Trama rusa

Navalni engaña a uno de sus envenenadores y habla con él por teléfono

  • El bloguero se hace pasar por un alto funcionario y logra que le explique detalles del crimen
  • El tóxico Novichok fue colocado en la ropa interior del opositor, quien salvó la vida gracias al rápido aterrizaje de emergencia que hizo el avión en el que viajaba
El opositor ruso Alekséi Navalni, en un mitin en Moscú en julio del 2019.

El opositor ruso Alekséi Navalni, en un mitin en Moscú en julio del 2019. / PAVEL GOLOVKIN (AP)

Se lee en minutos

En repetidas ocasiones pasadas, supuestos 'bromistas' rusos con reputación de mantener vínculos con los servicios de seguridad de su país han ridiculizado de forma recurrente, mediante llamadas telefónicas falsas, a políticos y personajes occidentales que habían osado a criticar la actuación del liderazgo de Rusia, desde Elton John a Dolores de Cospedal. La hora de que el Kremlin pruebe su propia medicina podría haber llegado este lunes, si se confirma finalmente la noticia que han difundido conjuntamente la web Bellingcat, la cadena CNN y el opositor ruso Alekséi Navalni.

Estos dos medios de comunicación y el propio opositor han publicado los extractos de un diálogo telefónico que habría mantenido Navalni con Konstantin Kudryavtsev, uno de los miembros de la presunta unidad experta en sustancias tóxicas perteneciente al Servicio Federal de Seguridad y señalada como responsable del crimen. Haciéndose pasar por un alto funcionario del Consejo de Seguridad, el bloguero conversó durante casi 50 minutos con el agente secreto, quien le explicó, entre otros detalles, que el Novichok, la sustancia tóxica con la que fue envenenado, había sido colocada en su propia ropa interior, y que su supervivencia al ataque químico se debió al aterrizaje de emergencia que realizó el avión en el que viajaba en la ciudad siberiana de Omsk.

Vuelo más largo

Te puede interesar

"Si (el avión) hubiera volado algo más de tiempo y no hubiera aterrizado de forma abrupta quizás todo hubiera podido ir de forma diferente; es decir, si no hubiera sido por la reacción rápida de los médicos, paramédicos en la pista de aterrizaje..." explica a través del teléfono una voz metálica. Más tarde, a las preguntas del opositor de en qué pieza de ropa "se había concentrado" la actuación del grupo de envenenadores , el presunto agente responde que en "los calzoncillos", más concretamente "en la ingle" o "la entrepierna". Incluso llega a identificar el color de la ropa interior: "azul".

Aunque Kudryavtsev en persona no participó en el envenenamiento en Tomsk, sí se sabe que viajó en dos ocasiones a Omsk, donde había sido hospitalizado Navalni, presuntamente para eliminar las rastros del veneno que habían quedado en la ropa y en la clínica donde fue tratado antes de viajar a Alemania. En un comunicado emitido poco después de la difusión de la noticia, el FSB ha asegurado que la llamada "es una falsificación" y "una provocación". Sin embargo, en un gesto que podría interpretarse como una aceptación implícita, ha asegurado que la conversación no podría haber tenido lugar "sin el apoyo técnico y de organización de servicios especiales extranjeros".