crisis en el país sudamericano

La figura de Maradona dispara una controversia entre Venezuela y Francia

Para Macron, el astro argentino había realizado "una revolución" en la cancha pero se había equivocado en respaldar a Fidel Castro y Hugo Chávez

Caracas reaccionó con fuerza. El trasfondo de la polémica son las elecciones parlamentarias del 6D que la UE no reconoce

El presidente francés, Emmanuel Macron, combinó elogios y críticas en su despedida a Maradona.

El presidente francés, Emmanuel Macron, combinó elogios y críticas en su despedida a Maradona. / LUDOVIC MARIN (AFP)

Se lee en minutos

Abel Gilbert

La figura de Diego Maradona se introdujo en la escena política venezolana a pocos días de los comicios parlamentarios y encendió la mecha de una controversia entre el Gobierno de Nicolás Maduro y su colega francés Emmanuel Macron. Al conocerse el deceso del astro argentino, Macron escribió una larga carta en la que definió a Maradona como un "artista" y "jugador suntuoso", a su juicio, "el más grande futbolista de todos los tiempos". Para el mandatario francés, Diego había hecho " a revolución en la cancha". Sin embargo, al final de la misiva señaló que las visitas de Maradona a Fidel Castro y a Hugo Chávez "tendrán el sabor amargo de la derrota".

El ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, fue el primero en responder desde Caracas.  "La única derrota es la de una clase política que tiembla ante el uniforme amarillo de los trabajadores", dijo, en alusión al movimiento des gilets jaunes que ha protestado contra el Gobierno de Francia. "Macron y sus asesores quisieron desplegar prosa poética para despedir al gran Diego. Sin embargo, deshonran sus ideales y sus luchas".

Por su parte, el número dos del madurismo, Diosdado Cabello, aprovechó su programa televisivo "Con el Mazo Dando" para resaltar las relaciones que Maradona tuvo primero con Hugo Chávez y luego con Maduro. "Se sentía venezolano, más venezolano que algunos que han nacido aquí y andan de vendepatria, por eso nuestro cariño respeto y admiración y un abrazo infinito para toda la eternidad ".

Cabello aprovechó para colar al extinto jugador en la campaña de una contienda cuya legitimidad es cuestionada por parte de la oposición.  "Los niños que no llegaron a conocerlo admiran a Maradona, lo reconocen. Los miserables tratan de manchar su nombre. Eso es muy triste y dan pena".

Meses atrás, el campeón mundial 1986 había calificado de "sinvergüenza" a Juan Guaidó, la autoridad parlamentaria que Estados Unidos y otros 54 Gobiernos reconocieron en enero de 2019 como "presidente encargado". Para Maradona, su autoproclamación "fue un show", pero "la farsa" había llegado a su fin. Al conocerse su muerte, Maduro lo llamó "defensor irreductible de la Revolución Bolivariana". A su vez dijo haber cultivado una “amistad verdadera” con el mito astro argentino.

Te puede interesar

El trasfondo de la polémica

El intercambio de opiniones no es ajeno a las elecciones del 6 de diciembre. La Unión Europea llegó a la conclusión que no estaban dadas las condiciones celebrar una contienda "justa" y "democrática". A fines de octubre, una misión de la UE le recomendó a Maduro un aplazamiento de seis meses.  Durante ese lapso sugirió la apertura de "un espacio de diálogo" y "cambiar esas condiciones" de realización de los comicios. En las condiciones actuales, se señaló entonces, "la UE no puede plantearse el envío de una misión de observación electoral". A su vez, anticipó que, de lo contrario, no reconocería los resultados ni a la Asamblea Legislativa que resulte elegida y que, previsiblemente, será oficialista.  Maduro no se demoró en responder. "Pidan lo que ustedes quieran, pero no pidan lo imposible. No nos pidan violar la Constitución. ¡Es un mandato, eso está claro! Las garantías electorales en Venezuela sobran, hay suficientes".