30 nov 2020

Ir a contenido

El avance de la pandemia

Alemania cierra los bares, restaurantes y gimnasios desde el 2 de noviembre

Las escuelas y el comercio seguirán abierto pero con medidas de seguridad más extremas

Los partidos de la Bundesliga volverán a jugarse a puerta cerrada

Reuters

La cancillera alemana, Angela Merkel, en Bruselas.

La cancillera alemana, Angela Merkel, en Bruselas. / OLIVIER HOSLET (AP)

La cancillera alemana, Angela Merkel, y los presidentes regionales han acordado este miércoles el cierre durante todo el mes de noviembre de bares y restaurantes, así como el ocio, la oferta cultural y el deporte aficionado en espacios cerrados, aunque mantendrán abiertos, mientras sea posible, la actividad escolar y el comercio.  Los partidos de la Bundesliga se volverán a jugar a puerta cerrada, sin público.

El Gobierno alemán ha tomado estas decisiones después de que el país haya registrado un récord de contagios, con 14.964 casos en las últimas 24 horas. Aunque las tiendas permanecerán abiertas, no podrá haber en su interior más de un cliente por 10 metros cuadrados, mientras que los centros de maquillaje, masaje y tatuajes tendrán que cerrar sus puertas a partir del lunes. En lo que se refiere a las peluquerías, seguirán abiertas bajo estrictas medidas de seguridad e higiene.

Las escuelas y guarderías seguirán estando abiertas, pero se introducirán nuevos protocolos de higiene, mientras que está previsto limitar las reuniones al aire libre,donde solamente se podrán juntar los miembros de dos hogares como máximo. Otra de las medidas pactadas es la limitación del turismo nacional, prohibiendo las estancias en hoteles a menos que sea por razones "esenciales".

"Familias y amigos deberían poder reunirse durante las Navidades incluso bajo las condiciones del coronavirus. Por eso, como ya hicimos en primavera, necesitamos otro esfuerzo conjunto", reza el borrador del paquete de medidas, según DPA.

Compensación económica a las empresas

Por otra parte, fuentes gubernamentales han indicado que el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, analiza compensar a las empresas por las pérdidas que registren en caso de que se apruebe el cierre de actividades en noviembre.

De acuerdo a este plan, las empresas, principalmente del sector de la gastronomía y el turismo, podrían reclamar una compensación por hasta el 75% de los ingresos que generaron  el mismo mes del año pasado. Los fondos provendrían del presupuesto para ayudas transitorias ya existente. De los 25.000 millones de euros previstos, se han utilizado hasta el momento unos 2.000 millones.

El Gobierno alemán planea prolongar la ayuda transitoria y los subsidios para pequeñas y medianas empresas hasta mediados de 2021, pese a que originalmente iban a terminar a finales de este año. Además, se mejorarían las condiciones de asistencia para la industria de la cultura y el sector de eventos, muy afectados por el impacto de la pandemia.