Nueva etapa

El plebiscito en Chile confirma el divorcio entre los políticos y la sociedad

Con un indiscutible triunfo para que los chilenos tengan una nueva Constitución y que sea elaborada íntegramente por ciudadanos, esto es un duro golpe a la clase política tradicional

Sebastián Piñera, presidente de Chile.

Sebastián Piñera, presidente de Chile. / AP

Se lee en minutos

El Periódico

Tras los apabullantes resultados del histórico plebiscito a favor de un proceso constituyente en Chile, liderado íntegramente por ciudadanos, los partidos políticos trataron de asimilar este lunes una votación que pone de manifiesto la gran desafección que existe hacia ellos.

El presidente chileno, el conservador Sebastián Piñera, convocó a su gabinete a primera hora de la mañana y está previsto que por la tarde se reúna con las directivos de los cuatro partidos que integran "Chile Vamos", la coalición con la que asumió el poder para su segundo mandato no consecutivo en 2018.

Visión corta de los políticos

"Tenemos un rol ahora como Gobierno en acompañar este proceso constituyente, tal como lo dispone la Constitución y por supuesto que tampoco somos neutrales en torno a los contenidos constitucionales", dijo en rueda de prensa el portavoz gubernamental, Jaime Bellolio.

La coalición, al igual que el propio Gobierno, se ha mostrado dividida en torno al proceso, siendo la ultraconservadora UDI la única formación que pidió expresamente el voto para conservar la actual Carta Magna. "Hago un llamado a que tengamos una verdadera reconciliación democrática, que tengamos diálogo, que nos encontremos en las urgencias de las personas y no en la política pequeña", agregó el portavoz.

Nuevas reglas

Con el 78,2 % de los votos, los chilenos decidieron el domingo reemplazar la actual Constitución, heredada de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990) y muy criticada por su corte neoliberal.

En la votación también arrasó, con un 78,8 % de los votos, la opción de que sea una convención conformada únicamente por ciudadanos electos para ese fin y con paridad de género la que redacte en un máximo de un año el nuevo texto, que tendrá que ser aprobado en otro referéndum en 2022 para entrar en vigor.

Para los expertos, la lectura más importante que se deriva de los resultados, es la "poca" confianza que la ciudadanía tiene en la política, pues solo el 21 % de los votantes prefirió una convención mixta, integrada por ciudadanos electos y parlamentarios en ejercicio, una cifra mucho más baja que la pronosticada en las encuestas.

El escenario hacia el futuro

"Es un llamado a construir otros mecanismos de participación más directa con la ciudadanía. El proceso constituyente abre una ventana para nuevos liderazgos", afirmó a Efe el director de la Escuela de Gobierno de la Universidad San Sebastián, Jaime Abedrapo.

"La crisis de representación no se resolvió con un aumento sustantivo de la participación electoral. Este será un camino largo y duro", apuntó Marta Lagos, fundadora de Latinobarómetro.

La elección de los constituyentes se celebrarán el 11 de abril y los candidatos tienen hasta el 11 de enero para inscribirse, aunque algunos ya dieron este lunes un paso adelante. "Yo haría un llamado a no reciclar nombres políticos, sino más bien escuchar el llamado de la ciudadanía y abrir puertas a los independientes", indicó el diputado opositor, Raúl Soto, del socialdemócrata PPD.

Un triunfo social

Tras cerrarse los colegios electorales, miles de ciudadanos salieron a las calles para seguir el conteo y celebrar lo que era ya a los pocos minutos un triunfo incontestable del proceso constituyente.

La emblemática Plaza Italia, el epicentro de las celebraciones en Santiago, amaneció este lunes inundada de pancartas, botellas y banderas, restos de una fiesta en la que hubo familias, niños y adultos mayores y que duró hasta la 1 de la madrugada, cuando empezó a regir el toque de queda.

Para el joven Jaime Álvarez, el plebiscito "fue solo una primera batalla en un camino de democracia del que hace años que se desvió Chile". "Siento que el país está empoderado y entusiasmado", agregó a Efe Daniela Espinosa, quien también festejó en Plaza Italia.

Te puede interesar

El plebiscito, que se realizó bajo estrictos protocolos sanitarios por la pandemia y en el que participó más de un 50 % del padrón, se convocó para tratar de descomprimir la crisis social iniciada en octubre de 2019, la más grave desde el retorno a la democracia, con una treintena de fallecidos y miles de heridos.

"Después del golpe de Estado (que lideró Pinochet contra el socialista Salvador Allende en 1973), es probablemente lo más significativo en la historia política del país", concluyó el politólogo Abedrapo.

Temas

Chile