Excentricidades del matrimonio

Ivanka y Jared negaron el acceso a los baños de su residencia a sus guardaespaldas

Durante meses se tuvieron que buscar un lugar donde hacer sus necesidades durante las horas de trabajo

Ivanka Trump, hija de Donald Trump, con su marido Jared Kushner en el 2012.

Ivanka Trump, hija de Donald Trump, con su marido Jared Kushner en el 2012. / REUTERS / LUCAS JACKSON

Se lee en minutos
Te puede interesar

Las polémicas no dejan de salpicar a los Trump. Esta vez ha sido el turno de la hija del presidente estadounidense, Ivanka Trump, y su marido, Jared Kushner. Según ha revelado el diario 'The Washingotn Post', el matrimonio no permite a los agentes del Servicio Secreto asignados a su seguridad usar ninguno de los 7 aseos de su residencia. A los guardaespaldas les ha tocado durante más de tres años buscarse un baño fuera de la lujosa vivienda de la hija de Trump en Washington para hacer sus necesidades en horario laboral.

Durante las horas en las que prestaban servicio, los agentes tuvieron incluso que llegar a conducir para poder ir al aseo. Según han relatado vecinos y agentes de policía, al principio recurrieron a un baño portátil situado en la calle frente a la casa, pero pronto el resto de inquilinos del exclusivo vecindario se quejaron. Tras ello, llegaron incluso a usar el garaje de la casa del expresidente Barack Obama y la del vicepresidente Mike Pence. Finalmente, alquilaron un local cercano. Desde septiembre de 2017, cuando empezaron a prestar servicio en la residencia, este excéntrico veto del matrimonio ha costado al erario público estadounidense más de 100.000 dólares.