27 oct 2020

Ir a contenido

Fiesta COVID-19

Revelan que la Policía de Perú mintió sobre el operativo que dejó 13 muertos

El Gobierno peruano señaló que las evidencias indican que lo que sucedió en la discoteca de Los Olivos difiere de la versión que dieron los uniformados sobre la redada

El Periódico

La Policía de Perú detiene a una persona por fiesta prohibida.

La Policía de Perú detiene a una persona por fiesta prohibida. / Reuters

El Gobierno peruano admitió que los policías que participaron en la intervención a una discoteca clandestina que culminó con una estampida que terminó con 13 personas fallecidas, ofrecieron una versión "falsa" que "no se ajusta a la verdad" sobre lo sucedido.

"En el caso específico de la discoteca de Los Olivos, hemos podido apreciar que los protocolos de intervención de la Policía no han sido los que correspondían", declaró el presidente de Perú, Martín Vizcarra, en una rueda de prensa en el Palacio de Gobierno.

El mandatario anunció, del mismo modo que lo hicieron el primer ministro, Walter Martos, y el ministro del Interior, Jorge Montoya, que se abrirá una investigación rigurosa sobre lo sucedido después de que se conociera que "la forma de intervención no ha sido la que correspondía".

Operativo de muerte

Martos informó que "las versiones iniciales que dio el jefe del operativo, en base a las investigaciones y nuevos indicios, no se ajustan a la verdad" y que existe información que no ha sido utilizada y entregada en forma transparente.

El pasado 22 de agosto, un grupo de policías llegó a Thomas Restobar, alertado por los vecinos, para detener a las personas que participaban en un concierto, a pesar de la prohibición para realizar reuniones sociales como parte de las medidas sanitarias para impedir el contagio de la COVID-19 y la vigencia de un toque de queda.

De acuerdo a la versión policial, los agentes intentaron organizar la salida de unas 120 personas reunidas en el lugar y llevaron a un grupo de mujeres hacia la salida, una estrecha escalera que conducía hacia la puerta.

Sin embargo, 12 mujeres y un hombre fallecieron aplastados en esa escalera porque, según informó la Policía, la puerta quedó trancada y no se pudo abrir cuando un tumulto de personas intentó escapar del operativo.

Imágenes contradicen a la Policía

Durante las investigaciones de este suceso, la Fiscalía obtuvo imágenes de las cámaras de seguridad de la discoteca, que muestran que un policía estuvo todo el tiempo en la puerta de salida, que permaneció cerrada durante todo el operativo.

En los videos también se observa a otro agente vestido de civil manipulando el sistema de cámaras de seguridad después de los hechos. "Como Gobierno, siempre hemos sido transparentes, y no vamos a permitir ningún acto de falta de honestidad", afirmó Martos.

El jefe del gabinete añadió que asumen "la responsabilidad de cualquier falta que se cometa" y que será sancionada como corresponde.

Mentiras de los oficiales

Por su parte, Montoya reiteró que "la información inicialmente brindada ha sido falsa" y que "se ha evidenciado irregularidades y se habría omitido u ocultado información", con respecto a las imágenes del interior de la discoteca.

Montoya confirmó que el comandante general de la Policía ha removido al personal policial involucrado en el operativo, que también había sido confinado en un local de la Policía ante de sospecha de haber contraído el coronavirus en la intervención, pues entre los fallecidos y detenidos figuraron contagiados.

"Es lamentable los hechos ocurridos aquella noche, pero debo ratificar la firme decisión para llegar a la verdad y se determinen las responsabilidades de acuerdo a ley. No habrá encubrimiento ni espíritu de cuerpo", afirmó Montoya.

A raíz de este suceso, han sido detenidos también los dueños del local, la persona que lo alquilaba para organizar las fiestas y hasta el músico que dirigía el espectáculo y lo anunciaba en sus redes sociales.