28 nov 2020

Ir a contenido

Abusos policiales

Cesan al policía de Chile que lanzó a un joven desde un puente en una protesta

El cuerpo de Carabineros explicó que dio de baja al agente de 23 años acusado de homicidio por "mala conducta" por llevar cámaras corporales no oficiales en el momento de la agresión

El Periódico

Un policía en Chile acusado de homicidio.

Un policía en Chile acusado de homicidio. / Europa Press

La Policía chilena anunció este jueves el cese del agente que lanzó al lecho de un río en Santiago a un menor de 16 años en el marco de una manifestación, un incidente que volvió a poner en el punto de mira al cuerpo de seguridad por su brutalidad y despertó condenas de organismos internacionales.

Sebastián Zamora, de 23 años, "ha sido notificado formalmente de su baja, la cual está sujeta obviamente a la conclusión del sumario administrativo que se ha abierto para tal efecto", confirmó su abogada, Nubia Vivanco.

El ya exagente fue acusado de "homicidio frustrado" el pasado 4 de octubre por la Fiscalía y permanece en prisión preventiva en una comisaría del norte de la capital.

Mala conducta

Según explicó la defensora, el cuerpo de Carabineros (policía militarizada) dio de baja a Zamora por "mala conducta", tras conocer que llevaba dos cámaras corporales no declaradas en el momento de la agresión en los alrededores de Plaza Italia, el epicentro del llamado "estallido social" que comenzó en Chile en octubre del año pasado.

"La mala conducta se le imputa por haber hecho uso de su cámara particular en el procedimiento del 2 de octubre y no haber dado aviso oportuno", agregó a medios locales Vivanco, que anunció un recurso de apelación.

La Policía chilena negó al principio los hechos y planteó que la caída del adolescente se debió a un accidente, pero la viralización de distintos vídeos en redes sociales le obligó a abrir una investigación interna.

Violaciones de derechos humanos

La embestida sufrida por el joven, oriundo de la comuna periférica de Puente Alto y ya recuperado de las graves lesiones que sufrió, causó gran conmoción y llevó a la oposición a exigir tanto la renuncia del general director de la Policía, Mario Rozas, como del ministro del Interior, Víctor Pérez.

La institución de Carabineros lleva meses en el punto de mira por la represión policial ejercida durante las protestas iniciados el año, las más graves desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y diversos organismos internacionales como la ONU la han acusado de violaciones a los derechos humanos.