueva Zelanda, cuya gestión frente a la pandemia ha sido considerada como la mejor del mundo, aprobó su primera vacuna contra la covid-19, la de la farmacéutica Pfizer/BioNTech, anunciaron este miércoles el organismo regulador de los productos farmacéuticos y el gobierno, según informa EFE.

"La aprobación provisional de la vacuna de Pfizer/BioNTech es un paso positivo en la lucha en Nueva Zelanda contra la covid-19. Esto supone que podemos dar inicio a los preparativos de la primera etapa de nuestro plan de vacunación", dijo , en un comunicado.

Se espera que el primer cargamento de 450.000 dosis de un total de 1,5 millones de la vacuna de Pfizer/BioNTech adquiridas por Nueva Zelanda, que han sido aprobadas provisionalmente con más de medio centenar de condiciones, lleguen al país oceánico a finales de marzo.

Las autoridades neozelandesas tienen previsto comenzar a vacunar tan pronto lleguen las vacunas al personal sanitario, de seguridad, de aduanas y limpieza que trabajan en las fronteras y centros de cuarentena, así como a los trabajadores de las aerolíneas, entre otras personas consideradas como vulnerables.

El grueso de la población del país, de unos 5 millones de habitantes, será inmunizado en el segundo semestre de 2021.

Nueva Zelanda acumula desde que comenzó la pandemia un total de 1.952 infecciones de covid-19, que incluye 25 fallecidos y 61 casos activos, todos ellos detectadas en viajeros que llegaron del extranjero, aunque a finales del mes pasado se colaron en su terrotprop tres casos con la variante sudafricana sin provocar ningún brote.

Noticias relacionadas

El gobierno de Ardern ha sido aplaudido internacionalmente por su gestión temprana y drástica frente a la pandemia, mantiene las fronteras internacionales cerradas desde marzo y confinó el país con tan solo 50 casos confirmados.

Durante la segunda ola además volvió a confinar la ciudad de Auckland, con 1,7 millones de habitantes la más poblada de Nueva Zelanda, entre otras medidas para frenar al nuevo coronavirus.